Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Profesor Álvaro RodríguezÁlvaro Rodríguez Hernández. Docente de la Escuela de Comunicación y Gestión de la Información.

Director de PoliRadio, PoliDeportes y Sala Contacto del Politécnico Grancolombiano.

Al leer las noticias y ver lo que pasa en el mundo, al ver las intervenciones de las personas en las redes sociales y al observar las relaciones interpersonales cotidianas, se evidencian una serie de síntomas de lo que vamos a catalogar como la enfermedad del odio.

Ataques terroristas, masacres y actos violentos; publicaciones agresivas, difamatorias y hasta amenazas en redes sociales; actos discriminatorios, abusos de poder e injusticias son los síntomas de esa enfermedad que la Real Academia Española ha definido como: “Antipatía y aversión hacia algo o hacia alguien cuyo mal se desea”.

Uno de esos síntomas, las masacres, han sido catalogadas por la Organización de Naciones Unidas como crímenes de odio. Esto llevó a que el Secretario General de la ONU, António Guterres, se pronunciara al respecto: “tenemos que tratar el discurso de odio como tratamos cualquier acto de maldad: condenándolo, negándonos a amplificarlo, contrarrestándolo con la verdad y motivando a los perpetradores a cambiar su actitud”.

Manifestaciones de la enfermedad del odio

La primera manifestación es la misandria. Ese odio o aversión hacia los hombres se da en diferentes escenarios y se manifiesta desde la discriminación, pasando por la humillación, hasta llegar a la agresión o el homicidio. De la misma manera, una segunda manifestación es el odio hacia las mujeres el cual se denomina como misoginia y también  puede desencadenar hasta el feminicidio.

Abordemos una tercera manifestación, el odio hacia la homosexualidad o las personas homosexuales, la homofobia, esto ha generado la violación constante de los derechos de la comunidad LGBTI, incluyendo el derecho a la vida. También hay un naciente odio a la heterosexualidad, lo cual consideraremos como la cuarta manifestación.

A estas cuatro manifestaciones se suman los odios que surgen desde la religión, la política, las clases sociales, los gustos deportivos, las nacionalidades y, muy seguramente, usted puede enumerar otros tópicos que generan esta enfermedad del odio en la sociedad, una enfermedad moral que culmina generando tragedias.

Hoy es necesario formar a nuestros niños y niñas en resiliencia, tolerancia, y fomentar en ellos la comprensión y el perdón. Actuar en justicia y enseñarles a obrar siempre desde el amor. Debemos enseñarles qué es el amor y fortalecer su inteligencia emocional, pero recordemos que la mejor manera de enseñar es desde el ejemplo, así que lo primero que debemos hacer es que nosotros, los adultos, cambiemos y demos ejemplo.

La familia y la escuela tienen una responsabilidad ineludible, una responsabilidad que se refleja en la renombrada frase de Pitágoras: “Educad al niño y no será necesario castigar al hombre”. Erradicar la enfermedad del odio es un compromiso de cada uno de nosotros, y aquellos que insistan en actuar desde el odio, tendrán que someterse a la justicia y a la sociedad, aceptando su error, pidiendo perdón y reparando el daño que perpetren.

 

(Visited 1.289 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Voces de la Academia es un espacio comprometido con la transformación social y el acceso a la educación superior de calidad.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La elección presidencial estadounidense, que será el 3 de Noviembre de(...)

2

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar