Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Siempre me han gustado las Mezquitas. Desde pequeño, cuando caminaba frente a la Mezquita de San Andrés, intentaba mirar disimuladamente al interior del edificio, como si de un sitio prohibido se tratara. Volví a tener la misma sensación, la de estar en un lugar prohibido, cuando visité la Mezquita del Imam Reza, en Mashad, Irán.

DSC05872 (600x800)Mashad significa “sitio del martirio” y es allí donde millones de musulmanes chiitas vienen a conmemorar el asesinato del octavo Imam, algo así como su octavo Papa, el Imam Reza. Por su importancia dentro de la fe chiita (una de las dos principales ramas del islam), este inmenso mausoleo es uno de los lugares más sagrados del mundo islámico; es además una de las grandes maravillas de la arquitectura mundial.
La entrada al recinto está estrictamente restringida a musulmanes y si bien los extranjeros son tolerados en los patios exteriores, ingresar a los recintos interiores, los más sagrados, está absolutamente prohibido. Por esto, no son muchos los viajeros occidentales que visitan Mashad. Ir hasta este apartado rincón de Irán, cerca de la frontera con Afganistán y Turkmenistán, es una gran apuesta porque se corre el riesgo de viajar más de doce horas en tren simplemente para ser devuelto a la entrada. Aun así me arriesgué, y para intentar pasar desapercibido – o por iraní –, traté de adoptar su apariencia: me afeité, me puse mis mejores pantalones, una camisa de manga larga, y entré como Pedro por su casa; la pequeña cámara de fotos iba debidamente escondida en un sitio donde ni el más eficaz de los cacheos la iba a encontrar.

DSC05938 (800x600)El haram, o el conjunto de templos, es como una pequeña ciudad amurallada dentro de otra ciudad. Una fortaleza de mezquitas, templos, salas de oración, bibliotecas, museos, salones de lectura y madrazas (escuelas coránicas). Ya desde la distancia podía ver sus grandes cúpulas doradas y espigados minaretes cubiertos por piedras verdes y azules que cambian de tonos cuando a medida que eran golpeados por el intenso sol iraní; al interior me encontré con inmensos patios, todos recubiertos por incontables alfombras persas extendidas en el suelo, como un gran jardín rojo y negro, para que miles de fieles pudieran hacer sus oraciones.

DSC05918 (600x800)

Las puertas que dividen los patios exteriores de los salones interiores están recubiertas por láminas de oro, una anticipación al extremo lujo que vería en los recintos más sagrados.
Cruzar esas grandes puertas de oro es ingresar a otro mundo, al mundo sagrado de los peregrinos, de la devoción y del fervor religioso; para mí era entrar a un mundo prohibido para los no-musulmanes, los infieles; en ese mundo, rodeado de fervientes creyentes que no verían con muy buenos ojos que un turista estuviera allí, los guardias encargados de velar por el orden, la limpieza y la buena conducta de los visitantes se convirtieron en amenazantes policías. Tenía un temor constante a que alguien me hablara en farsi – la lengua iraní –, que yo no pudiera responder y me sacaran a patadas del lugar. Trataba de pasar desapercibido mientras visitaba todas las estancias y absorbía toda la experiencia. Me sentaba a escuchar los largos sermones de los mulás, así no entendiera nada; a ver a la gente orar, leer, o simplemente descansar.

DSC05860 (600x800)
En ese mundo es fácil olvidarse de que se está en un templo y comencé a pensar que estaba en un gran palacio: las paredes, los techos y las columnas están todas recubiertas por millones de brillantes cristales que dan la sensación de estar al interior de un diamante gigante. Todos los salones están divididos por mitades, una para hombres y otra para mujeres y niños. La mayoría de mujeres van estrictamente ataviadas con el shador, ese largo vestido negro que las cubre de pies a cabeza y que le dan a la atmósfera un carácter aún más estricto y puritano.

Y en el centro, en el corazón de todo, el zarih, el “templo sagrado”, una gran arca de oro donde reposa el cuerpo del Imam. Los peregrinos, que se pelean para tocarla y besarla, aún lloran frenéticamente la muerte del hombre-santo como si hubiera sido ayer y no hace más de mil años. A medida que atraviesan salones, arcos y corredores y se acercan al zarih, la pasión se vuelve más intensa, los sentimientos afloran, el dolor emerge y las lágrimas brotan. Es un eterno y emotivo funeral, con muestras eufóricas de duelo, rabia e impotencia por el asesinato del Imam. Ser testigo del fervor, la fe y la pasión de esos peregrinos es una experiencia verdaderamente sobrecogedora.

DSC05933 (600x800)

DSC05924 (600x800)

DSC05896 (600x800)

DSC05882 (800x600)

DSC05865 (800x600)

(Visited 359 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Co-fundador Allegra Travels (www.allegratravels.com). Historiador y Politólogo. Máster en Relaciones Internacionales. Viajero incansable.

Más posts de este Blog

  • Mundo

    EL VERDADERO SHANGRI-LA

    Shangri-La es una palabra tibetana que traduce algo así como “paraíso terrenal”, y en algunas regiones de Asia parece(...)

  • Sin categoría

    MONTE ATHOS: La montaña sagrada

    La primera vez que fui a Grecia me hablaron del Monte Athos. “Es una región sagrada, a donde no(...)

  • Mundo

    MALLORCA: entre la calidad y la cantidad

    Hace un par de días llegué de un corto viaje a la isla de Mallorca, España. Era mi primera(...)

  • Mundo

    MASHAD: La mezquita del martirio

    Siempre me han gustado las Mezquitas. Desde pequeño, cuando caminaba frente a la Mezquita de San Andrés, intentaba mirar(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Este horóscopo se basa en las 30 cartas del oráculo “Ángeles(...)

3

"En todas las empresas se necesita un psicólogo" eso me dijeron(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar