Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Hay días grises. Muy grises. A pesar de que el sol esté radiante. Porque lo gris no está en el horizonte, sino en el corazón.

Hoy es uno de esos días grises. De esos en los que uno se levanta y no tiene ánimos de hacer muchas cosas. De esos en los que uno parece levantarse cansado. De esos en los que a uno le da un inmenso dolor de cabeza, sin saber por qué.

Y es que a veces la ‘pensadera’ es lo que genera el dolor.

Pero lo peor de todo es no saber por qué está uno así. Un fin de semana muy bueno, con las personas que amamos, un trabajo excelente, un futuro positivo, un presente inmejorable.

Entonces, ¿qué es lo que nos hace que amanezcamos deprimidos algún día? Tiene que haber un detonante. El mío pudo haber sido el regaño que tuve que darle a uno de mis hijos. Pero ¿por qué se queda uno ahí, como doliéndose de ello, y no le dan ganas de hacer nada?

Cuando uno tiene un problema económico, la respuesta es sencilla: enfrentar al monstruo que lo está produciendo. Si uno debe plata y no puede pagar, pues renegocia. Si uno está sin empleo, pues se arma de ánimo y busca presentar proyectos que puedan ser factibles, o hacer contactos que lo puedan conectar con lo que uno quiere hacer. Si el problema es sentimental, también tiene remedio. Uno de ellos es buscar a la pareja, sincerarse y hallar la solución conjunta. Y si no hay solución, el remedio es empezar a hacer el duelo y convencerse de que ese camino se cerró, para luego, ya libre de culpas o resentimientos, volver a rehacer la vida.

Hay muchos otros problemas, mucho más graves. Incluyendo los económicos y los sentimentales.

Pero digo que existen esos remedios porque estamos hablando de problemas tangibles. ‘Me colgué con la cuota del banco’, es un hecho tangible. ‘No tengo empleo’, es otro. ‘Mi novia se fue con otro’, es tangible también.

Pero ¿qué hacer en esos días en los que usted se levanta y se da cuenta de que está deprimido y no sabe por qué? Si todas las cosas marchan bien y usted se siente mal, ¿qué podrá estar pasando? En ese caso podría estar uno de sicólogo o de siquiatra. Y podría irse donde uno de ellos y ‘echar todo su rollo’, pero estoy seguro de que aún así, no sabríamos por qué es que estamos así. Por más magos que sean los médicos, no van a adivinar por qué es que amaneció uno así.

En mi caso, como remedio, decidí escribir para decir que amanecí deprimido. Y decidí decirle a mi chinita (como le digo a mi esposa), que había amanecido así. Ella me dio un muy buen consejo: ‘¿por qué no sales y almuerzas fuera de la oficina, con tu primo Leonardo, y te das una vuelta por ahí?’. Dicho y hecho. Nos fuimos a almorzar. Me tomé un caldo de pescado y me comí un buen bagre, que me subieron el ánimo, por alguna extraña razón.

Pero no se me ha quitado el dolor de cabeza. Tampoco sé por qué me sigo sintiendo así. Sin embargo, ya tengo ganas de escribir de nuevo. Escucho por allá a unos militares que van gritando, haciendo ejercicio cerca de la oficina. Ahí los veo ahora, marchando hacia el batallón. También oigo a los pajaritos, que no han dejado de cantar. Veo los aviones pasar y a través de la ventana de mi oficina ya se asoma el atardecer. El día no ha sido muy fructífero porque aún nos queda mucho por hacer. Y en la medida en que el día se va haciendo más oscuro, mi corazón se va aclarando más. Como que está queriendo retomar el camino. Y más le vale, porque hay un periódico por cerrar.

Recibí otra llamada. Del ‘Tocaima Plaza’. Ensimismado, levanté el auricular y escuché aquella voz que me invitaba a conocer el ‘Tocaima Plaza’. Y en unos minutos me di cuenta que esa voz era la de mi chinita, que quería decirme que más bien nos fuéramos el fin de semana a Tocaima, a descansar. Acordado el asunto, mi mente empezó a volar de nuevo. Y vi en ese sueño despierto a Gladys, a Orlando, a Fernando, a mi papá, a Leonardo, a mi tío, a los dos Andrés (Urrea, mi sobrino; y Santamaría, mi amigo); a mi chinita, a Esteban, a Iván, a Hugo, a Víctor, a Marcelita, su madre y su hermano; a doña Magnolia, a Pipe, a Santiago, a Janeth, a Reynaldo. A Álix, a Kike, a Jasbleydi, a Lucero, a Nicolás, a Juan Camilo, a Ricardo, a Nubia, a Diego, a José Miguel, a Henry, a Luz Dary y a Diego, con quienes el domingo estuvimos en pleno páramo haciendo un asado y con quienes compartimos un día tan feliz.

Estuvimos tan contentos, que a eso es a lo que llamo inyectarse en las venas felicidad. Cada quien hizo lo que quiso, animó y colaboró a su manera, se divirtió a su manera, pero todos contribuímos a hacer unas horas felices que no se habrán de olvidar.

Y pensando en eso es que los ánimos vuelven a mí. Acabo de recordar que cuando estoy bajo de ánimo pienso en todos aquellos a quienes quiero y vuelvo a ser feliz. Y ahora vuelvo a sentirme feliz. Dejemos atrás eso del día gris, eso del gris en el corazón, y llenémonos otra vez de amor, de entusiasmo y de felicidad.

Gracias a todos ellos que hoy, 24 horas después, me volvieron a levantar el ánimo cuando mi alma amagaba con volverse a arrugar. Esta tarde, que aún parecía gris, pensé en cada uno de ellos, y mi corazón volvió a dar un vuelco, pero de felicidad. Ahora siento que los quiero mucho y que tengo muchísimos ánimos para seguirlos queriendo cada día más. Gracias a Dios por tenerlos aquí, en mi corazón.

(Visited 118 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Egresado de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de La Sabana. Hizo un curso de agencias de prensa en la Agencia Dpa, en Hamburgo (Alemania). Jefe de prensa y Director de Divulgación de Promec Televisión. Redactor de espectáculos, editor nocturno, redactor político, Jefe de Redacción y director de la Agencia Colombiana de Noticias Colprensa. Trabajó en la Casa Editorial El Tiempo como Editor de Actualidad, jefe de Redacción y Editor General del Periódico HOY. Fue Editor General del periódico Q'hubo de Cúcuta (Colombia). Twitter: @VargasGalvis

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles(...)

2

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas(...)

3

Un médico logró combinar los remedios más conocidos para controlar el(...)

10 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. brianngiddens

    Interesante comentario sobre la depresion ya que desde hace algun tiempo empece a sufrir de este problema ya que yo perdi a mi pareja posr culpa de mi impotencia y esto ocasiono tambien que la depresion llegara y ahora estoy tomando Generic Viagra y un tratamiento para controlar mi estado de animo.

  2. Es bueno que su estado de animo haya mejorado con las actividades que hizo. Pero ,su situacion es muy diferente a la depresion. Esta es un desbalance quimico del cerebro y necesita medicinas. Su articulo puede confundir a quienes , realmente deprimidos, pueden tratar de hacer actividades que serian satisfactorias en otras condiciones, pero aqui se van a llevar una gran desilusion.

  3. BreadfaN91

    este si es un blog!!! sin importar que digan aqui los resentidos y peleoneros que creen que esta es una columna de EL TIEMPO y no un espacio para compartir experiencias personales (motivo por el cual existen los blogs) me gusta … chevere

  4. Entonces su remedio para la depresion es ponerse a escribir todas esatas estupideces y tambien estupidos los que leimos creyendo que tendria algo importante que aportar .

  5. Es increible lo parecidas que pueden llegar a ser las vidas de las personas sin que uno se dé por enterado.

    Últimamente los días grises han sido más que los ‘amarillos’ y muchas veces uno no sabe cómo hacerlos más claros, pero esa es un buena fórmula Roberto: recordar a los que queremos y nos quieren para sentirnos menos grises y más ‘amarillos’, así a veces a uno se le olvide.

    Aunque lo hizo inconcientemente, gracias por recordármelo.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar