Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El espacio público es de todos, es decir, es mío, también es tuyo, de ella, de nosotros y de ellos, porque es el territorio por donde cualquier persona tiene derecho a estar o a transitar.
Los andenes hacen parte de ese espacio público que podríamos verlos como otros carriles, al lado de las vías vehiculares, pero destinadas al tránsito de peatones.
Muchas discusiones y polémicas se han dado por el uso y aprovechamiento de este espacio con fines comerciales y privados, pero hay otro asunto pendiente e importante en torno a los andenes, y es su diseño.
Los andenes no son solo espacios de tránsito, sino también vías de acceso peatonal para entrar a la casa, al trabajo, a la escuela… Y son zonas que deben ser pensadas para la fácil y segura circulación de todas las personas, en especial de niños, ancianos y personas con problemas de movilidad.
Pero con frecuencia nos encontramos con aceras diseñadas al gusto de los dueños de las viviendas. Esto pasa porque permanece entre muchas personas la falsa concepción de que la propiedad de la vivienda se extiende e incluye al andén. Esta es otra forma de privatización de lo público.
El resultado de este desorden es ver calles con andenes sin ninguna uniformidad, ya que varían de casa en casa. No es extraño verlos embaldosados, con el riesgo que esto implica para que alguien se resbale. O encontrar andenes con pendientes, otros excesivamente altos o incluso con escalones. Esto sin contar con los andenes que requieren mantenimiento con urgencia porque tienen huecos o losas levantadas.

Esta acera es tan angosta que el peatón prefiere caminar por la vía vehicular.

La normativa exige que los andenes sean parejos, continuos y a nivel, sin ningún obstáculo, y construidos con materiales duros y antideslizantes.
Ninguna excusa es válida para modificar, o mejor dicho, para complicar el diseño y el libre tránsito de los peatones, pues aunque la casa cuente con antejardín o con entrada a un garaje o a un sótano, el acceso debe comenzar a partir de la línea de parámetro de la vivienda, sin incluir el andén.
Además, el espacio público debe tratar de eliminar cualquier riesgo de accidente. Por ejemplo, es común en los andenes colombianos que en los pasos peatonales no haya un leve desnivel que conecte la acera con la calzada vehicular. Esto se logra con vados peatonales.
Los espacios públicos deben ser diseñados bajo el concepto de la accesibilidad universal, de manera que ninguna persona encuentre dificultades para acceder al mobiliario urbano, a las infraestructuras de transporte o a las edificaciones, sin importar su edad, su estado físico o sus limitaciones de desplazamiento, o incluso si se trata de alguien que va en en silla de ruedas o que empuja un coche para bebé.

Anden

Los desniveles y las losas sueltas son un peligro para los peatones.

Las personas con alguna discapacidad física frecuentemente tienen que superar muchas barreras para acceder a las mismas oportunidades que la población en general en servicios como salud, empleo, atención pública; si convertimos los espacios públicos en una carrera de obstáculos, estamos cerrando aún más las oportunidades de esta población y contribuyendo a la discriminación que ya viven.

(Visited 2.178 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Administrador ambiental de la Universidad Tecnológica de Pereira, con maestrías en urbanismo, del Instituto de Urbanismo de París, y en periodismo, de la Universidad de San Andrés y el diario Clarín de Argentina.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Hace unos días empecé a oír “The Other Latif”, un podcast(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Cierto, el anden no hace parte de la casa o del edificio, son espacios eminentemente públicos por los que no hay que pedir permiso para transitar; sin embargo algunos barbaros los “decoran” como les da la gana, como si fueran suyos, degradando la estética y uniformidad que deben tener y para lo que fueron construidos, ademas del abuso de los vendedores ambulantes, algunos moteros y ni hablar cuando los contratistas los destruyen y se van.

  2. Completamente de acuerdo. Además los andenes no se deben convertir en zonas comerciales, donde se encuentra todo tipo de máquinas y muebles que ocupan el espacio por donde el peatón debe transitar. Solo con dar un vistazo a los andenes de la calle 85 uno se da cuenta de esto.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar