Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Cómo cambian los
tiempos y solamente queda el recuerdo, cómo pasan los
años y ni siquiera nos damos cuenta; así empieza un clásico paseo de la
autoría de “Poncho” Zuleta que grabó Jorge Oñate en los inicios de la década de
los 70,  cuyo título hoy nos viene como anillo al dedo para abordar la
polémica que se  ha tejido respecto de si el acordeonero por estos tiempos
ha perdido la hegemonía de otrora y en quién recae hoy esa responsabilidad.

 

Al parecer, solo nos queda el consuelo
de llorar sobre la leche derramada, porque desde cuando Pedro García, “Tío
Pello”, irrumpió en el canto vallenato, este fue tomando fuerza de manera
inusitada hasta quedarse con la batuta del conjunto, que antes la tenía sin
ninguna discusión el acordeonero.

 

El líder principal de una agrupación
vallenata sin duda alguna tenía que ser aquella persona que cantaba, tocaba el
instrumento más sonoro y atractivo del momento, pero como si eso fuera poco,
era el mismo que creaba y arreglaba las letras y melodías de las canciones que
interpretaba; eso se fue perdiendo paulatinamente cuando aparecieron los
acordeoneros que se dedicaron exclusivamente a interpretar ese instrumento, o
dicho de otra manera se acabaron los que llamábamos músicos completos.

 

El legendario acordeonero Miguel López
en una reciente entrevista afirmó que en sus comienzos él dirigía e incluso le
pagaba al gran cantante Jorge Oñate, lo cual tiene muchísima lógica, porque
precisamente es en esa época cuando se da el punto de quiebre en la historia
del vallenato y es allí cuando el cantante da los primeros pasos para asumir el
liderazgo y quedarse de una vez por todas con él.

 

Algunos melancólicamente se preguntan:
¿Será que el acordeonero volverá a tomar las riendas del poder y desplazar al
cantante de donde sin duda hoy se encuentra? Yo sinceramente lo veo muy
difícil, ya que los tiempos son otros, las generaciones piensan distinto, los
gustos y las costumbres son diversos.

 

Son los mismos acordeoneros los
culpables de perder el liderazgo que tuvieron por algunos años;  ellos se
durmieron en los laureles, mientras veían crecer a los cantantes, e incluso
voluntariamente compartieron la dirección del conjunto y en un abrir y cerrar
de ojos, cuando se vinieron a dar cuenta, ya los patrones eran otros.

No debe extrañarnos entonces que hoy en
día aquellos que recibían un sueldo como obreros sean quienes dirigen la
empresa; eso suele ocurrir cuando el patrono pierde el norte y el empleado lo
remplaza, como dice el adagio popular: camarón que se duerme, se lo lleva la
corriente.

 

Que canten con pistas entonces, se
atreven a retar aquellos que añoran los tiempos de la hegemonía de los
acordeoneros; yo realmente no creo que se llegue a ese extremo. Oñate, Zuleta,
Diomedes, Zabaleta, Celedón, Silvestre, Peter, han demostrado que sus ventas y
su público no se inmutan cuando cambian de acompañante.

 

Definitivamente, los tiempos cambian.

 

(Visited 291 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Abogado. Especializado en Derecho Administrativo, enamorado del folclor Vallenato, cantautor del mismo, docente y candidato a magister en docencia.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

A través de campañas de información y concientización dirigidas por organismos(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar