Últimas Noticias de Colombia y el Mundo - ELTIEMPO.COM

Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

La música de la región caribe

Por: Jorge Nain Ruiz

El artículo 286 de la Constitución Política Colombiana promulgada en el
año 1991, estableció que las entidades territoriales en Colombia
serían: “Los departamentos, los distritos, los municipios y los
territorios indígenas”. En su inciso segundo dice: “La Ley podrá darles
el carácter de entidades territoriales a las regiones y provincias que
se constituyan en los términos de la Constitución y de la ley.”

El Congreso de la República de Colombia recibió un mandato
constitucional perentorio de dar a luz la Ley orgánica de ordenamiento
territorial, que a su vez le daría vida jurídica a aquellas regiones y
provincias que se quisieran constituir como tales: las regiones 
conformadas por dos o más departamentos, y las provincias, por dos o
más municipios.

Nuestra hermosa Región Caribe, clara y geográficamente demarcada e
integrada por los departamentos de Cesar, Guajira, Magdalena, Bolívar,
Sucre, Córdoba, Atlántico y San Andrés Islas, vilipendiada y
menospreciada por el centralismo político, social y económico, durante
toda la historia de Colombia como nación independiente, se levanta del
letargo en que ha vivido por varios siglos y exige mediante el voto
popular el próximo 14 de marzo que nuestros padres de la Patria nos
permitan, previos todos los trámites legales  y en el marco de la
Constitución y de la República unitaria de Colombia, ser la gloriosa
Región Caribe con autonomía política, administrativa y financiera, que
permita recibir de la nación un trato digno y acorde con el aporte que
le hacemos a la unidad y a la economía nacional.

Por sólo mencionar algunos factores de discriminación económica y
social en que vivimos, los promotores de la iniciativa me aportan
algunas cifras: “La costa representa el 21,3% de la población total del
país pero su participación es del 14,3% en el Producto Interno Bruto,
por debajo de Bogotá que tiene el 25,9 por ciento (con el 16,3% de la
población) y de Antioquia que tiene el 14,5 por ciento (con el 13,5% de
la población). Mientras la Costa recibe 617.728 pesos para atender a
cada uno de sus pobres, a Bogotá se le otorga más del doble: 1′395.238
pesos. El crecimiento promedio de la región en los últimos años ha sido
de 5,4 por ciento, inferior al crecimiento del PIB nacional que es de
6,78 por ciento. La tasa de analfabetismo es del 9,49% que es casi el
doble del promedio nacional (5,67%) y casi 6 veces la de Bogotá
(1,59%)”.

Sintiéndonos orgullosamente colombianos, nuestra gloriosa Región Caribe
no pretende independencia absoluta pero sí la autonomía  requerida para
el desarrollo de nuestros pueblos; por eso indudablemente tendremos
nuestra bandera, nuestro himno, nuestro escudo; en general todos
nuestros símbolos regionales y la pregunta que no puede faltar en esta
columna ¿y cual será nuestra música predilecta?, pues tenemos
diversidad cultural y musical; podemos convivir entre porros, cumbias,
fandangos, bullerengues, mapalés, garabatos, tamboras, chandés,
champetas, reggaes, calipsos y – sin duda- la reina va a ser la música
vallenata con sus cuatro aires auténticos y sus derivaciones  como la
guaracha, el pasebol y la tamborera, entre otros.

Si somos la música representativa de Colombia, resulta casi obvio que
nos tomaremos la gloriosa Región Caribe para desde allí y con el apoyo
de todo el territorio nacional impulsar nuestro folclor en todos los
rincones del mundo, como hasta ahora lo hemos venido haciendo.

Por eso esta columna hoy invita a todos los costeños a ser un solo
cuerpo para sobrepasar la meta propuesta de un millón de votos el
próximo 14 de marzo y decirles a nuestros padres de la patria que les
exigimos la Ley orgánica de ordenamiento territorial que nos permita
ser la primera Región de Colombia con autonomía administrativa,
política y económica.

COLOFON: Los concursos, festivales y competencias de música nacen,
crecen, algunos desaparecen, otros van poco a poco perdiendo
importancia, como es el caso del Festival de Orquestas del Carnaval de
Barranquilla, más conocido como el Congo de Oro, yo recuerdo que por
las décadas de los 80 y 90 nuestros conjuntos vallenatos se preparaban
para llevarse el Congo de Oro, porque era una presea a la que se le
hacía bastante despliegue publicitario, incluso durante el año anterior
cada grupo escogía y grababa una canción alegre exclusivamente para
participar en el carnaval, como han cambiado las cosas, ese concurso lo
han dejado decaer a tal punto que ninguno de nuestros conjuntos tiene
como propósito llevarse el Congo de Oro en la categoría vallenato,
mejor dicho como diría Horacio Serpa el Congo de Oro hoy en día no es
“ni chicha ni limoná”.

Publicado en: Cultura y Ocio, El Tiempo

2 comentarios

Para comentar esta nota usted debe ser un usuario registrado.

  1. 1

    garzonmoros 19 febrero, 2010 a las 9:15

    De la autonomía, sí es conveniente, pero primero tienen que desterrar la tremenda corrupción que cubre la región Caribe, en todos lo sectores (social, económico, etc) la más caótica de todo el país. Aja, y po…qué no? Segundo, tienen que convencerse que el tal carnaval de Barranquilla es un relajo, siempre lo ha sido y que este no representa ni siquiera el sentir de la Costa. No entiendo cómo es que pretenden también que las corralejas en Sucre se conviertan en patrimonio nacional, semejante salvajada, los adinerados botandole billetes a los desarrapados para que los toros los vuelvan pedazos, y hasta ron les botan para que los maten (me consta), y los picadores tomando nota de qué toro fue el más asesino para orgullo de los ganaderos. Tercero, Antióquia también pertenece a la región Caribe, le faltó, Cuarto, en cuanto a música, sí es hermosa, sobre todo la cumbia; el vallenato es un “ruido”, un lamento autóctono que no tiene nada que ver con el resto dl país, aunque se puede decir que reemplazó a las rancheras.

  2. 2

    MARCHEGUIANO 20 febrero, 2010 a las 10:52

    Dr.JORGE NANIN RUIZ DITTA. Desde cuando se promulgó la Constitución del 1991, ha permanecido en dicho texto sin ser reglamentado el Art 285; Ahora no se que “PADRE DE LA PATRIA” se vino a dar cuenta que este existe y le da la oportunidad de remover de las entrañas de los costeños la ambición de regionalismo, e incluso el actual Presidente de la República, habló en su primera campaña presidencial de regionalismo y ni siquiera se percató de que dicho articulo existía. Ahora los nuevos descubridores de dicho articulo constitucional, le agregan la rimbombancia de que no sigamos siendo “Costeños” sino “Caribe”. De todas maneras quiero agregar y recordar a la vez, que a principios de los setentas en el sello codiscos ALFREDO GUTIERREZ, grabó un disco llamado “LA MAFIA” en donde denunciaba la corrupción de la gente del interior de la república y en una de sus estrofas dice: “Entonces acá formamos la Republica del Caribe”.