Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Julio César Bovea Fandiño, fallecido a las 11:20 p.m. de ayer, 11 de septiembre, en Bogotá, se ganó un lugar en la historia del vallenato en el momento en el que, junto con Guillermo Buitrago, empezaron a grabar acompañados de la guitarra como instrumento principal, las canciones de Rafael Escalona.

Antes de su encuentro con Buitrago (que murió muy joven, a los 29 años, en 1949), Bovea era peluquero. Fue el cantante que se hizo legendario en una breve carrera quien descubrió el talento musical del peluquero que siempre tenía una guitarra a la mano. Así, Bovea fue primero guitarrista y se separó de Buitrago para conformar el ahora mítico trío Bovea y sus Vallenatos.

La casa en el aire, El testamento, La molinera y La brasilera, todas de Escalona, fueron de las primeras grabaciones hechas del género musical dentro de la industria discográfica, cuando la norma era grabarlo en guitarra. Y de la mano de estas canciones, su trabajo musical se convirtió en un hit, tanto que Bovea se jactaba de haber sido de los primeros en popularizar el vallenato en el interior de Colombia.

Bovea y sus Vallenatos llegó al estrellato de la mano del cantante Alberto Fernández, cuya voz fue la que inmortalizó los hits más grandes de la agrupación. Su carrera ascendente empezó a verse del año 52 en adelante, cuando grababan con el sello barranquillero Tropical, después adquirido por Discos Fuentes. Solo, muchos años después, cuando Fernández dejó el trío (alrededor de los 70), Bovea se decidió a poner su propia voz. Sin embargo, ninguno de los volvió a tener el éxito que tuvieron juntos. 

Bovea también vivió durante una larga temporada en la Argentina (a finales de los 50 y casi toda la década del 60). Su mudanza al país austral no fue algo planeado. El trío viajó a hacer una gira y le fue tan bien ante el público que se fue quedando y así pasaron los años. “Su éxito allá fue impresionante -afirma Humberto Moreno, de Discos MTM-. Vendían millones de discos allá, en una época en la que el mercado argentino era muy grande. De diez hits al año que había en la Argentina, fácilmente tres eran de ellos”.

Además de los cantos de Escalona, Bovea también hizo populares muchas de las composiciones del autor Rafael Campo Miranda (el compositor de El pájaro amarillo).

Durante sus últimos años, el cantante y guitarrista vivió en Bogotá, ciudad donde falleció anoche.

 

****

A continuación un audio con la voz de “>Bovea recordando a Escalona, cuando falleció el compositor, tomado de La W

(Visited 677 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Mi nombre es Liliana Martínez Polo. Soy comunicadora social con énfasis en publicidad de la Universidad Javeriana y especialista en medios de comunicación de la Universidad de Los Andes. Desde 1998, trabajo en la redacción de Cultura de EL TIEMPO y descubrí mi afinidad con las historias vallenatas y la cultura alrededor. A lo largo de años de trabajo observando el vallenato y en general la cultura colombiana he asumido como compromiso la labor de destacarla, desde sus músicas regionales y, en últimas fechas, desde la gastronomía. Sin embargo, de todos los temas, el vallenato es mi favorito. Por lo mismo, comparto este espacio de observación y promoción de esta música con ustedes. .

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

A través de campañas de información y concientización dirigidas por organismos(...)

2

Textos crípticos, códigos secretos y mensajes escondidos los hay en casi(...)

3

Más allá de que el final de Game Of Thrones represente la culminación de una era y el fin de una de las series más impresionantes de la cultura pop de la última década, para mí lo que significa es una tusa* de grandes proporciones. Cuando uno empieza una serie, tácitamente se establece una relación y un compromiso con los personajes y la historia en sí misma. Una relación que tiene fecha de vencimiento, pues uno sabe a conciencia que eso se va a acabar tarde o temprano, ya sea porque la serie tiene un número de temporadas establecido o porque un día cualquiera, por lo general en mayo, el canal decidió cancelarla. En el caso de Game Of Thrones, desde el 2017 sabía que eso iba a ocurrir, sabía que se iba a acabar, pero no estaba preparada emocionalmente para que terminará así. Adicional al hecho de que se acabó mi serie favorita, y no se ustedes pero yo me entuso cada que se acaba una serie a la que le había cogido cariño, en esta ocasión mi tusa se ha visto agrandada debido a lo poco satisfactoria que fue la última temporada.   [caption id="attachment_267" align="aligncenter" width="1049"]Imagen tomada de HBO Latin America Press Room. Disponible en este enlace: https://www.hbolapress.com/programming/search/94#seasons Imagen tomada de HBO Latin America Press Room. Disponible en este enlace: https://www.hbolapress.com/programming/search/94#seasons[/caption]   Es por eso que, más allá de analizar en este post lo mal escrita que estuvo la temporada; cómo se tiraron el arco narrativo de personajes como Daenerys, Jaime y Jon; cómo desdibujaron otros como Cersei y Brienne; cómo primó la espectacularidad por encima de la historia; cómo las muertes que debían ser épicas fueron insípidas y sin sal;  o cómo desde el domingo 19 de abril, día en que Juego de tronos finalizó, la producción ingresó a las listas de Grandes series con finales desastrosos, lo que quiero compartir aquí es la tusa en la que ando por el final. Así que después de pensarlo por unos días, identifiqué que mi tusa está dada por los siguientes factores:

  1. No entendí qué le hicieron a una de mis series favoritas. No sé que pasaba por la cabeza de David Bnioff y D. B. Weiss, no es claro para mí cuál era la necesidad de acabar 'a lo maldita sea' una de las mejores series de la década, a la que la habíamos dedicado ocho años de nuestras vidas.
  2. Si Jon Snow se iba a convertir en el personaje más inútil de la última temporada, para qué revivirlo y armarle una trama diciéndonos que era el heredero del trono y el fruto del amor entre Lyanna Stark y Rhaegar Targaryen si eso no le iba a importar a nadie y no iba a servir para nada.
  3. Esta temporada hizo algo que Game Of Thrones nunca había hecho: poner a los televidentes a suponer, especular y justificar lo que pasaría en el final. GOT siempre nos mostró por qué ocurrían las cosas.
  4. El impacto que tuvo GOT en la cultura popular y la conversación y comunidad que se creó en las redes sociales al rededor de la serie, es algo que muy pocas producciones han logrado. Esto es una de las cosas que más voy a extrañar: la conversación en tiempo real después de cada capítulo en las diferentes plataformas (Twitter, Facebook, etc.).
  5. La emoción que generaba la serie en sus primeras temporadas. En este final todo estaba tan anticipado, que no tuve ninguna emoción o sorpresa en el capítulo final.
[caption id="attachment_268" align="aligncenter" width="700"]Imagen tomada de HBO Latin America Press Room. Disponible en este enlace: https://www.hbolapress.com/programming/search/94 Imagen tomada de HBO Latin America Press Room. Disponible en este enlace: https://www.hbolapress.com/programming/search/94[/caption]   Frente al capítulo final solo tengo que decir que el momento que más me emocionó fue cuando salió el conteo regresivo en la pantalla del televisor antes de que iniciara el capítulo. Es triste que una serie termine, pero más triste fue la manera como terminó Game Of Thrones. Así que sin más preámbulos llegó la hora de darle play al vídeo y desahogarnos juntos. Gracias por ver y leer. *Tusa: Despecho

———————

Comparte este vídeo con tu familia, amigos, vecinos, compañeros de clase y trabajo, pareja y en general con todos, todos, todos.

Conversemos en:

YouTube: Tiempo de Series By Cats 

Facebook: Tiempo de Series by Cats

Twitter: @CatsDeChocolart

Instagram: @CatsDeChocolart

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Vallenatoargentino

    Soy Roberto Lamas, el cantante que suplantó a Alberto Fernández (El Gardel del vallenato), cuando en Buenos Aires, a principios de 1969 se desvinculó de trio formado por Bovea, Fontanilla y el mencionado anteriormente. Guardo los mejores recuerdos de aquellos tiempos en que canté en Bovea y sus Vallenatos, los cuales finalizaron a mediados de 1972.
    Siempre lo recordaré a Julio Bovea, por su obra musical y por su risueña y agradable personalidad.
    ¡HASTA SIEMPRE JULIO…!

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar