Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El ilustre hijo de Chimichagua Juan Rincón Vanegas, me pidió que escribiera un artículo para la revista oficial del Festival Vallenato y el tema que sugirió fue la historia del Vallenato en el Municipio de El Paso; duré muchos días cavilando la manera de escribir ese artículo y en una de tantas noches de insomnio, nació la idea de escribir un cuento corto, que entregaré a ustedes en blog en tres partes, he aquí la primera:

Era una tarde oscura y fría. Una nube espesa y negra tapaba la mitad del sol y se confundía con los matorrales que circundaban la inmensa casona de palma amarga donde dormían los diecisiete vaqueros negros y espigados que trabajaban para don Sebastián Gutiérrez de Piñeres en la Hacienda Mata de Indios, que quedaba a nueve tabacos en mula briosa de Chiriguaná. Hacía una hora habían terminado de mal contar las cuatro mil trescientas cuarenta y tres reses, sin meter el toro negro cimarrón que aún estaba en la trampa, una especie de corral sin portón, donde caía todo el ganado mostrenco que se dejaba llevar por el silbido de Lucho Mier.

Pedro Alonso Durán, a quien todos llamaban “Pelucho”, un hombre de uno noventa y dos de estatura y tan fornido que dicen se le enfrentaba cuerpo a cuerpo a los novillos más cerreros de la finca y a quien también todos respetaban en los versos, más por lo ofensivo, irrespetuoso, vulgar y altanero al versear, que por la calidad de sus versos, irrumpió con su voz fuerte y ronca con un verso en el que le picaba la lengua a Juancho Guerra, el único vaquero que se atrevía a contestarle los insultos .

Si las vacas me dijeran
dónde está la claridá,
Juancho Guerra respondiera
como un varón de verdá

Los demás vaqueros todos miraron a Juancho Guerra con una sonrisa sarcástica y el negro Saúl le gritó defiéndete flacuchento. Juancho Guerra miró a su mejor amigo Roberto Silva, como buscando apoyo y de una le ripostó:

Por muy grande que sea un hombre
la oscuridad siempre nota
y como pelucho esconde
a un marica acaba ropa

Todos soltaron una sonora carcajada que retumbó en la casona y dirigieron la mirada hacia Pelucho que arrugó la cara, apretó los puños e intentó levantarse de la banqueta; la risotada no duró cinco segundos, porque la mano de don Sebastián se posó en el hombro de Pelucho y le dijo: Tranquilo, pelu, la piquería por ahora se acabó, si quieren la siguen cuando vayan jardiando.

El respeto que los vaqueros le tenían a don Sebastián se reflejaba en el silencio sepulcral en que se había sumergido la casona y, claro, cuando el patrón iba a visitarlos, alguna noticia importante tenía para contarles; fue entonces cuando con voz pausada y quebradiza, quizás por sus setenta y ocho abriles, les dijo: Alijtense, muchachos, porque mañana a diez de ustedes les va a tocá salí pa´ Riohacha, van a llevá mil novillos de levante que le vendí a Ruben Pitre. El grupo lo va a dirigí Luis Durán y no quiero que me vayan a entregá malas cuentas; yo sé que el viaje es largo pero quiero que los mil novillos que saquen de aquí sean los mismos mil que le entreguen en Riohacha a Rubén Pitre.

Pelucho y Juancho Guerra, vayan al comisariato pa´ que les den provisiones suficientes pa´ diez días; se tiran por la vía de Codazzi que es mas cerquita y de allá pa´ acá Saul Beleño me reclama en Fonseca un acordeón que le cambié por dos toros a Rafael Muegue.

Continuó diciendo don Sebastián: – Yo creo que esta noche deben dejá tanta cantadera y deben acostase temprano porque hay que salí madrugao.

El gallo viejo, basto, que acostumbraba a cantar desde las tres, arriba de la casona, inició su gritería como a las dos de la madrugada y a esa hora Luís Duran llamó a los diez hombres que la tarde anterior había escogido don Sebastián; se alistaron de afán y se dirigieron a los corrales a escoger los mil novillos de levante; a las cuatro, con el silbido de Lucho Mier y el Guapirreo de “morronguito”, como le decían cariñosamente a Pedro Martinez Caballero, iniciaron la gira.

COLOFON: Este viernes con la ayuda de Dios, se cumplirá uno de mis sueños predilectos, hacer una clásica y verdadera parranda con Juglares Vallenatos, con ese motivo tendremos en Bogotá a Leandro e Ivo Diaz, Naferito Durán, “Beto” Rada, Pablo López, Adolfo Pacheco, “Beto” Martinez, Alvarito Cabas, Rafael Escalona, entre otros; quien de ustedes no desearía estar allí.

Pagina web: www.jorgenain.com
Web: jorgenainruiz@gmail.com

(Visited 79 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Abogado. Especializado en Derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo, docente y candidato a magister en docencia.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

3

El primer día de tomar 15 mg de Acxion para adelgazar(...)

5 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. johonnyyhellen

    uy tio felicitaciones por este escrito q esta buenisimo, si ese es el comienzo me imagino el final….

    Nota: que siga escribiendo cosas asi de interesantes como esta!!
    ——–

  2. Caramba Naín, permiteme felicitarte por el bien jalado escrito, realmente me hace recordar las historias que mi padre relataba y las muchas veces que lo acompañe a harriar ganado de un lado a otro, aunque a veces me le escondía porque esa labor era tesa. Sigue así que vas muy bien

  3. elreyvallenato

    Que vaina tan buena, Jorge Nain espero ancioso la segunda parte. No conocía esas dotes de escritor suyas. Este blog si se puso bueno.

    Los cantos de Vaquería se pueden describir mejor en un cuento que en cualquier otro genero periodistico. Gracias por dejar leer esa pluma.

  4. Jorge Naín, aunque generalmente no comparto el contenido de lo que usted escribe, siempre estoy pendiente de su pluma, y sólo hasta hoy, dada la calidad palmaria de su artículo, me atreví a inscribirme para participar activamente del blog de El Tiempo, no sólo para felicitarlo por esta primera parte, sino para manifestarle mi respaldo a tan invaluable labor pedagogica en este espacio de cultura y paz. Buen viento y buena mar …

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar