Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

Venga le cuento

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En Bogotá suben de manera gigantesca el número de motos que tienen con un verdadero dolor de cabeza a las autoridades, a los conductores de vehículos particulares, a los de servicio público y a los peatones. De acuerdo con datos del Registro Único Nacional de Tránsito,(...)

Continuar leyendo

Solo hasta que hice un curso de emprendimiento por Internet me di cuenta de que uno es, definitivamente, un absoluto desorden. Uno tiene papeles en cada cajón, guarda otros en un archivador, esparce las cosas sobre el escritorio o la mesa, empieza a hacer una cosa y termina(...)

Continuar leyendo

Si una persona hace una compra con tarjeta de crédito por un millón de pesos y la difiere a 12 meses, a una tasa de interés mensual de 2,19 por ciento mensual, podría quedar pagando cuotas de 95.666 pesos y al final del crédito terminar pagando 1’147.992 pesos. Es decir(...)

Continuar leyendo

Señor Hugo Ospina: Le cuento que un día varias personas hacíamos fila para coger taxi y llegó uno. La primera persona en la fila se subió y vimos cómo la bajó el conductor. Uno de los que iba atrás aprovechó, le dijo al conductor para dónde iba y este lo dejó subir.(...)

Continuar leyendo

Mientras en el Congreso de la República miembros de Cambio Radical y del Centro Democrático hacían lo posible para ponerle palos en las ruedas a la Justicia Especial para la Paz, a 295 kilómetros de allí, en el caluroso municipio de Uribe, Meta, estaba empezando a cambiar la(...)

Continuar leyendo

Le calculo unos 40 años. Era un hombre de mediana estatura, vestido de jean y camisa deportiva, sentado en medio de unos 40 colombianos con caras largas, en una interminable fila aguardando que llegara un taxi a recogerlos en el sótano del centro comercial Gran Estación. Él(...)

Continuar leyendo

Allí estaba ella, llorando, aferrada a su carreta sobre la cual tenía una vitrina con empanadas y pasteles y al lado una gran cubeta llena de avena. La rodeaban dos policías y varios curiosos. Un hombre, con uniforme de una empresa de entrega de correspondencia, le manoteaba y(...)

Continuar leyendo