Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

Venga le cuento

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Alan Felipe alcanzó a dar cerca de 40 pasos, desde el sitio en donde los tenían hasta la puerta del helicóptero que traía de regreso a la vida a su padre, Alan Jara. El último tramo lo hizo corriendo. Abrió los brazos ya casi en la puerta del aparato, desde donde se le(...)

Continuar leyendo

Iba con mi esposa por la Avenida Boyacá cuando nos pasó un policía de tránsito en moto. Para ese momento el alcalde ya había soltado semejante baldado de agua fría sobre los bogotanos: el del pico y placa. Y también había anunciado restricciones para las motos en los(...)

Continuar leyendo

Caminábamos por la carrera séptima de Bogotá y subimos por una de esas calles a buscar el parqueadero cuando vi dentro de un almacén varias pilas de cuadernos. ¿A cómo son?, pregunté. Me respondió uno de los dos hombres que estaba sentado en la puerta, casi sin moverse, y(...)

Continuar leyendo

Empecé a sospechar que el viaje no iba a ser del todo confortable cuando apenas entramos a una buseta de la Flota San Vicente, a las 4:50 de la tarde del 24 de diciembre, encontramos que no estaban desocupadas las cuatro sillas por las que habíamos pagado. No estaban numeradas,(...)

Continuar leyendo

Estábamos almorzando en una salita de El Tiempo con el entonces candidato a la alcaldía Samuel Moreno. De manera informal. Queríamos era darnos una idea general sobre la preparación del candidato para manejar la ciudad. Cuando terminamos el almuerzo me quedé más que(...)

Continuar leyendo

Me desperté en uno de esos días en los que uno cree que puede conquistar el mundo, que todo es posible, que hay que hacer muchas cosas, que el tiempo no alcanza y que hay que hacerlo todo ya. Y me desperté con ganas de arreglar todo para Navidad. Ese día tomé el directorio(...)

Continuar leyendo

Se llamaba Diosa. Tenía unas cobijitas y unos muy poquitos corotos que guardaba en el antejardín del teatro La Baranda, en donde dormía luego de que murió el fundador del teatro. Ese día ella quedó en la calle. Era la que le ayudaba con los oficios. Había llegado hacía(...)

Continuar leyendo

“No es el dolor físico el que me detiene, ni las cadenas en mi cuello lo que me atormenta, sino la agonía mental, la maldad del malo y la indiferencia del bueno, como si no valiésemos, como si no existiésemos”. La desgarradora frase es del coronel Luis Mendieta,(...)

Continuar leyendo

Cuando abrieron las puertas del salón del Consejo de Ministros, en la Casa de Nariño, mi esposa corrió a sentarse justo en la cabecera de la mesa, en una de esas poltronas que parecen llamadas más para el relax, que para el arduo trabajo que tienen que soportar allí(...)

Continuar leyendo

Perder millones de pesos en manos de un estafador, en muchos casos los ahorros de una vida, o el producto de la venta de apartamentos, casas, carros, no es nada fácil. Y no se le puede pedir a una persona, en este estado, que guarde la calma. ¿Cuál calma, si es que está en(...)

Continuar leyendo