Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En Twitter: @viajaliviano

El avión comienza a descender sobre la Ciudad de México: por favor apagar los equipos electrónicos, enderezar el asiento, asegurar la mesa, ajustar el cinturón de seguridad, mantener la ventanilla abierta. Esta vez la rutina se siente diferente, abajo las luces de la ciudad no son –por primera vez– las luces de una ciudad ajena, son las luces de mi nuevo hogar.

Llegué al DF en noviembre del 2012. Dos maletas y un gran perro. Ese día comenzamos a vivir en la capital mexicana. Una ciudad con casi 9 millones de personas (29 millones si se toma toda la zona metropolitana) en la que amaneció rápidamente mientras recorríamos el trayecto entre el aeropuerto y Rincón del Bosque. Afuera, los chilangos caminaban apresurados, con las manos en los bolsillos, sin percatarse de mí, mientras yo intentaba asimilar todos los detalles en cada uno de ellos.

Ha pasado un año desde entonces. La vida de expatriado comienza como el primer día de escuela: descubriendo lentamente rincones, desenvolviendo lugares, abriéndose a nuevas rutinas, aprendiendo palabras, admirando colores… lentamente todo se asienta y empezamos a notar las cosas que son diferentes, lo que realmente no nos gusta, lo que no se consigue en ningún lado, las pequeñas grandes diferencias que nos marcan como extranjeros. Pasa el tiempo y ya no somos los mismos, decimos coche en lugar de carro, desayunamos tortillas, llamamos poli al vigilante del edificio y nos tomamos el tequila a traguitos y no de un solo sorbo.

Regresamos a Bogotá por unos días y parece que no encajamos. Se almuerza temprano, todo el mundo pita, no hay Cholula en las mesas de los restaurantes, es imposible conseguir un taxi, llueve por montones, los amigos están ocupados y ya cerraron nuestro restaurante favorito de la esquina. Estamos en México y nos hace falta una buena panadería, saber más o menos dónde queda todo, ¡los días festivos!, abrazar a los amigos en su cumpleaños, los atardeceres bogotanos, las montañas y en especial la familia.

Cuando nos fuimos de Colombia, hubo muchos motivos racionales para tomar la decisión. Sin embargo, la vida de expatriado está lleno especialmente de sentimientos, de sensaciones encontradas en las que el antiguo hogar ya no es el que recordamos, en las que el nuevo hogar siempre parece incompleto. Algunos dicen que hay un momento del no retorno, en el que ya nos volvemos más de aquí que de allá, pero por ahora, un año después, la vida sería perfecta si pudiéramos tener lo que ahora amamos de México en medio de una calle bogotana –o viceversa–

México DF

Te invitamos a leer nuestras entradas anteriores:

Y a leer muchas crónicas más en viajaliviano.com

(Visited 64 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Somos Alexandra y David, una pareja de colombianos viajeros, en 2017 haremos nuestro segundo viaje alrededor del mundo. Cada día aprendemos que en la vida hay que viajar livianos, liberándonos de las cadenas que nos impone la vida moderna, buscando tener menos equipaje, desapegándonos de los resultados y viviendo realmente el presente. Viajar es nuestra gran pasión y tenemos la fortuna de viajar juntos desde 1998. Hemos recorrido real o imaginariamente muchos lugares de Colombia y del mundo. Aquí les compartimos nuestras historias, consejos, tips o las anécdotas que hacen que los viajes sean maravillosas experiencias colectivas. Nuestro propósito es que muchos otros se aventuren en esos caminos que, al final, son un viaje al interior de uno mismo. Síguenos en viajaliviano.com @viajaliviano

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Realicen este experimento con bicarbonato para bajar el abdomen. Ayuda a determinar si(...)

2

Teólogo Fabián Salazar Guerrero. Director Fundación INTERFE.   La espiritualidad es un(...)

3

Cuando se habla del Big Data, se hace referencia a los datos(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar