Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Una tormenta de arena sería la contraparte de nuestros aguaceros o vendavales. A un latinoamericano en el Medio Oriente el primer ajuste que le toca hacer es el lingüístico anunciando la aparición del fenómeno con un: ¡Se viene un tierrero!, en vez de un aguacero.

Cuando se viene el tierrero, lo primero que se protege es la cara –ojos, nariz y boca– con manos o brazos. En nuestro entorno, el aguacero obliga a abrir un paraguas o llevarse un periódico –o cualquier otra cosa– a la cabeza, y la actividad callejera baja su intensidad. Los aguaceros favorecen encuentros fortuitos y por ende la socialización: muchas amistades y noviazgos se han dado en Colombia mientras el agua cae. La gente se refugia en una tienda de barrio o en un paradero de bus y ve pasar la lluvia con sus arroyos, granizadas y demás; la experiencia puede durar largas horas de espera: el escenario perfecto para la comunicación.

Los tierreros en el Medio Oriente están lejos de propiciar estas espontáneas cofradías, ya que la arena te obliga a meterte en el refugio más inmediato, como un carro o la inmensidad de un centro comercial: demasiado espacio para relaciones interpersonales; la estrechez del entorno que propician los aguaceros acerca siempre a los convidados por la lluvia.

Los aguaceros dan lugar a arroyos con intimidantes corrientes. Por otro lado, los tierreros producen, en las calles, inofensivos hilillos de arena que se alborotan por la fuerza del viento. Si el aguacero lo sorprende a uno en el campo, siempre habrá una casucha donde refugiarse. En la ausencia del refugio, la lluvia no le hace mal a nadie, aunque ¡ojo con los rayos! En el caso de los tierreros en el desierto, la vaina sí está complicada porque ¿dónde se mete uno?

Para los niños los aguaceros son motivo de diversión, y la experiencia de jugar bajo la lluvia es única e inolvidable: nada como disfrutar un buen partido de fútbol al fragor del agua que se derrama a cántaros; o saltar charcos jugando a «la lleva»; o pararse bajo fuertes chorros de canaletas; o deslizarse sobre escaleras de innumerables peldaños.

En el tiempo que he estado en el Medio Oriente, no le he encontrado lo lúdico a un tierrero. Si viniera con algo de agua, del barro algo se inventarían los infantes del desierto. Para la economía informal, los tierreros reactivan el negocio de lavado de carros: no solo del petróleo se puede vivir en Medio Oriente, mucho menos ahora con el barril tan devaluado.

Mientras los aguaceros ofrecen oportunidades para algún tipo de ganancia social o lúdica, los tierreros no invitan mucho a la convocatoria. Es otro tipo de vivencia urbana para un colombiano en los Emiratos Árabes.

Marcelino Torrecilla Navarro

Abu Dhabi, Emiratos Árabes

(Visited 1.309 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Docente universitario en el area de la enseñanza de idiomas (Inglés y Español) y sus usos en contextos multiculturales. Contando historias de un Medio Oriente (ir)real. Residente en los Emiratos Árabes Unidos

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Medio Oriente y nostalgia caribe

    Por estos días nada como conversar. Es un deleite al que mi esposa y yo le dedicamos gran parte(...)

  • Mundo

    A que te enseño, ratón

    Dedicado a todos los docentes... Ya antes había oído la historia de Babar Ali, pero no podía dar fe(...)

  • Mundo

    Honradez más amor: la fórmula

    Esta fórmula (honradez + amor) fue la aplicada por el máximo líder de los Emiratos Árabes, el Jeque Zayed bin(...)

  • Mundo

    Los mejores trinos

    Abdul oyó por primera vez el canto del ave de Eissa, cuando la fábrica cerró debido a la pandemia.(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Todo parecía indicar que se trataba de un joven prometedor. Jaime(...)

2

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

3

En una de las grandes reestructuraciones financieras que me tocó participar(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar