Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image Publicado en: Venga le cuento

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Allí estaba ella, llorando, aferrada a su carreta sobre la cual tenía una vitrina con empanadas y pasteles y al lado una gran cubeta llena de avena. La rodeaban dos policías y varios curiosos. Un hombre, con uniforme de una empresa de entrega de correspondencia, le manoteaba y la regañaba de una manera miserable.

Otro hombre que estaba en el puesto de frutas del frente se acercó y le preguntó al policía qué pasaba. “El señor del carro lo dejó rodar hacia atrás y rayó el carro con la carreta de la señora”, respondió.

El señor de las frutas en la mano ­­preguntó: ¿Cuánto está pidiendo el del carro? “20.000 pesos”, respondió el agente. Y aquel sacó entonces el dinero, llamó al energúmeno conductor de la camioneta, le dio el dinero y le dijo que se fuera.

Cuando este iba hacia su vehículo, protestando, otro de sus compañeros de la empresa de correos se envalentonó con el de las frutas y le reclamó que le haya dicho que se fueran.

“Ya tienen la plata, váyanse”, les dijo el de los 20.000 pesos, pero como respuesta recibió un intento de agresión de aquel hombre que segundos antes se veía sereno. Uno de los dos policías saltó con gran agilidad y lo detuvo poniéndole la mano en el pecho, mientras los curiosos y los conductores que estaban allí se unían en coro contra los abusivos hombres que le querían sacar los 20.000 pesos a la señora de las empanadas.

El señor de las frutas se fue, de la misma manera como llegó. Y allí quedó la señora de las empanadas, tal vez agradeciéndole a Dios que no le hubiera tocado pagar lo que hubiera sido un gran porcentaje de su producido del día.

¿Será que los indignados ocupantes de la camioneta le habrán dado los 20 mil pesos a la empresa? ¿Los habrán utilizado para arreglar el rayoncito que sufrió el vehículo? ¿Lo habrán tapado con cera?

Eso no lo sabremos nunca. Pero lo que sí sabemos es que esos hombres protagonizaron uno más de los episodios de intolerancia que se viven en Bogotá, una ciudad en la que parece que cada día hay mayor tensión, mayor estrés. En sus calles se ­­­respira algo distinto a lo que se vivía hace cinco años. Hay más motos, más ciclistas, más carros, y no se respetan entre sí. Sigue primando la ley del más vivo y hay menos vergüenza para hacer barbaridades en la vía.

¿Qué hacer? Un día me recosté en el espaldar de un taxi, me puse a escuchar la música clásica que puso el conductor, cerré los ojos y me dispuse a desestresarme de una ardua jornada laboral. Pero solo pasaron unos minutos antes de que tuviera que agarrarme con una mano de la manija de arriba de la puerta y con la otra mantener el equilibrio sobre la silla. La música no estaba desestresando al conductor. Este iba como alma que lleva el diablo, aún en medio de un trancón en Las Américas, encontrando un hueco entre los carros para poderlos pasar.

¿Por qué estamos tan estresados? ¿Es que se nos olvidó vivir la vida? ¿De qué vale tanto afán? ¿Por qué ese ciclista no sabe que arriesga la vida cuando se pone a torear a los carros? ¿Por qué el conductor del taxi le tiene tanto odio a los ciclistas y a los motociclistas? ¿Por qué estos hacen tantas barbaridades?

Preguntas sin respuestas. Pero preguntas para pensar. ¿Qué podemos hacer cada uno de nosotros para que esta situación cambie? ¿Nosotros somos el problema? ¿Podríamos pensar en cambiar, en calmarnos, en darnos un aire y dedicarnos a ser felices en vez de competir con los demás? Yo creo que podemos hacer esto y mucho más. ¿Usted qué piensa que se puede hacer?

@VargasGalvis

(Visited 441 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Egresado de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de La Sabana. Hizo un curso de agencias de prensa en la Agencia Dpa, en Hamburgo (Alemania). Jefe de prensa y Director de Divulgación de Promec Televisión. Redactor de espectáculos, editor nocturno, redactor político, Jefe de Redacción y director de la Agencia Colombiana de Noticias Colprensa. Trabajó en la Casa Editorial El Tiempo como Editor de Actualidad, jefe de Redacción y Editor General del Periódico HOY. Fue Editor General del periódico Q'hubo de Cúcuta (Colombia). Twitter: @VargasGalvis

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Carlos Eduardo Álvarez anhela conquistar a Silicon Valley. A sus 22 años,(...)

2

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

3

La vida se trata de ganar y perder, parece que nunca vas(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar