Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Alvaro Rodriguez. Foto: Politécnico GrancolombianoPor Álvaro Rodríguez Hernández*

Los dedos se movían rápidamente sobre la pantalla táctil de un teléfono inteligente, grupos de personas se preguntaban entre ellos qué estaba pasando y las redes sociales comenzaban a registrar los reportes de sus usuarios con respecto a la debacle, la catástrofe, el tan siempre mentado fin del mundo.

Sin explicación conocida hasta el momento de escribir esta entrada, las redes sociales Facebook e Instagram, más el servicio de mensajería instantánea WhatsApp, sufrieron la caída más larga de su historia. Fueron más 14 horas en donde usuarios instalaban y desinstalaban aplicaciones, verificaban su conexión a internet y buscaban explicación en la red.

El fallo fue mundial, millones de usuarios se vieron afectados y la vida laboral y personal rompió su flujo de comunicación e hiperconexión. Otras aplicaciones se vieron beneficiadas porque llegaron como la salvación caída de la nube para mantener el nuevo modelo de comunicación permanente impuesto por las tecnologías de la información y la comunicación

En Colombia, Facebook ha superado los 20 millones de usuarios. El volumen de personas convierte a la red en un escenario de negocio y en un ambiente que ya hace parte de la vida personal. Además del elemento comercial, las interacciones cotidianas y la facilidad de llegar a un mayor número de ‘amigos’ con una sola publicación genera una extensión del diario vivir en la esfera de la virtualidad.

Como lo expresó el filósofo Zygmunt Bauman: “La vida social ya se ha transformado en una vida electrónica o cibervida”. De igual manera, los diferentes aspectos del existir humano están relacionados de manera directa con la tecnología y la nube. Es decir, estamos en la era primitiva del cíborg.

La demencia digital

Ahora, el simulacro del fin del mundo se da cuando el habitat de esa cibervida se cae. La novia cibercontroladora, el exnovio stalker, el ciberjefe con una nueva instrucción cada 25 segundos y una nueva idea brillante y el cibercómico que asume que al otro lado de la pantalla todo es risa ante sus publicaciones y mensajes, estos, entre otros personajes que usted debe conocer o ser alguno de ellos, entran en pánico al perder su ecosistema.

Precisamente son esas pantallas en donde ahora vemos pasar la vida, seres humanos multipantalla que se exponen a la demencia digital. Este termino de demencia digital nace de estudios de científicos coreanos, ellos lo utilizan para hablar de la disminución de las capacidades cognitivas, dicho deterioro se le atribuye al uso excesivo de artefactos tecnológicos, especialmente computadoras, tabletas y teléfonos inteligentes.

El estudio realizado por los científicos del Balance Centre de Seúl afirma que los seres humanos ven afectada su concentración, memoria y pueden presentar demencia temprana, esa es la trilogía que encierra la llamada demencia digital.

No hay una seguridad de que la era digital no falle y tengamos que volver a los antiguos usos de la cotidianidad, el problema es que ya no se sabe trabajar con las herramientas que se tenían antes, el pensamiento es diferente y las capacidades son otras. El perder las tecnologías de la información y la comunicación sería el fin de este mundo, como se vive hoy, para desaprender y generar una nueva trasformación.

Es improbable que esto pase, pero es muy curioso que los comentarios que las personas jóvenes estaban divididos, algunos decían que era un caos total, prácticamente la vida había acabado, otros se dieron cuenta de su entorno y no lo tomaron tan mal. Ahora ¿cómo le fue a usted en este simulacro del fin del mundo?

 

* Docente de la Escuela de Comunicación y Gestión de la Información. Director de PoliRadio, PoliDeportes y Sala Contacto del Politécnico Grancolombiano. 

(Visited 831 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Voces de la Academia es un espacio comprometido con la transformación social y el acceso a la educación superior de calidad.

Más posts de este Blog

  • Opinión

    FaceApp, espejitos por riqueza

    Por Álvaro Rodríguez Hernández Lo que nos contaban en las clases de historia del colegio vuelve a suceder, pero(...)

  • Opinión

    El Ave Fenix de las emociones en los líderes millennials

    Ernesto Fabian Sampayo Oliveros, visionario millenial Docente de las materias “Habilidades Gerenciales” y “Pensamiento Estratégico y Prospectiva” de las(...)

  • Economía

    El tiempo y la economía

     Sebastián Chacón Marín  Director Escuela de Negocios y Desarrollo Internacional  del Politécnico Grancolombiano Toda operación económica posee como variable indispensable(...)

  • Colombia

    La indiferencia

    Gabriel Clavijo Martín Docente de la Escuela Sociedad, Cultura y Creatividad, Programa de Derecho. Facultad Ciencia Política del Politécnico(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Por: Sebastián Zapata Callejas Ad portas de acabarse el primer año(...)

2

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

3

Por: Lucía Ramírez Bolívar* La experiencia de las personas con enfermedades(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar