Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Foto: Archivo de El Tiempo.

Foto: Archivo de El Tiempo.

Esa noche me quedé en casa de uno de mis mejores amigos, Óscar Cardona Márquez. Todavía éramos colegiales y me acomodé en unos sillones de la sala, ya para dormir. Eran esas épocas en las que un equipo de sonido era lo máximo. Y él lo tenía. Yo no. Y quería escucharlo. Y él, sin saberlo, me dijo muy amablemente, que si me dejaba algo de música. ¡Sí!, dije de inmediato. ¡Camilo Sesto!

Óscar tenía el casete, que para esa época era lo máximo en grabación, lo puso y se fue a su habitación. Yo me quedé allí, con los ojos más abiertos que nunca para no dormir, porque quería extasiarme con cada una de las tonadas de Camilo Sesto. Para esa fecha, ya era el ídolo de mi vida. Y me llenaba el alma con cada frase, con su voz, con esa pasión con la que cantaba, con ese amor y ese desamor, ese dolor y esa felicidad.

“Algo de mí, algo de mí, algo de mí, se va muriendo. Quiero vivir, quiero vivir, saber por qué, te vas amor… Te vas amor, pero te quedas, porque formas parte de mí….”, escuchaba extasiado cada vez que tenía la oportunidad, aunque yo no tenía novia, ni la había perdido, ni mucho menos formaba parte de mí.

Pero era eso que le pasa a uno de adolescente: uno se enamora del amor. Uno vive un mundo que le llena el corazón sin saber por qué. Y a mí me llenaba el amor y el desamor de Camilo Sesto, me extasiaban Nino Bravo, Raphael, Julio Iglesias, Miguel Bosé y tantos otros que supieron en su momento cómo llegar a las fibras más íntimas del corazón de los humanos, hasta que se hicieron ídolos por sí mismos.

Pero Camilo Sesto era el ídolo de los ídolos. El día después de que se fue a los brazos de Dios, vi una foto que publicó alguien en Twitter. A su derecha había alguien que le estaba entregando un premio por la mayor cantidad de discos vendidos. A la izquierda había un jovencito, flaquito, menudito, que creí que fuera su hijo, pero que después supe que era Miguel Bosé. Un hombre a quien Camilo Sesto le entregó muchas de sus composiciones para que se hiciera famoso.

Sesto parecía no querer la fama en un momento. Por eso le daba lo que producía a los demás. Pero el mundo habría de reconocerle su grandeza.

Un día llegó a Colombia. Su casa disquera me programó una entrevista con él en una suite del Hotel Tequendama. No podría ser mejor la vida. Iba a conocer al ídolo de mi vida y le iba a poder preguntar lo que se me ocurriera.

Llegó el día. Entré a la suite y nos sentamos con los promotores de la casa disquera en una salita. Había una puerta al frente. Sabía que por ahí debía salir. Esperamos un tiempo y yo no perdía la mirada de aquella puerta. De pronto se abrió. Salió de allí Camilo Sesto. Yo quedé estupefacto. No pude musitar palabra. Lo vi, cerré mis ojos, los abrí y lo volví a ver.

Lo que me estaba pasando no era lo de un fan. Era lo de un hombre decepcionado. Lo vi, con su pelo largo, pero extremadamente maquillado, y pensé que así no lo había imaginado jamás.

No me pregunten qué le pregunté, ni qué escribí después. No lo sé. El hecho es que en ese momento, el ídolo de mi vida, me parecía que ya no era el mismo.

Salimos de la suite y los promotores de la casa disquera no disimularon, sino que me dijeron ¿Qué le pasó? Los tenía acostumbrados a sorprender a los artistas con peguntas distintas. Pero ese día, fui un fracaso.

No supe qué responderles. Pero igual, me aseguraron las entradas para el concierto de esa noche. Y fue allí cuando entendí. Todo era parte del perfomance. Había un inmenso globo, que se abrió de lado a lado y del cual salió Camilo Sesto, igual que lo había visto en la suite. Y apenas dio su primera melodía, supe que estaba ante el ídolo de mi vida.

Esa noche lloré, lo confieso. Lloré de emoción. Estaba ante el más grande de los grandes y escuchando lo que yo quería.

El sábado pasado me enteré de que Camilo Sesto se fue a los brazos de Dios. Me dio duro. Y hoy, con el alma entera, le doy gracias y le digo que por él conocí el amor, que por él mi adolescencia sigue intacta en mi imaginación, que por él lloré sin saber por qué, soñé, viví, canté y llené mi alma de amor.

Gracias Camilo. Gracias. Fuiste el más grande y tuviste la humildad para que otros vivieran tus sueños. Les diste a grandes de la canción el impulso que necesitaban para ser grandes. Nos haces soñar, aún desde el cielo, y nos haces entender que hay una palabra que debemos clavar en el alma y es ‘amor’.

(Visited 7.954 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Egresado de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de La Sabana. Hizo un curso de agencias de prensa en la Agencia Dpa, en Hamburgo (Alemania). Jefe de prensa y Director de Divulgación de Promec Televisión. Redactor de espectáculos, editor nocturno, redactor político, Jefe de Redacción y director de la Agencia Colombiana de Noticias Colprensa. Trabajó en la Casa Editorial El Tiempo como Editor de Actualidad, jefe de Redacción y Editor General del Periódico HOY. Fue Editor General del periódico Q'hubo de Cúcuta (Colombia). Twitter: @VargasGalvis

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Una de mis grandes sorpresas y fuente de felicidad durante estas(...)

2

Colombia viajará por todo el país durante la primera fase de la(...)

3

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

7 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. «Hoy ha sido como ayer, mañana como hoy si no te vuelvo a ver…», «Tú que robaste mi silencio, que fuiste el amo de mis sueños, y tu calor mi compañero…», «Si vas buscando amor por otros caminos acuérdate de mí, soy tu mejor amigo…», «Yo quiero enterrar mi tiempo viejo y alimentar el que viene a mi encuentro…», «Ninguna otra mujer me ha dado tanto, tanto…», «Tus palabras de amor caen al vacío y tus besos de fuego me dejan frío…», «Caminando bajo la lluvia en un día gris imaginando como ser y cómo hacerte muy feliz, así soy yo…», «Me he disfrazado de bufón para reírme de mi mismo…», y muchas, muchas más letras hacen parte de nosotros…

  2. Un relato con el que nos identificamos muchos de los que fuimos y seguimos siendo fans de Camilo Sesto. Unas melodías que nos llenaron de alegrías y nostalgias a todos los que crecimos en esas épocas. Un legado extraordinario de buena música nos deja. Buena viaje Camilo

  3. Amigo le confieso que me ha emocionado leer este relato porque este enorme ídolo también lo fue de mi juventud y el impacto de medios no ha hecho justicia con su grandeza, pero bueno a lo que voy es que tengo 47 , o sea, supongo que eran tiempos distintos, mi juventud fue en los maravillosos 80 pero un día por accidente descubrimos el inmenso talento de este señor, adquirimos su discografia, entronice en sus tremendas composiciones e interpretaciones, para nosotros, con nuestros amigos era el mas grande, creo que lo sigue siendo, ademas, llamaba la atención a los demás ese gusto algo extemporáneo, pero resulta que el talento no tiene tiempo, es simplemente verdadero y punto, gracias por el articulo y aseguro que tomar unos tragos escuchando estos temas puede necesitar varias sesiones, saludos a todos!

  4. olfancalderon0516

    Si señor estoy de acuerdo contigo, esa si era música, música que llegaba a el alma, música que eran poemas llenos de vida y de amor, que pesar; ¿a que horas se acabo la música?, hoy no queda mas que alaridos y cantantes que son flor de un día.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar