Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Quién no quiere tener buena casa, buen carro, poder viajar, comprar una finca y enviar a los hijos a los mejores colegios y universidades. Todos deseamos que ellos no sufran las mismas carencias de sus padres.

Con el metro pasa lo mismo. ¿Quién no quiere metro? Nos codea con las ciudades importantes del mundo, nos da cierto aire de desarrollo, vuelve a la ciudad más atractiva para la inversión, ya no tendremos que ver el metro en ‘Sex and the City’ y ayudará a mejorar la movilidad.

Sin embargo, esta semana la propuesta del metro del alcalde Moreno tuvo momentos de vértigo. Hasta el viernes estaba más hundido que la vía por donde piensa pasar. Ahora, se espera un acuerdo con la Nación que, si se concreta, muchos respirarán aliviados en tanto que a otros les entrará la angustia del padre que sabe que la buena casa, el buen carro y las buenas vacaciones hay que pagarlos y que por más que estire el sueldo, se verá a gatas.

Que los bogotanos votaron por el metro, sí; que llevamos 60 años discutiendo lo mismo, es verdad; que la empresa que proyectó el trazado es de las más serias, por supuesto; que solucionar la movilidad en la ciudad no da espera, ciertísimo. Pero también lo es que una megaobra de esta envergadura no se puede edificar sobre los cimientos de la duda. Lo dijo el experto chileno que participó esta semana en un foro de movilidad, Clemente Pérez: lo que se ha calculado pagar por kilómetro de metro en Bogotá es muy caro (87 millones de dólares); hay que evitar sobrecostos (recordar calle 116 y troncal de la 26) y se deben ajustar los cálculos: en Chile tardaron 4 años en construir 19 kms. y aquí se está hablando de 8 años para la primera línea (24 kms.). Dudas.

Ahora bien, al margen de los intereses económicos o políticos que se mueven detrás de este proyecto, bien vale la pena darles una mirada a las arcas de la ciudad para evitar eso: más dudas. Veamos. Bogotá recauda 4,5 billones de pesos al año en impuestos. El 50 por ciento proviene de industria y comercio (ICA), un monto cada vez más difícil de sostener como quiera que muchas empresas han migrado hacia municipios vecinos que no cobran tributos o ponen menos trabas. Por este concepto, la ciudad deja de percibir entre 100 y 200 mil millones de pesos al año.

Segundo, la crisis de la salud está golpeando las finanzas de la ciudad. Los hospitales públicos ya no generan superávit, al contrario, se han convertido en un barril sin fondo. Su presupuesto de funcionamiento pasó de 450 mil millones de pesos en 2005 a 1,6 billones este año.

Tercero, las primeras cuentas del Sistema Integrado de Transporte indican que demandará gastos a futuro estimados en 300 mil millones de pesos para cumplirles a los transportadores con la renta fija mensual acordada en la licitación a 25 años. Esos son otros 2,5 billones de pesos.

Todo esto sin contar con otros gastos propios de la Administración: sobrecostos, burocracia, gratuidad, etc. La pregunta es simple: si cada vez más empresas se van de la ciudad -en dos años lo hicieron Bavaria, Corona, Telmex, Siemens, Oxígeno y la industria de colchones, entre otras-; si hay que seguir desembolsillando para pagar la ineficiencia de entidades públicas; si cada obra que contrata el IDU resulta costando el doble; si la economía en el resto del país crece mientras la de Bogotá se estanca, ¿valdrá la pena endeudarse más? Eso sin mencionar el estudio de la Universidad de los Andes que advierte que se necesitan 2,8 billones de pesos al año para recuperar la malla vial y 1,9 billones para mantenerla.

No es necedad, entonces, que los bogotanos pidan cuentas claras en el tema metro para quedar tranquilos, porque en el fondo es su futuro el que se está empeñando. Y para  esto, no se necesita ser experto.

erncor@eltiempo.com.co

(Visited 65 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Soy periodista desde hace más de 15 años. He militado en radio, televisión y prensa escrita. Fui reportero político, hice parte de los inicios del canal local Citytv y desde hace casi dos lustros me he obsesionado por el tema urbano. La ciudad es mi mundo, es lo que me mueve. En muy pocos años todos habitaremos en una ciudad, grande o pequeña, y mi único interés es advertir de los retos que se nos vienen encima y de cómo podemos afrontarlos, además de disfrutar de ese caos que llamamos urbe y que nos inspira toda suerte de sentimientos

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

2

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

3

El primer día de tomar 15 mg de Acxion para adelgazar(...)

5 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. yo veo el video de la presentacion del metro de bogota y me surge una duda: cual va a ser el ancho de los vagones? sera de 3 metros como medellin, o de 2,20? por favor señor periodista investigue y resuelvanos esa duda….

  2. Claro, los proyectos ambiciosos de infraestructura cuestan mucha plata y generan muchas dudas. Eso es obvio. El problema es que Bogotá necesita el metro. El metro no es un buen carro o unas vacaciones. El metro es una necesidad para una ciudad cuya movilidad colapsó hace mucho tiempo. El señor Cortés me hizo acordar de Belisario, cuando decidió que Colombia no debía hacer un mundial de fútbol porque era muy difícil y había que hacer hospitales. Conclusión: no hubo mundial, no hubo inversiones y nunca vimos los maravillosos hospitales. Evolucionemos un poco. Qué bueno sería pasar del subdesarrollo mental a pensar en grande.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar