Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Estábamos viendo en los noticieros cómo los vándalos destruían lo que encontraban a su paso, cómo en Cali se estaban entrando hasta en las casas para robar, cómo atacaban en muchos sitios sin que la policía o el Esmad los pudiera contener.

Eran pasadas las 7 de la noche del histórico 21 de noviembre de 2019. En ese momento al país le llegaban con dolor las noticias de los vándalos, después de haber visto durante todo el día un ejemplar comportamiento de cientos de miles de personas que en todo el país marcharon en paz, con cánticos, con bailes, con comparsas, con expresiones teatrales, con silenciosas expresiones de personas que se sentaron en el pavimento, vestidas de blanco, para expresar su insatisfacción, o con el andar en cámara lenta de un grupo de personas para decir que el arte estaba presente allí.

Y cuando estábamos viendo eso, por lo menos en Bogotá, empezamos a escuchar el sonar de las cacerolas a nuestro alrededor. No era en el televisor, era en nuestro barrio. Eran nuestros vecinos. ¡Eran cacerolas!

Alguien había llamado en redes sociales a hacer sonar las cacerolas. En principio se dijo que para rechazar a los violentos que estaban azotando varios sectores de la ciudad. ¡Perfecto! Pero los ciudadanos, los buenos ciudadanos, se encargaron de demostrar que sí iban al cacerolazo, pero para unirse, además, a la protesta que durante todo el día habían protagonizado estudiantes, campesinos, indígenas, personas de bien que no están de acuerdo con el rumbo que está tomando el país.

No alcanzaron a pasar minutos, cuando las cacerolas se empezaron a oír en el occidente, en el oriente, en el sur, en el norte.

Alguien empezó a hacer sonar su cacerola, o su olla, o su sartén. Nunca sabremos quién lo hizo primero. Pero lo que sí quedará escrito en la historia es que a esa cacerola siguió otra, y otra, y otra, y una más….

Cacerolazo en Bogotá (21 de noviembre de 2019). Foto: Néstor Gómez - EL TIEMPO

Cacerolazo en Bogotá (21 de noviembre de 2019). Foto: Néstor Gómez – EL TIEMPO

En principio, el sonido provenía de las ventanas, de las puertas de varias casas, pero después se empezó a trasladar a las calles. Y pasó lo que nadie había previsto: el abuelo, la abuela, el niño, el papá, la mamá, los primos, salieron a la calle, con la confianza de que estaban en su barrio y viendo que sus vecinos estaban haciendo lo mismo. Nadie les dijo que lo hicieran. Simplemente lo quisieron hacer.

Unos iban en pantaloneta, otros con ruanas, muchos, pero muchos, con ropas de casa o de dormir, lo que significa que fue un sentimiento sincero que los fue levantando de sus sillas, de sus camas, de sus comedores y los llevó a la calle a protestar.

Y allí, en la calle, se encontraron con los vecinos. Y esos vecinos con otros vecinos. Y se unieron en un solo cantar, como el de ‘Bella Ciao’ o, mejor aún, como el Himno Nacional., como ocurrió en Ciudad Alsacia.

Todos iban felices. Qué más hermoso que protestar felices. Como iban en familia, se la pasaron muy bien. Muchos de ellos, que se levantaron para hacer sonar su cacerola en la ventana y que luego decidieron salir a la calle, resultaron caminando hasta Corferias, para seguir expresando con alegría su descontento.

Pero ninguno de ellos, pienso yo, estaba consciente en ese momento de que con cada paso que daban, con cada acción, estaban escribiendo una página de la historia de Colombia, porque lo que pasó la noche del 21 de noviembre de 2019 en Colombia fue verdaderamente histórico. Nunca había pasado. Y ahora los libros de historia deberán decir que eso ocurrió ese jueves en el que el pueblo habló.

Quienes hicieron sonar sus cacerolas dejaron en segundo plano a los violentos y se volvieron protagonistas. La noticia, entonces, ya no eran las acciones vandálicas, como querían los violentos, sino la reacción de un pueblo que tomó las riendas de su futuro. Que tiene a Colombia en su corazón y en su alma y que decidió dejar la pasividad, para volverse protagonista de su propio futuro.

En adelante, la pregunta será: ¿Qué estabas haciendo el 21 de noviembre de 2019? Y todos tendrán una historia. Porque esta fecha quedó grabada en mármol, en la historia de Colombia y en el corazón de los colombianos.
Twitter: @VargasGalvis

(Visited 373 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Egresado de Comunicación Social y Periodismo de la Universidad de La Sabana. Hizo un curso de agencias de prensa en la Agencia Dpa, en Hamburgo (Alemania). Jefe de prensa y Director de Divulgación de Promec Televisión. Redactor de espectáculos, editor nocturno, redactor político, Jefe de Redacción y director de la Agencia Colombiana de Noticias Colprensa. Trabajó en la Casa Editorial El Tiempo como Editor de Actualidad, jefe de Redacción y Editor General del Periódico HOY. Fue Editor General del periódico Q'hubo de Cúcuta (Colombia). Twitter: @VargasGalvis

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

3

La elección presidencial estadounidense, que será el 3 de Noviembre de(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Porcentualmente, fracasó Petro y sus «motivados», y en los grupos de sinceros y motivados por Petro, estaban filtrados los «profesionales» en varias contravenciones criminales, para el «dueño» de este espacio fue algo histórico y transcendental, hubo menos gente que cuando el 5 a 0 con Argentina; Sin partidos políticos, fácil salimos 2 millones y con respeto, pero estamos cansados de ser idiotas útiles de politiqueros que hacen lo que sea pro patrimonio particular, así se maten los idiotas.

  2. y por ultimo ¿donde están las propuestas viables, lógicas y coherentes de la izquierda y de los promotores de ese circo, para que sus compinches y correligionarios del congreso las impulsen para solucionar alguno de los problemas del país.? todos sabemos que no existen, ¿porque? porque esta demostrado históricamente que la izquierda siempre es parte del problema, nunca de la solución. y que el comunismo se encarga de sembrar el caos para pescar en río revuelto.

  3. cuando me pregunten que estaba haciendo ese día voy a responder con orgullo, trabajando honradamente como lo hago todo los días. no sirviendo de idiota útil al comunismo ni destruyendo nada. y en vez de empuñar cacerolas lo que tengo en mi mano con mi familia es el santo rosario. lo mas irónico es que en esas marchas cada quien reivindicaba lo suyo. no había en una cuadra 10 personas que protestaran por lo mismo. ¿entonces?. los cobardes narcoterroristas encapuchados destruyendo lo que puedan porque no tienen argumentos ni cerebro para convencer a nadie pacificamente. los otros «pacíficos» bloqueando vías. y los de las cacerolas, bobitos, ingenuos, estultos y sobre todo ignorantes haciendo contaminación auditiva sin ton ni son para pasar el rato. porque cuando les preguntaban que porque protestaban no hilaban dos frases coherentes seguidas.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar