Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Carlos Muñoz y su esposa (Archivo El Tiempo)

Carlos Muñoz y su esposa, Luz Helena Ángel, en toros (Foto archivo de El Tiempo, tomada de http://www.eltiempo.com/multimedia/fotos/cultyentrete11/la-vida-del-inolvidable-carlos-munoz-en-imagenes/16478039

Los ángeles del cielo tienen hoy entre sí a un nuevo habitante, Carlos Muñoz, que si tuviéramos allí a un corresponsal, nos estaría informando que llegó sonriente, con su cabeza cana y su barba elegante, contándole un chiste a San Pedro.

Elegido el actor del siglo XX en Colombia, Muñoz seguramente no llegó actuando a la corte celestial. Debió haber llegado como es él, jovial, sereno, muy humano, sabio y con un costalado de amor a sus espaldas.

Si hubiera llegado actuando, seguramente lo habría hecho como el padre Pío V, de la telenovela San Tropel, por si acaso le servía de palanca con Dios para que se olvidara del pecadito que cometió cuando se dejó seducir por la política y se convirtió en Senador en 1994, de ‘pura chiripa’, porque era el quinto renglón de la lista de José Blackburn.

El hecho es que en la tierra Carlos Muñoz fue mucho mejor actor que senador. Es más: en estos momentos no deberíamos ni siquiera mencionar lo de su paso por la política, para concentrarnos en la grandeza de este hombre que llenó a generaciones de risas y de lágrimas a través de centenares de personajes que lo hacían vibrar a uno.

Él preferiría que narráramos, por ejemplo, aquella escena de ¿Dónde carajos está Umaña? en la que, persiguiendo lo que su corazón le dictaba, llegó hasta un desconocido barrio bogotano, con un estuche convertido en flor y un anillo de compromiso adentro, tomó sus dos manos, casi a manera de ruego, abrió aquellos ojos e hizo aquella sonrisa mientras decía ‘Señorita Lore, ¿se quiere usted casá conmigo?’’.

Corría el año 1988 cuando Colombia vio en sus pantallas a un viejo con mucho dinero, mujeriego como el que más, pero en ese momento solitario. Se llamaba Epifanio del Cristo Martínez y su vida cambió aquel día que llegó su sobrina y le robó el corazón. Carlos Muñoz era ese hombre. Y con Silvia de Dios, hermosa ella, hicieron que los colombianos aguardaran cada noche un capítulo más.

Y de la mano de la diva María Eugenia Dávila, Carlos Muñoz fue Adán Corona, en Pero sigo siendo el Rey, el gobernador que cayó en las garras de Chavela Rosales, una mujer que solo buscaba vengarse de los hombres y que pagó con su vida aquel desprecio, registrado en la novela del también inolvidable David Sánchez Juliao.

“Los actores les prestamos a los personajes el cuerpo, la voz y el físico, quizá con algunos trucos de maquillaje, pero sobre todo les prestamos la sensibilidad”, dijo en una ocasión Muñoz, y esa frase empezó a ser retransmitida el lunes por Señal Colombia como un homenaje.

Esa sensibilidad la tenía a flor de piel Carlos Muñoz, demostrada desde antes de que apareciera la televisión, a través de la Radiodifusora Nacional de Colombia, en aquellas épocas en las que los artistas tenían que hacer volar la imaginación de los oyentes y cada uno de estos tenía su propia visión del físico del personaje.

Muy poco después de que el general Rojas Pinilla inaugurara la televisión, Carlos Muñoz ya estaba en ella con Alicia del Carpio, en la era de los programas en directo, en los que no se repite escena, en donde el personaje se transmite al televidente tal como salió del corazón.

Y con muy poquitos años, Muñoz se convirtió en el Carlitos de Yo y Tu, iniciando una carrera que 47 años después le mereció el título del mejor actor colombiano del siglo.

Pero más que ese título, su carrera fue algo así como si se estuviera ganando por donde quiera que pasara el corazón de cada colombiano, para ser hoy el gran poseedor de un inmenso amor que es el que lo abraza en su viaje al lado de Dios, a quien seguramente ya tendrá tiempo de contarle las anécdotas del Padre Pio V o de confesarle cómo era que se le movía el corazón a Epifanio del Cristo Martínez cuando veía a su sobrina Nora, quien le hizo olvidar a Yadira, la viuda a la que llamaban ‘La ardiente’ y le hizo revivir lo que es en verdad el amor.

Nota: Esta nota la escribí inicialmente para el periódico Q’hubo de Cúcuta.

@VargasGalvis

Lea además:

Yo conocí otro Carlos Muñoz. Blog de Camilo Herrera

Carlitos, ¡seguirás siendo por siempre EL REY! Blog de giovanniagudelomancera

Fotos del archivo de El Tiempo

 

(Visited 863 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Egresado de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de La Sabana. Hizo un curso de agencias de prensa en la Agencia Dpa, en Hamburgo (Alemania). Jefe de prensa y Director de Divulgación de Promec Televisión. Redactor de espectáculos, editor nocturno, redactor político, Jefe de Redacción y director de la Agencia Colombiana de Noticias Colprensa. Trabajó en la Casa Editorial El Tiempo como Editor de Actualidad, jefe de Redacción y Editor General del Periódico HOY. Fue Editor General del periódico Q'hubo de Cúcuta (Colombia). Twitter: @VargasGalvis

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Desde el inicio de la campaña electoral en Estados Unidos, Donald(...)

2

Creo en Dios todos los días, en el poder inagotable de(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar