Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
La cita que le puso Burdain a Obama fue en este local de Hanoi

Burdain llevó a Barack Obama a este local de Hanoi (Vietnam) para saborear la comida típica (Foto de la Casa Blanca, Pete Souza).

Estaban en Minas Gerais, el estado tropical brasileño que enamora a los turistas, grabando uno de los capítulos de ‘Partes Desconocidas’, cuando alguien gritó ‘¡Arma!’. El director arrastró a Anthony Bourdain hasta un sitio protegido y lo cubrió con su cuerpo, dejando su espalda al descubierto del potencial tirador. El camarógrafo asistente también se les unió.

Cuando se pudieron levantar, Bourdain le dijo al director, Mo Fallon: ‘Si tu esposa se entera te va a matar’. Y luego se puso a pensar: fue un comportamiento heroico que fue más allá del deber.

Muy rápidamente supieron lo sucedido: dos ladrones se estaban robando un carro pero no les prendía y lo dejaron rodar, hasta que fue a estrellarse en la acera frente al café donde estaban grabando. Unos testigos trataron de sacar a los delincuentes del carro pero uno de ellos esgrimió un arma y ahí fue cuando se dio la alarma y todos corrieron a refugiarse.

Momentos después, Bourdain ya estaba sentado a la mesa para seguir hablando de la cocina en Minas Gerais, pero seguía pensando: ¿Qué puede hacer uno por las personas que arriesgan su vida por usted?

La anécdota la cuenta Bourdain en su blog ‘Parts Unknown’, en el que, en cada entrada, bajo su nombre, siempre colocó la palabra ‘Entusiasta’.

Aunque Bourdain se caracterizó por compartir con la gente del común en cada país, esta vez habló con Barack Obama en este local de Hanoi (Vietnam). Foto oficial de la Casa Blanca, de Pete Souza.

Como lo dice él mismo, no tenía problema en sentarse a comer con opositores de Putin, con líderes de milicias cristianas, con israelís o palestinos, con vaqueros, con funcionarios comunistas o con partidarios de Hezbolá.

“¿Te gusta la comida y eres razonablemente agradable en la mesa? ¿Me muestras hospitalidad? Me sentaré contigo y partiré el pan”, decía.

Era feliz como el que más, viajando a Vietnam, uno de sus lugares preferidos y en el que logró una hazaña: hacer sentar al propio presidente Barack Obama, a seis meses de terminar su periodo, en una tienda de Hanoi, en una silla de plástico, en donde comieron Bun Cha, que es como un trozo de empanada de cerdo a la brasa, con rodajas de cerdo, fideos de arroz y varias hierbas.

Al día siguiente de la entrevista, cuando Bourdain salió a la calle en Hanoi, se encontró con vietnamitas emocionados que lo reconocieron por las fotos en los periódicos, y que le gritaron ‘Bun Cha, Bun Cha, Bun Cha’. Estaban orgullosos de que hubieran comido su plato típico, acompañado con cerveza de Hanoi y en un lugar en donde acostumbran a ir los propios vietnamitas del común.

Bourdain recuerda que años atrás estaba feliz porque lo habían promovido a freir papas fritas en el restaurante de Massachussetts en donde había empezado como lavaplatos.

Después se convirtió en el hombre que nos llevó a las cocinas típicas de los países del mundo, viajando 250 días al año, y alegrando al televidente con su forma de ser y de mostrar la vida.

Bourdain fue un verdadero ejemplo del respeto por todas las culturas. Su gracia y su manera de relacionarse con gentes de todos los países también son un ejemplo de que en este mundo todos somos hermanos.

Bourdain prefería perderse en una plaza de mercado y mostrarnos lo típico de un país, o irse a una finca para mostrarnos cómo vive el verdadero trabajador del campo. Nos llenó de vida con cada uno de sus programas y nos dejó un gran legado: el respeto por los demás, sin distingo de razas, color, cultura o religión.

Por eso es que hoy nos parte el alma su partida. Tal vez en sus momentos de crisis, Bourdain no cayó en cuenta de que son millones las personas, de todos los rincones del mundo, los que lo quieren y le agradecen con el corazón su espontaneidad, su carisma, su manera de hacernos entender no solo cómo come el mundo, sino cómo son todas esas culturas que nos trajo a nuestro propio hogar.

Gracias Bourdain. Millones de gracias. Que Dios lo cubra con su manto de amor.

Lea también: Las travesías y polémicas del chef en Colombia

@VargasGalvis

(Visited 160 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Egresado de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de La Sabana. Hizo un curso de agencias de prensa en la Agencia Dpa, en Hamburgo (Alemania). Jefe de prensa y Director de Divulgación de Promec Televisión. Redactor de espectáculos, editor nocturno, redactor político, Jefe de Redacción y director de la Agencia Colombiana de Noticias Colprensa. Trabajó en la Casa Editorial El Tiempo como Editor de Actualidad, jefe de Redacción y Editor General del Periódico HOY. Fue Editor General del periódico Q'hubo de Cúcuta (Colombia). Twitter: @VargasGalvis

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

El día del debut de la Selección Colombia en el Mundial de(...)

2

De los masivos 323, y 626, a los actuales 3, 6, y(...)

3

Muchos emprendedores ven en Internet una gran posibilidad para dar a conocer(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. En estos momentos críticos que afronta la humanidad en todos los órdenes, es lamentable la desaparición de un hombre como Anthony Bourdain. Esa osadía de compartir con cualquier persona, en cualquier lugar del mundo un plato típico o una bebida, dejan el legado de un hombre sencillo que luchó por mejorar las relaciones sociales en todo lugar que visitó, a través de un elemento tan sensible como es la comida. En este convulsionado mundo hacen falta muchos Bourdain. Lástima que Anthony se fue muy temprano. Me agradó mucho su blog don Roberto

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar