Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Hay muros salvables, pero atravesados. Era esta la impresión que tenía un expatriado polaco llamado Karol Basik, residente en los Emiratos Árabes Unidos, en los años ochenta. Se preguntaba el señor Basik por qué las entradas a las habitaciones en las casas árabes –en la parte inferior– tenían un milimétrico muro, con el cual se tropezaba a todo momento. Ávido de una respuesta, se dio el varsoviano a la tarea de indagar el origen de la tenue elevación.

Un meditador de larga barba blanca que frecuentaba el parque de Al Zahiyah, en Abu Dabi, le contó la siguiente historia:

«Todo comenzó en el antiguo Omán –inició su relato el apacible hombre con voz profunda–, en la región de Salalah, al extremo sur, cerca de la frontera con Yemen. Muchos años atrás, para la época de invierno, a la comarca la azotaba una banda de ladrones que siempre se las arreglaba para robar, haciendo su entrada por los techos de las casas. Su exitosa vida criminal se le atribuía al somnífero efecto de unas esencias persas que usaban, para, en las noches, poner fuera de combate a lugareños y visitantes por igual. Nada parecía detenerlos, hasta que un aldeano sugirió que en todas las entradas de las habitaciones se construyera un milimétrico muro. Decía el aldeano: “La codicia de los ladrones por nuestras porcelanas será su perdición. Más temprano que tarde, en alguna noche, uno de los maleantes tropezará el diminuto muro, y el estruendo que haga será tan grande, que nos despertará a todos. Será ese el momento en el cual los atrapemos”».

«La estrategia tenía mucho sentido, ya que los ladrones apetecían las vajillas de porcelana y la cubertería de plata que los habitantes de esta comarca se daban el lujo de tener. La ingeniosa idea dio de inmediato los resultados que todos esperaban. Las noches y madrugadas de Salalah se llenaron de alborotos y escándalos por las capturas y los cientos de platos, cuchillos y cucharas que se oían caer, aun a kilómetros de distancia. Los ladrones eran hábiles en las alturas, pero torpes al andar, y el estallido de vajillas junto al estrépito de metales dejaron sin efecto a las cacareadas esencias persas».

«Todos los incidentes de robo eran muy sonados. En diez sucesivas madrugaras los lugareños atraparon a un buen número de malhechores; cayeron como ratones en trampa, y luego los aislaron en cárceles desierto adentro, para que no contaran a sus compinches la historia del enorme tropezón con el diminuto muro. Unos a uno, los pobladores aprehendieron a todos los maleantes, hasta llegar a 50».

«Gracias a la ingeniosa idea del diminuto muro, el pueblo no supo más de robos. Fueron esos los primeros y últimos ladrones de Salalah. Hoy las entradas a las habitaciones conservan los muros como un símbolo de ingenio y supervivencia. Son unos umbrales sobresalientes. Aquí termina mi relato».

El señor Basik no atinaba a pronunciar palabra alguna.

–Nunca esperé una historia como esta –dijo sorprendido. Es en realidad fascinante y seductora, gracias.

–Tenga en cuenta también –le recordó el viejo cuentero– la rica tradición oral de la cultura árabe. Esto quiere decir que va a encontrar más versiones de la historia, con desenlaces tan diferentes como inesperados.

¡No me diga! exclamó Karol Basik, con ojos que destellaban curiosidad. Para finalizar, el inquisitivo Karol quiso saber más acerca de su relator.

–Y ¿cómo se llama usted? –le preguntó.

–Soy el primer fabulador –respondió el hombre con su misma voz profunda, luego se puso de pie y desapareció en la oscuridad de un arbolado sendero.

Deseoso de saber más, el varsoviano buscó, por un buen tiempo, otras versiones de la historia por toda Abu Dabi. En cada parque encontraba a un cuentero que le refería una nueva e increíble versión, tal como lo había dicho el primer fabulador.

A medida que oía historias, de parque en parque, el narrador de turno era más joven. «La rica tradición oral árabe ha tenido un buen relevo generacional», pensó, con satisfacción. Con su curiosidad ahora satisfecha, Karol Basik dejó de oír historias, volvió a Varsovia, y después de un corto tiempo regresó a Abu Dabi.

Fue a los parques con el deseo de reencontrarse con sus amigos cuenteros, que tanto lo habían fascinado con sus narraciones. Para su desazón, no encontró a ninguno de ellos y nadie daba noticia de su paradero o existencia. Días después, desistió de su búsqueda.

Acerca de la rica tradición oral árabe, se enteró también que, en realidad, nunca hubo un relevo generacional, y era imposible encontrar hoy jóvenes que contaran historias de sus antepasados. Si esto que se decían era cierto, ¿quiénes fueron entonces los jóvenes que le narraron con gran sapiencia, las tantas versiones de la historia del diminuto muro?

Fue entonces cuando el viejo Basik se puso a cavilar:

«Creo que esto fue lo que sucedió: todos los cuenteros fueron apariciones. Desde el primero al último, el cuentero –viejo o joven– fue siempre el mismo. Se movió cronológicamente en forma inversa –del viejo, el primer fabulador, al joven– de parque en parque, hasta llegar a una versión adolescente. La versión obedecía al afán de rectificar el nunca llevado a cabo relevo generacional de la tradición oral árabe. Mi curiosidad era tal, que mi imaginación, o no sé qué, creó a unos asombrosos fabuladores, generosos en saciar mi sed de búsqueda. Todo fue una fantasía, que me convierte en un nuevo relator, con muchas historias que narrar. Soy desde hoy el cuentero de Varsovia».

Nunca más el varsoviano tuvo tropezón alguno.

Marcelino Torrecilla N. (matorrecc@gmail.com)

Abu Dabi, Marzo de 2019

Reedición

(Visited 150 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Docente universitario en el area de la enseñanza de idiomas (Inglés y Español) y sus usos en contextos multiculturales. Contando historias de un Medio Oriente (ir)real. Residente en los Emiratos Árabes Unidos

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Mundo

    Detrás de las cosas (microrrelato)

    No oí el estruendo. Solo vi unos cristales sobre el piso y en la mitad una pequeña esfera de(...)

  • Mundo

    El limpiador de dagas

    En algún paraje del desierto arábigo, la conversación entre reyes, emires y sultanes giraba alrededor de las proezas deportivas(...)

  • Entretenimiento

    La realidad de una ficción

    Estimados lectores: Con inmenso placer los hago a todos partícipes de mi libro Historias del mágico Medio Oriente, que reúne mis relatos, fruto(...)

  • Mundo

    Relatos sin salida

    En la biblioteca de Alejandría, en Egipto, un escritor de fábulas iniciaba un experimento para interesar a lectores, convirtiendo(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Twitter: @jeroriveracine Quentin Tarantino es, sin lugar a dudas, uno de los(...)

3

A través de campañas de información y concientización dirigidas por organismos(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar