Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Muchos acercamientos científicos, desde áreas como educación y pedagogía, se han centrado en determinar la razón por la cual los estudiantes fallan en las evaluaciones. A partir de esos hallazgos, abundan estudios orientados a identificar las técnicas de aprendizaje más exitosas, pero pocos que cuestionen la naturaleza misma de las evaluaciones.

Desde mi punto de vista, mientras la evaluación siga insistiendo en determinar numéricamente el resultado de una competencia específica en un test de una hora, van a presentarse altos índices de fracaso académico. La evaluación tradicional valida una dinámica en la que se obliga al estudiante a prepararse para una prueba bajo presión, cuando lo que debería hacer es brindarle herramientas para que fortalezca sus conocimientos y demuestre sus avances y logros alcanzados.

Una razón de peso para revisar a fondo las evaluaciones tradicionales, tiene que ver con los resultados de un estudio realizado en 2013, donde se demuestra que técnicas de aprendizaje como memorizar información, re-leer textos, hacer resúmenes o subrayar, tienen una efectividad muy baja. Entre otras cosas, porque se encuentra que al poco tiempo de haber memorizado la información, esta se desaparece (Dunlosky y otros, 2013).

No sorprenden estos resultados, porque como estudiantes, no somos ajenos a la experiencia de pasar largas horas revisando apuntes, re leyendo textos y haciendo fichas para cumplir con el compromiso de obtener una calificación positiva en un examen y posteriormente no tener ni recordar lo que realmente es trascendental. Pareciera que, en lugar de asistir a un escenario de aprendizaje, las evaluaciones son como una especie de simulacro; una obra de teatro en la que memorizamos información, la exponemos por unos minutos ante una audiencia y cuando esta pantomima acaba, todo vuelve a la normalidad.

La evaluación tradicional es un ejercicio de intimidación que define la relación entre el maestro y sus estudiantes; es una situación de presión, de estrés, en la que entran en juego muchas subjetividades y de la que, desafortunadamente, depende el futuro de una persona. Es trágico que la evaluación tenga tanto peso sobre la vida de un estudiante y que se haga en condiciones que no favorecen la visibilidad de sus capacidades y competencias y peor aún, llevando en algunos casos a prácticas corruptas.

No podemos olvidar, que atados a un diseño curricular muy rígido, los docentes no tienen mucha libertad para desafiar esas estrategias tradicionales de evaluación. Un modelo más respetuoso con las habilidades del estudiante y sus conocimientos, sería uno que dé cuenta de su progreso, que le notifique de sus aciertos y errores y que lo haga un participante activo del proceso de aprendizaje.

El crecimiento de los programas de educación virtual, que se basan en la autonomía del estudiante, son a mi modo de ver, un reto especial para las evaluaciones y una oportunidad muy valiosa para cambiar esa dependencia tan dañina que tenemos sobre las mismas.

@FDavilaL

Fernando Dávila Ladrón De Guevara

Rector Institución Universitaria Politécnico Grancolombiano

(Visited 854 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Rector de @Poligran. Comprometido con la transformación social y el acceso a la educación superior de calidad. Entusiasta de la innovación y el e-learning.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa y(...)

2

Aunque un poco más lento, si es posible adelgazar tomando pastillas anticonceptivas.(...)

3

Francia ganó el Mundial de Fútbol hace un par de días. Julio(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar