Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Todos hemos presenciado los abusos de Transmilenio a los bogotanos y aunque cada uno conoce de lo que ha sido víctima, en ningún medio se publica. ¿Ha visto que aparezca una publicidad con un slogan como: ¡Estamos trabajando para bajar los índices de manoseo en los articulados! ¿TRANSMILENIO?

¿Acaso alguien sabe por que se originan las riñas en las largas filas? Intolerancia dirá Ud., lector que va en su vehículo, sin embargo, lo invito a que de una mirada a su izquierda y se detenga en el número de personas esperando una ruta y el estado en el que el bus llega a recoger a esas personas. O peor aún si hay pocas personas pregúntese cuanto llevará esperando esa persona. Probablemente su perspectiva cambie, porque definitivamente por muy cultos que seamos hacer uso del sistema saca lo peor de nosotros. Y yo me pregunto: ¿Por qué pagamos un pasaje personal si el espacio que nos da el sistema no es personal? O dígame Ud. usuario de nuestro querido servicio de transporte ¿cuantas veces no ha quedado aliento con aliento con la persona de en frente y empinado porque cada vez que abren la puerta la persona atrás suyo lo empuja con tal fuerza que podría demandarlo por intentar abusar de Ud.?. Claramente y sin intención invadimos el espacio personal de quienes nos rodean, algo que se considera tan básico par alquier cultura y persona civilizada. No lo neguemos y por mas vergonzoso que parezca es la verdad. Estoy absolutamente segura que las mujeres recuerdan ese roce sin intención por su pecho al tratar de acomodarse en el bus, o el roce brusco de alguien pasando con maleta por detrás, que me dicen de la maleta o la chaqueta mojada del vecino q a falta de espacio seca en su ropa.

Ahora si bien los abusos a los que somos víctimas no son directamente provocados por el sistema o sus colaboradores, son una consecuencia directa de (y voy a ser un poco creativa y bastante especulativa): 1. la falta de planeación de las rutas y la demanda del servicio, me inclino porque sale mas rentable rodar un bus con 300 personas cuando su capacidad real es de 200 y quitar probablemente 2 buses de servicio, 2. las troncales resultaron insuficientes respecto a la demanda y así se quisiera tener mas buses por ruta no seria posible. En fin, por la razón que cada uno tenga y por la razón que sea, los bogotanos estamos sacrificando muchas veces nuestra integridad y dignidad al usar el servicio.
Hablemos ahora de los controles: ¿cuantos han escuchado la alerta de sobre cupo? ¿Existe? dirán otros. Si señor, existe, ese bombillo rojo que aparece en la parte superior de las puertas ¿Lo ha visto alguna vez alertar? ¿Será que los bogotanos estamos bajo el promedio de peso empleado para este control? Las puertas de emergencia: De pronto les parece familiar, ¿alguien rompió la pasta de seguridad,oprimió el botón que acciona el mecanismo de apertura y nadie se dio cuenta? ¿Será que la pasta no existía? ¿Será que se abrió sola la puerta, el peso tal vez? El estado mecánico de los buses: señores, hay varios que dopan a los pasajeros porque devuelven los gases, o es tanto el humo que expelen que alcanza a llegar al bus, y la dirección de medio ambiente ¿paso de agache por Transmilenio? Las puertas automáticas de las paradas de los articulados; nuevamente me dirijo a los usuarios ¿cuantas veces ha sido víctima del apretujo de la puerta mientras intenta salir o entrar al bus? Nuevamente la integridad de los bogotanos pendiendo de un hilo. En mi caso tengo que decir que el cambio de las rutas alimentadoras en mi sector sin aviso o comunicación es un abuso, abuso a la confianza con el servicio y el mínimo respeto con la ciudadanía. Y esta perla!! La época de vacaciones de colegios y universidades,aunque se esperaría descongestión en las estaciones por la reducción en la demanda del servicio, ocurre todo lo contrarío!!! No hay buses, pareciera que la gente es mas, las horas picos son mas largas, las esperas mas largas, las filas mas largas!!! ¿Por qué?!!!
Definitivamente podría continuar con las diferentes cosas que todos los días hacen que los bogotanos perdamos 1 gramo mas de intolerancia: Las largas filas para comprar pasajes, los costos tan elevados de los pasajes, la falta de subsidios para personas mayores y niños, accesos mediocres a las estaciones para personas con limitaciones físicas, la falta de respeto de empleados del sistema, la falta de información de los recorridos y cambios en los mismos, la desinformación ofrecida por algunos colaboradores, la falta de alimentadores en ciertas zonas de la ciudad, ni hablemos de la seguridad, el horario restringido del servicio (10 p.m.), por favor señores, Bogotá a esa hora esta despierta, reitero el costo excesivo y sin mesura del pasaje, el pésimo estado de los troncales y a esto súmele el constante cierre de las estaciones por esta razón, en fin, seguramente quien lea este blog tendrá muchas mas razones para decir ¡Que viva la (in)tolerancia!
Anécdota personal: un día tomé un articulado y cuando tranquilamente me senté (cosa que pocas veces, corrección, NUNCA ocurre (remítase por ejemplo a la ruta J70 hacia el centro desde el portal norte a eso de las 7am), empecé a sentir un olor a caucho quemado; aunque me pareció extraño mantuve la calma pensando ilusamente que no era nada. Al pasar las estaciones el olor iba incrementando y las personas empezaron a comentar. A la siguiente estación el conductor se detuvo y pidió a las personas abandonar el bus, la razón: ¡El motor del bus se había quemado! Excelente el mantenimiento técnico mecánico de los articulados. ¿Será que lo sancionaron?

twitter:rancioa

(Visited 50 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Una vieja del común, con esas que se encuentran en un bus o en un bar de la ciudad, sin mas presunción que la de un humilde aspirante a escritor que quiere compartir algo de su consdestructivismo con el mundo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • El Tiempo

    El del lado

    Si Ud. esta en la oficina, en la universidad o en cualquier otro espacio donde realice sus labores diarias,(...)

  • El Tiempo

    De promociones, gangas y otros cuentos chinos

    ¿Usted también ha pensado que 'x' o 'y' marca lo ha engañado? La publicidad de un almacén y la(...)

  • El Tiempo

    Que viva la (In)tolerancia

    Todos hemos presenciado los abusos de Transmilenio a los bogotanos y aunque cada uno conoce de lo que ha(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles(...)

3

"En todas las empresas se necesita un psicólogo" eso me dijeron(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Adriana, más allá de todo lo que usted muy bien comenta, quiero rescatar el hecho de que por lo menos, por este medio, se da la posibilidad de que los usuarios ocasionales o permanentes manifestemos el inconformismo con el servicio. Como Transmilenio tiene el monopolio del transporte en esas rutas, no se preocupan por la calidad del servicio. Una vez, en la estación de la 39 con Caracas, a eso de las seis de la tarde ingresé al sistema con mi hija de diez años. Primero, no estaban funcionando los informadores de rutas. Segundo; por reloj, tuvimos que esperar siete minutos a que llegara el bus, en medio de una gran multitud. Tercero. Como era de esperarse, el bus llegó completamente lleno. Cuarto; obvio, no pudo subirse ni una sola persona. Quinto; decido esperar el siguiente bus, apostando a que no se demore (recordemos que no había informador electrónico). Sexto, siete minutos más tarde: “Dejavou”… Como era de esperarse, el bus llegó completamente lleno. Cuarto; obvio, no pudo subirse ni una sola persona. Conclusión, pagué $3.400 para estar metido en un tumulto durante quince minutos, para luego, ante la imposibilidad de quejarse con nadie, tuve que salir de la estación y tomar un taxi para mi casa. ¿Quién se entero? ¿Quién respondió? ¿Quién siquiera ofrece disculpas al cliente mal atendido? NADIE… Gracias Adriana por permitir mi desahogo. Ojalá por lo menos sientan vergüenza, al leer este blog, si es que lo leen.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar