Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Gente caminando en el monte con el Ejército.

Caminata con una brigada móvil del Ejército en el Caquetá.

El 6 de diciembre de 1998 la guerrilla se llevó a mi padre en una ‘pesca milagrosa’ en la carretera entre Andalucía y Tuluá, en el Valle del Cauca. ¿Pero si el Comando Central de la Policía queda a cinco minutos?, decía la gente. Sí, la Policía de Tuluá no estaba a más de cinco minutos en carro. Tal vez menos. Los primeros vehículos en caer fueron detenidos por la amenaza de las armas, y los últimos porque simplemente no veían lo que pasaba metros más adelante. Mi padre era uno de estos. Desprevenido se preguntaba con el amigo que lo acompañaba qué estaba pasando, pero sin previo aviso un guerrillero se acercó, bajó al amigo y le dijo: “el del sombrero se queda”. Ese fue el pecado de mi padre, el sombrero, que fue tal vez la única herencia que dejó mi abuelo: la costumbre de salir con sombrero hasta para comprar un pan. Supongo yo que la guerrilla pensó que se llevaba a un ganadero, pero se llevaron a un arquitecto independiente, con carro y todo.

Yo tenía 19 años recién cumplidos y era consciente de lo que le estaba pasando a mi familia, pero ante la noticia trataba de abstraerme, porque me parecía una situación salida de toda lógica, me costaba digerirla y ni siquiera sabía lo que había que hacer. Mi mamá lidió con todo, como siempre. Pero ignorar que se está inmerso en un problema de este calado es imposible, y menos si estás presente cuando llaman los secuestradores. Tengo fresca la imagen de un policía dándole instrucciones a mi mamá mientras hablaba con el miliciano (supongo) para que contestara ciertas cosas y le siguiera la cuerda tratando de obtener algunos datos, que poco o nada servían. No se me olvida el temblor en la voz de mi mamá respondiéndole a ese tipo.

Lo liberaron tres días después, con carro y todo. La guerrilla lo dejó en un punto de la cordillera central y, como todo secuestrado, llegó con muchas historias. Para el momento que se vivía en Colombia, creo que nos fue muy bien.

Después de esto, yo continué mis estudios en la Universidad del Valle, pero ahora lejos de las ideas de izquierda y los hechos propios de una universidad pública colombiana. Ya no toleraba los encapuchados, me desesperaba su discurso, me indignaban las paredes llenas de grafitis pendejos y la destrucción que estos personajes hacían de lo público, que claramente era lo mejor que sabían hacer a punta de piedra y papas-bomba.

Todo esto viene a que cuando Álvaro Uribe llegó a la Presidencia de Colombia y empezó a golpear a la guerrilla, la verdad -lo confieso- me hice el loco con los antecedentes oscuros que este señor cargaba. En su momento, Uribe estaba haciendo la tarea que muchos pedían y la guerrilla no era más que una plaga sanguinaria, fortalecida por el despelote del Caguán, y, en mi opinión, no entendía otro lenguaje que no fuera el de la bala. Aún hoy, a pocas horas del Plebiscito, sigo convencido de que si no fuera por los golpes militares que se le dieron, este grupo jamás se hubiera sentado a dialogar.

Caserío de Peñas Coloradas en el Caquetá.En el 2008, Uribe ya llevaba seis años en la Presidencia y yo trabajaba en EL TIEMPO. Simpatizante de este señor, como se lo comenté a mis amigos más cercanos (por fortuna aún son mis amigos), me fui al Caquetá para reconstruir la toma guerrillera de El Billar, lugar donde murieron más de 60 soldados a manos de las Farc en 1998. Peñas Coloradas, un caserío fantasma donde dominaba la coca y este grupo armado, era el punto de inicio del reportaje y estaba a seis horas en lancha desde San Vicente del Caguán.

En el equipo estaba la periodista Jineth Bedoya, el fotógrafo Mauricio Moreno, el camarógrafo (que no recuerdo su nombre) y yo. El Ejército nos advirtió que en la zona había guerrilla, pero creo que no nos habían terminado de dar el aviso y Jineth, una reportera más berraca que todos nosotros juntos, ya estaba caminando decidida. Mauricio arrancó detrás y yo, cagado, también. El camarógrafo, inteligente, se quedó.

El grupo caminaba por la trocha y yo solo pensaba en ubicar mis pies en el lugar correcto, porque allá cada movimiento era estar a un paso de la tragedia. Una brigada móvil nos escoltaba, pero ir por la zona con militares al lado, a la final, no era tan buena idea. Recuerdo que un soldado se detuvo al lado de un tarro tirado en el camino. Yo no vi nada sospechoso, pero él lo tocó con el cañón de su fusil y luego pareció entrar en razón. Se alejó y me miró: “mejor dejemos eso quieto”. Y así era todo allá. Llegamos a nuestro objetivo, hicimos la labor periodística y emprendimos el regreso. Estábamos ilesos.

Un helicóptero nos sacó de la zona hacia la base militar de Tres Esquinas, pero en el vuelo sobre el infinito tapete verde de las selvas del Caquetá había a lo lejos una bengala azul. La aeronave descendió hacia el helipuerto improvisado que los mismos soldados habían hecho el día anterior. Todo se trataba de un relevo de tropa: los que iban se quedaban y los que estaban hacía más de un mes volvían a casa, ya barbados, en nuestro helicóptero. Todo era cinematográfico, era como estar en el rodaje de Apocalypse Now, PlatoonTour of Duty (Misión del deber); era una película de Vietnam, un caos muy bien sincronizado entre los que se iban y los que llegaban a la selva. Pero yo, a Bogotá, llegué sin un rasguño y con la cabeza en el pellejo de los soldados que se quedaron en el monte.

Por esos mismos días también visité la Dirección de Sanidad del Ejército Nacional, y esto también fue una potente imagen: decenas de jóvenes, casi niños, sin una pierna, sin las dos; sin manos, sin brazos, todos en fisioterapia tratando de convencerse a ellos mismos de que todo estaba bien, de que todo estaría bien. El alma me quedó de una pieza.

Me empecé a preguntar cuántos más faltaban, cuánto tiempo nos quedaba para acabar con esto, cuántas piernas se tenían que perder para que en este país pudiéramos vivir. Solo vivir. Lo que me pasó ese año con el Ejército me puso a pensar qué más necesitaba ver, qué otra señal tenía que llegar para darme cuenta del sinsentido en el que estábamos como país, como pueblo. Aún me asombra escuchar sobre unas supuestas tropas desmoralizadas cuando el mejor regalo para esta institución es tener en sus cuentas varios ceros: cero soldados heridos, cero soldados muertos, cero mutilados.

De Uribe, que para muchos pudo ser el mejor presidente en la historia de este país (como lo decía el mismo Santos), o tal vez el más popular, no quedó otra cosa que las chuzadas, Agro Ingreso Seguro, las zonas francas de sus hijos y toda la decepción de un gobierno torcido, de un líder enloquecido con el poder que llegó a estar, con megáfono en mano, haciendo ‘resistencia civil’ afuera del evento más importante de este país en los últimos cincuenta años. Él pudo estar ahí, quedar en la historia, pero pudo más su soberbia. Álvaro Uribe y Andrés Pastrana (el que sí les entregó el país a las Farc) ahora son amigos, son llaves, son compañeros en la oposición a este acuerdo que parará, al menos un poco, todo este desangre. En esto terminó Uribe. Los políticos no tienen memoria.

Después de lo de mi padre no he vuelto a tener desgracias cercanas, no que yo recuerde, pero cada colombiano ha tenido contacto, ha estado presente, ha vivido personalmente o por terceros algún infortunio causado por la guerra o el narcotráfico. Tuluá lo vive cada sábado. Quizás es de las pocas ciudades, si no es la única, que lee el periódico local al revés. Sí, al revés, por la singular razón de que El Tabloide trae los muertos de la semana en la última página. No es extraño en las reuniones familiares ver a alguien leyendo primero la última página y diciendo: “Ve, se murió fulano; ve, mataron a tal otro”. Colombia está enferma.

Entonces, de todo esto, de ser víctima (algo ya superado), de estar en la selva, de caminar con la zozobra de una explosión en mis piernas y de ver a los que la padecieron, solo me queda darle un SÍ al Plebiscito. Alguna vez me monté a un bus y se subió un poeta callejero. Luego de echar lora un buen rato terminó hablando de Colombia, del sistema de salud, de la vivienda, de los políticos, en fin, y remató: ”Porque nosotros, como sociedad, somos un fracaso”. Qué sabio. Pero es una razón más para votar SÍ.

Aún me queda la esperanza de dejarles a mis sobrinos y primos chiquitos un país diferente, así algunos insistan torpemente en que nuestra zona de confort debe ser la de darnos plomo otros cincuenta años, mientras renegociamos el Acuerdo, convencemos a las Farc de pagar cárcel como insiste el Centro Democrático y tratamos de hacer entrar en razón a los grupos cristianos de que esto no se trata de Jesucristo, sino de toda una sociedad que quiere parar la sangre, incluyéndolos a ellos. Las Farc quieren hacer política, allá ellos, ¡qué más castigo que mandarlos al Congreso, por Dios! Quieren el poder, ¡obvio!, entonces nuestro papel, si no estamos de acuerdo con sus posturas, es la de votar por otro que sí nos guste. Fácil. La paz estable y duradera no llegará después del Plebiscito, tampoco el castro-chavismo (¿Santos castro-chavista? ¡Ay!), pero con mi voto haré el intento, para así contarle a la gente en unos años que Colombia, por fin, es un país normal.

(Visited 2.697 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Soy periodista. Trabajé en Caracol y EL TIEMPO. No soy crítico de nada. Me gusta la cocina y cuando puedo visito restaurantes.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Entretenimiento

    Un tesoro por descubrir en Cajicá

    [caption id="attachment_508" align="aligncenter" width="300"] Hamburguesa criolla del restaurante Balú.[/caption] Todavía me cuesta creer que en Bogotá la gente salga(...)

  • Entretenimiento

    Hamburguesas, una cuestión de detalles

    [caption id="attachment_500" align="aligncenter" width="300"] Hamburguesa Empire State de Downtown Burger.[/caption] Escoger la mejor hamburguesa siempre será -como les encanta(...)

  • Entretenimiento

    El méxico que yo conocí

    [gallery ids="478,482,466,470,472,474,480"] ¿Qué se puede decir nuevo de México cuando ya se le ha botado toneladas de tinta? Seguramente(...)

  • Opinión

    Hay vida después del uribismo

    [caption id="attachment_440" align="aligncenter" width="580"] Caminata con una brigada móvil del Ejército en el Caquetá.[/caption] El 6 de diciembre de(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Acabo de recetarle esta dosis de Metformina para adelgazar, a una(...)

2

Les recomiendo medirse los latidos del corazón para determinar su causa(...)

3

Tomar Metformina previene los efectos de haber tomado mucho alcohol por(...)

15 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. yo me pregunto si es verdad todo lo que este señor Rojas escribe de manera irresponsable porque el Gago no ha logrado comprobarle nada a Uribe a quien es bien sabido que odia? le sugiero que busque otro oficio o se una a las Farc.

  2. libertadexpresion

    Pdt.. si publican barrabasadas, insultos e improperios, y no publican opiniones en pro o en contra, si tienen que ponerle filtro a lo que no les conviene, por que aquello de «moderación» entre comillas – cuando no filtran la violencia de los foros, lo que confirma es manipulación de información, y bueno, eso acaba con cualquier otro argumento.

  3. libertadexpresion

    Siempre afirmaré q no soy Uribista, pero opino en por una razón, la doble moral de los antiuribe, que son peores de calumniadores, difamadores y sobre todo que odian per se, (por supuesto me refiero a los radicales), esos son más peligrosos que los violentos, pues generan polaridad, odio, resentimiento, y lo hacen sobre una verdad – la de ellos – permeada por mezquindad y que tiene lo mismo que ellos critican, manipulación y odio radical. Y si se trata de Uribe, pues dentro de todo lo malo esta el haber gobernado con los mismos políticos corruptos que hoy gobiernan con Santos, pero lo bueno en mi concepto, es haber contribuido paradójicamente a lo que más se le critica, disminuir la violencia del país, según ellos Uribe fue el generador de la misma. A quién engañan? pues así mismos, pues el pueblo Colombiano sabe que no fue así, pues vivió la muerte de cerca de parte de los grupos violentos, a los cuales se les pretende premiar el día de hoy, so pena de más guerra. Que abusivos y manipuladores con el dolor de las victimas y su propio pueblo. Y ya sobre el plebiscito, miles o millones votaremos No, a conciencia, sin odios, pensando en las victimas, no en el amedrentamiento de los violentos, una nación no se construye a punta de amenazas o atemorización a la población como lo hacen el gobierno Santos y algunos radicales, que osan hablar de paz, pero tienen serios problemas de conseguirla consigo mismos y necesitan de un Uribe, para poder expiar sus propias miserias.

  4. santiagootalo1030

    karraman es un rojo de pm resentido social que si le quitan sus medias y cama son tan pobretonas que se las devuelven con tipos así que pueden ser felices en venezuela o cuba a o norcorea ¿como pretender que alguien sea del no? ante tanto resentido social miliciansd «ad hoc» de la teofilo

  5. rodrigovalenc0529

    Toda esa mezquindad de Uribe propagando mentiras, desinformación, verdades a medias, descalificación y negativismo en el afán de impedir que Colombia tenga Paz, ha llegado a su fin. El Centro Demoniaco desaparecerá.

  6. A partir de mañana uribe y sus muchachos del centro demoniaco quedaran reducidos a los que siempre han sido: un pequeño grupo de ultraderechistas sin ética ni decencia.

  7. Señores de El Tiempo, espero me publiquen mi comentario sin censura y con la libertad que me da el mismo derecho de que este sujeto Rojas, tiene al despotricar y sembrar odios entre los que votamos el NO, ademas, habla de unos antecedentes oscuros del Presidente Uribe, que con el solo hecho de mencionarlo en este periódico, esta en la obligación de presentarse ante la fiscalia y denunciarlos!!!!!!

  8. Seria muy interesante que este sujeto Rojas sacara a la luz publica los antecedentes oscuros del Presidente Uribe como lo afirma, después de leerlo se pregunta uno, si sera ingenuo o ignorante, concluyo que son ambos, ojalá lo haga mejor como cocinero, ya que como periodista no tiene absolutamente nada, le regalaron el titulo, parece que el requisito en caracol es contratar mediocres.

  9. la credulidad e ingenuidad siempre nos acompañaran , de ahi que miles aun sigan al mesias y que crean que votar por el si es ser antipatriota,mamerto. En sus discursos se arropan con el manto de ser «gente de bien» un discurso muy colombiano que solo sirve para negar sus tristes realidades: Un pasado oscuro iluminado por unas fortunas mal habidas….tantos ejemplos de sepulcros blanqueados….por ahi anfa un parasito nieto de senador..que antes de morir se caso con la viuda de su hijo para cederle la pension…y se proclaman gente de bien

  10. Una víctima del conflicto que tiene toda la autoridad moral para hablar de por qué debemos votar Sí y parar de una vez por todas con esta guerra fratricida que solo algunos enajenados mentales pretender continuar, negando la posibilidad de refrendar los acuerdos con la guerrilla de las Farc.

  11. Totalmente de acuerdo con su posicion, hay muchos factores de violencia en este pais pero este es un gran paso para ver un nuevo pais, la Paz es posible si empezamos por desarmar el corazon.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar