Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

De un tiempo para acá al mirarme en el espejo me veo los ojos más pequeños, como si en la medida en que vivo y observo mi cuota de sorpresas se redujera, y con ella el tamaño de mis ojos. De repente tengo más tiempo -o por lo menos eso parece- o menos afán, entonces me detengo y claro, me miro.

Nos dicen a las mujeres que al cumplir cuarenta años llega la plenitud… la mejor etapa de la vida. Plenitud, un término tan amplio, un estado tan deseado. Para hacerlo menos agobiante me permito desmitificar el ideal: la plenitud no está exenta de inseguridades, ni de angustias, ni de miedos. Así está mejor, ¿cierto?

Lo digo porque a mí la plenitud me ha costado. Mis cuarenta años han traído consigo una pequeña revolución; la insurrección de mi útero creador consciente de que ya no creará otra vida que la mía y que me demanda ponerme al día conmigo. Me llegó el momento de mirarme y abandonar a la mujer que ya no soy para verme como la que soy. El verme tan distinta a quien me había imaginado me llenó de angustia. ¿En qué momento me alejé de mi camino? ¡Yo, que fui tan buena estudiante! ¡Tan simpática! Se me acababa el tiempo, ¿por dónde empezar a estas alturas? ¿Empezar a estas alturas? Sí, mirarse a los ojos y verlos distintos a como se recuerdan, es duro, pero es necesario. Más que plenitud, los cuarenta años trajeron la oportunidad de reevaluarme, la decisión de reinventarme la tomo yo todos los días.

Me ha tomado un par de años llegar a términos con que el tiempo no se me está acabando, y aceptar que aunque soy una mujer distinta a la que alguna vez me imaginé no soy una peor versión, soy una versión diferente con todos mis méritos. ¿Cómo llegué hasta aquí? ¡Ah!, liberándome de necesidades que no tengo y reconociendo que no son los actos extraordinarios los que me llevan a donde quiero llegar, es lo que hago todos los días lo que tiene un impacto en mi bienestar y en la realización de mis sueños. La única manera de escribir, es escribiendo. Aquí estoy.

Mi plenitud es la consecuencia de mi lucha diaria por estar presente, por verme como soy, y agradeciendo lo que me ha traído hasta aquí. Quiero aceptarme como soy en cada etapa de mi vida, con la fuerza y certeza de que puedo reinventarme; cuento con el tiempo que tengo hoy, el que pasó es mi maestro y solo puedo confiar en el próximo aliento. Mi presente es un constante acto de creación. Mis expectativas son flexibles, se nutren de familia, de amigos, de sinsabores, de pérdidas, de alegrías, de viajes, de aciertos y de equivocaciones.

Efectivamente mis ojos están más pequeños, pero qué importa su tamaño cuando me reconocen y me quieren y cuando se niegan a compararme con quien ya no soy.

(Visited 837 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Ana Margarita Ferro, Annie Ferro, es Administradora de Empresas de Concordia University en Montreal y tiene una especialización en Negocios Internacionales del John Molson School of Business. Annie es estudiosa del bienestar, instructora de yoga RYS200, y Mentor Coach (CTA Certified). Ha vivido en Canadá, Barbados, Mozambique, y los Emiratos Árabes, es políglota en Español, Inglés, Portugués y Francés. Desde su regreso a Colombia fundó el estudio de Yoga & Bienestar, I BELONG STUDIO, un espacio para descubrir tu verdadera belleza interior, que ofrece clases de yoga, meditación, barré y experiencias holísticas y de transformación para una estilo de vida más saludable.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

En la actualidad la gente se queja de las relaciones según(...)

2

Hay barrios icónicos en Bogotá que siempre representan algo. El 7(...)

3

Hace unas semanas, el periódico El Clarín publicó la noticia de(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar