Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Levantó los brazos en señal de victoria, los bajó, empezó a mecer su cuerpo de un lado al otro, se abrazó con una familiar que lo esperaba a la salida de La Picota, volvió a mirar a las decenas de periodistas que lo esperaban, abrió y cerró sus brazos y sonrió, con paz en su espíritu, con inmensa felicidad, disfrutando cada instante; y luego se volvió a fundir en un abrazo con su familiar.

Así salió de la cárcel La Picota la noche del 10 de septiembre del 2014 Ariel Josué Martínez, el hombre que estuvo a un paso de ser extraditado acusado de un millonario lavado de activos, cuando en verdad es un sencillo carpintero, quien no posee esos millones de pesos que dijeron que tenía, sino que lo único que lleva sobre sí es su honestidad, su amor por sus cuatro hijos, por su esposa, y su moral sin tacha.

La poderosa mano de unos hombres de los Estados Unidos que dicen hacer justicia, lo mantuvo en la cárcel desde el 18 de marzo, cuando cerca de 30 hombres del CTI y el Ejército irrumpieron en su taller, en donde tiene como equipo de sonido un radio colgado de un cable y por ‘computador’ un cuaderno en el que lleva las cuentas de su carpintería.

Se lo llevaron, como a un peligroso mafioso y luego lo mostraron a la prensa, custodiado por dos hombres del CTI y dos del Gaula, como si se les fuera a volar con esa cara de bonachón que no le valió de mucho porque detrás de todo ello estaban las autoridades de los Estados Unidos.

La ‘justicia’ colombiana lo envió a la cárcel La Picota, al pabellón de extraditados, en donde los verdaderos capos lo miraban y se preguntaban qué estaba haciendo ese hombre ahí.

Uno de esos verdaderos extraditables dijo en una ocasión que tal vez le habían clonado la cédula. Pero nadie podía creer que ese carpintero, que decía una y otra vez que no sabía siquiera prender un computador, fuera ese lavador de dólares del narcotráfico.

La extradición

Él soñó con que la justicia colombiana lo escuchara. Pero a la final, la Corte Suprema de Justicia autorizó su extradición y el presidente, Juan Manuel Santos, la firmó. Valía más lo que les dijera el Departamento de Estado de los Estados Unidos que las pruebas que el carpintero quería presentar.

Ni la Corte, ni el Presidente, tuvieron en cuenta las marchas organizadas por José Samuel García, presbítero del Seminario Mayor de San Vicente del Caguán, las súplicas del pueblo, los testimonios de quienes juraban la inocencia de don Ariel Josué y la gran sospecha de que se habría cometido un error.

Los medios de comunicación lo advirtieron, pero no fueron escuchados. La esposa de don Ariel, Betty Pérez, escribió un comentario en una noticia de la W el 20 de marzo. Decía: “Les pido a las autoridades que investiguen bien con lo que están haciendo con mi esposo Ariel Josué Martínez Rodríguez, porque él es completamente inocente de lo que le acusan. Este hombre es más claro que el agua. Me da tristeza de ver cómo capturan a una persona humilde y enfermo, alejándolo de su hijos. Un dolor incurable más en su vida, como cuando le mataron a su padre y sus tíos. Ojalá Dios los perdone”.

Y Héctor Rodríguez, uno de sus primos, escribió: “Soy primo de Ariel Josué Martínez Rodríguez y doy fe de la honestidad de Ariel y del sufrimiento que ha pasado después de la muerte de su padre. Esa es la justicia de Colombia, con sus falsos positivos”.

Rodrigo Martínez, hermano de Ariel, explicó en una ocasión que se enteraron de que su hermano tiene un homónimo, pero que al que buscan tiene 23 años y su hermano, 40.

Y su hermano mayor, Paulo Martínez, contó cómo les tocó salir de su tierra porque mataron a su padre y que el Estado los indemnizó con 2 millones de pesos, con lo que Ariel llegó a San Vicente del Caguán y puso su taller de carpintería, en donde ha trabajado por más de una década.

¿Investigación de seis meses?

De acuerdo con un boletín de la Fiscalía, del 20 de marzo, “cuatro personas requeridas por la justicia estadounidense fueron capturadas por miembros del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía en una acción realizada en las ciudades de San Vicente del Caguán (Caquetá) y Bogotá”.

Entre los capturados mencionó a Ariel y agregó que cayeron en la operación Stock black, “realizada desde hace seis años por funcionarios del CTI” (seis años para coger al que no era. ¡Qué eficiencia!).

Agregó que a los cuatro los pide en extradición la Corte del Distrito Sur de la Florida “para que respondan por los delitos de lavado de activos y concierto para lavar activos. Según la investigación, los cuatro capturados hacían parte de una organización internacional conformada por expertos del sector financiero y bursátil que realizaron operación de lavado de activos utilizando sus cargos directivos en las entidades financieras colombianas”.

La familia de Ariel insistía en que él ni siquiera tenía una cuenta y que no sabía ni manejar un computador.

Pero la Fiscalía, en ese boletín, decía que esas personas “lograron presentar como legales ingresos producto del narcotráfico por un valor de 12 mil millones de pesos creando empresas de fachada, utilizando nombres de personas fallecidas con el fin de elaborar contratos de licitación de obras públicas en el sur del país para la construcción y refacción de vías que jamás existieron y así presentar el dinero como inversión extranjera”.

¿Ariel manejando miles de millones de pesos? ¡Imposible!, dijeron los que lo conocían.
Pero Dios sabe cómo mover sus hilos, e hizo que el ministerio de Justicia dudara y que el Fiscal le enviara una carta a las autoridades estadounidenses para que revisaran si se trataba de la misma persona.

En efecto, el Departamento de Justicia de Estados Unidos reconoció el error, retiró el pedido de extradición y dijo que lo van a indemnizar.

¿Indemnizar? ¿Cómo? ¿Cómo le van a devolver casi seis meses de vida que perdió tras las rejas? ¿Cómo van a aliviar el dolor de su familia? ¿El de él mismo?

Es por eso que el propio Departamento de Estado, el Presidente Juan Manuel Santos, los magistrados de la Corte, el CTI, el Gaula y todos aquellos que participaron de esta ignominia, además de indemnizarlo, deben pedirle perdón públicamente a don Ariel.

Y aparte de la indemnización de Estados Unidos, don Ariel debe demandar al Estado colombiano. No porque necesite más dinero. Por el honor que le mancillaron. Los colombianos queremos ver eso.

¿Usted qué piensa?

Twitter: VargasGalvis

(Visited 156 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Egresado de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de La Sabana. Hizo un curso de agencias de prensa en la Agencia Dpa, en Hamburgo (Alemania). Jefe de prensa y Director de Divulgación de Promec Televisión. Redactor de espectáculos, editor nocturno, redactor político, Jefe de Redacción y director de la Agencia Colombiana de Noticias Colprensa. Trabajó en la Casa Editorial El Tiempo como Editor de Actualidad, jefe de Redacción y Editor General del Periódico HOY. Fue Editor General del periódico Q'hubo de Cúcuta (Colombia). Twitter: @VargasGalvis

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Bogotá, a diferencia de lo que muchos piensan, es una ciudad(...)

2

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

3

[caption id="attachment_2784" align="aligncenter" width="604"] Fotograma de la película La estrategia del(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. el daño a la integridad y dignidad del señor no tiene precio, me pongo en su lugar, a cualquier ciudadano honorable y honrado como el señor señalado le podría pasar, q tristeza de país, no tienen respeto por sus ciudadanos, nunca lo escucharon por ser un señor humilde, pero honorable, no como esos cerdos asquerosos q se hacen llamar magistrados y el mismo presidente, déspotas desgraciados, Dios es justo y no permitió q lo extraditaran, estoy de acuerdo con que instaure demandas contra el estado y contra el mismo presidente y los magistrados q aprobaron su extradicion, ojala se arrepientan y le pidan perdón, pero sobre todo q los perdone Dios, y q se haga justicia sobre esos desgraciados q quisieron desgraciar la vida de ese señor y no solo la de el sino la de su familia y la de toda una comunidad q exigia la revision del caso. Q se haga Justicia!!! Me siento muy feliz por el señor, q Dios lo bendiga y q salga adelante y q sea un ejemplo para q no se repitan casos como estos!!!

  2. El propio presidente en un acto de alabanza a los EEUU, y los honorables, perdon quiero decir ineptos magistrados de la corte negando un proceso justo con verificacion de pruebas…Pero los malos de verdad a esos si no los cogen, ni hablar del operativo tan maravilloso con gaula ejercito y todo para coger un carpintero…

  3. dianamaruland0724

    Esa es nuestra honorable justicia colombiana, debería darle verguenza!! Que salgan de nuevo los que lo acusaron y le pidan disculpas públicamente y que la platica les llegue sin retenciones.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar