Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

     Por estos días nada como conversar. Es un deleite al que mi esposa y yo le dedicamos gran parte de nuestro tiempo. Las charlas se hacen amenas por ser los dos de la misma ciudad, Barranquilla, y compartir muchos temas y vivencias. La afinidad caribe hace extensas nuestras conversaciones, y donde vivimos ahora, Medio Oriente, la nostalgia nos lleva a sacar recuerdos guardados de la ciudad donde nacimos y crecimos. Me pregunto de qué hablaría hoy si mi esposa fuera de otro país, distante de lo caribe: yo escogería hablar del Carnaval de Barranquilla y de Te olvidé o del 11 de noviembre en Cartagena, y de una correteada de buscapiés. Para mi esposa extranjera mi tema sería información etnográfica.

     Por otro lado, cuando mi esposa barranquillera me dice que en Medio Oriente hay que coger las palabras con pinzas y ser prudente al hablar, nos acordamos de la irreverencia caribe que no sabe de pinzas ni de tacto: Pa joder al alcalde este carae m…

     Y mientras que por estos lares muchas veces la información la cubre el misterio, en el Caribe colombiano todo se sabe. Recurro aquí a una anécdota del periodista Alberto Salcedo Ramos:—Era la época del narcotráfico en Colombia –dice Alberto–, en que se acudía a jueces sin rostro para proteger a quienes impartían justicia. Estaba yo en Barranquilla haciendo cola en un supermercado, y delante de mi había un señor de saco y corbata, a quien la cajera saludó con efusividad: “Buenos días, doctor Jaramillo. Felicitaciones, me enteré de que lo nombraron juez sin rostro.

     Otro tema de nuestras charlas tiene que ver con los arroyos de Barranquilla, y entra en la conversación la vez que intenté saltar un charquito acá–donde raras veces llueve– y me desgarré. No lo entendía, viniendo de la Arenosa, donde saltaba arroyos exigentes, cómo ese charquito me causó dificultad. Caigo en la cuenta de que la última vez que di un brinco sobre un arroyo fue hace añales; claro, con el tiempo perdí la habilidad. La lluvia es parte de nuestro Caribe. Extrañamos su olor, ese olor a tierra caliente y húmeda que la acompaña antes de ver desplomarse un aguacero.

     También hablamos de las tiendas en los Emiratos Árabes, que se parecen a las nuestras en Colombia; y me viene a la memoria que cierta vez al pasar por una tienda de barrio noté a unos parroquianos mientras comían lo que parecía a la distancia algo ligero. Al acercarme, detallé lo que merendaban: era un pan, con unas tiritas de carne por dentro, acompañado de una gaseosa.

El sancocho de tienda es universal le dije a mi esposa. Lo mismo que el cartón de Marlboro con la lista de morosos.

     Nos acordamos también del aviso: Hoy no fío mañana sí, que debe estar en alguna tienda en esta esquina del mundo. En el exterior, mi esposa y yo valoramos nuestra afinidad caribe cuando de conversar se trata: nos devuelve a nuestras raíces y hace que el tiempo pase sin uno darse cuenta.

Marcelino Torrecilla N

Emiratos Árabes

(Visited 134 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Docente universitario en el area de la enseñanza de idiomas (Inglés y Español) y sus usos en contextos multiculturales. Contando historias de un Medio Oriente (ir)real. Residente en los Emiratos Árabes Unidos

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Vida

    Felicidad

    En Dubái, la señora Bienvenida Ayub era muy dada a recibir cosas que sus amigas viajeras le dejaban. La(...)

  • Colombia

    Emiratos Árabes y Jorge Luis Pinto

    Una mirada atrás Colombia y los Emiratos Árabes se enfrentaron en el Campeonato Mundial de Fútbol de Italia en(...)

  • Colombia

    Medio Oriente y nostalgia caribe

         Por estos días nada como conversar. Es un deleite al que mi esposa y yo le dedicamos(...)

  • Mundo

    A que te enseño, ratón

    Dedicado a todos los docentes... Ya antes había oído la historia de Babar Ali, pero no podía dar fe(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

¡Mochilero! ¿Ha intentando ser turista en su propia ciudad? ¿Por qué no(...)

2

Ni la muerte del abogado Javier Ordoñez a manos de agentes(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. evelio257600

    Marcelino leo con frecuencia tus comentarios,que son bastante distraidos,veo que estas muy amañado en esas hermosas tierras ,co ntinuas practicando el hermoso deporte del tenis que tanto nos nhacia entretener en el famoso parque eugenio macias. algun dias nos encontraremos en la arenosa.-buena suerte..evelio otero

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar