Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

A “mi querida” Vicky

Escribo “querida” entre comillas porque no soy amigo de ella, ni nos une lazo afectivo alguno, ni mucho menos algún tipo de malquerencia. La respeto sobre manera, de hecho. Porque el que diga que Vicky Dávila no ha madurado desde aquél penoso cubrimiento (producto de su exacerbado ímpetu y su inexperiencia) del aciago terremoto que en el año 1992 devastó a Armenia, hasta hoy, está siendo injusto.

Vicky Dávila es un ícono del periodismo moderno, desenvuelto, ágil, directo, controversial y desafiante. Para muchos, una de las artífices del periodismo radial camorrista y el micrófono puntillero e indecoroso; para mí, un estilo muy particular hecho a pulso y ante todo, “contra viento y marea”; porque quien no reconozca que Vicky Dávila tiene “el cuero duro”, ha sido perseverante y fiel a su talante “bizarro”, es un insensato. Sí, tiene detractores por doquier, justamente por los esquemas tradicionales que ha rebasado y esa seguridad que muchos confunden con una arrogancia exasperante. Y un arrojo característico que a veces también se confunde con histrionismo y fanfarronería.

Ha pisado callos a diestra y siniestra, ha abierto cajas de pandora y ha sido muy amiga del poder de turno, cosa para muchos urticante hasta decir no más. Y aún cuando a veces pareciera ser ferozmente oportunista e incluso codiciosa para sus enemigos, quiero pensar que es extraordinariamente hábil y eficiente. (Confieso abiertamente y sin empacho alguno, que aplaudí una y otra vez el que Vicky haya destapado como destapó la fétida cloaca aquella denominada La Comunidad del Anillo)

“Vicky, Vicky, Vicky…”, retumba su nombre en los hashtags, siempre polémica, seguida por un alud infinito de críticas, pero nunca huérfana de defensores.

Cuestionada por sus relaciones, censurada por sus alianzas, algo irritable, pero nunca desapercibida como reportera, convincente y “ocurrente” como presentadora, arrolladora en la radio e incisiva en sus columnas, Vicky Dávila ha sabido ser muchas veces la protagonista y centro de la polémica de este turbado país.

Y a propósito de sus columnas en la Revista Semana, indigeribles para unos y “bribonas” para otros, pero nunca inadvertidas, el rol que últimamente ha decidido asumir como defensora “ad honoren” del expresidente Álvaro Uribe Vélez me tiene por decir lo menos, desconcertado.

La excepcional Vicky ha decidido, desde su privilegiado palco en “el cuarto poder”, arremeter contra todo medio de prueba que comprometa judicialmente al procesado y también polémico expresidente de la República. Aún no entiendo exactamente por qué. No pocas veces me pregunto si estará pagando algún favor especial o estará obrando bajo alguna especie de “insuperable coacción”. O si simplemente se trata de un estratégico “nado a contra corriente”, una feroz animadversión hacia el, para muchos inmerecido nobel de paz, o sencillamente la revalidación de sus votos uribistas.

Sea cual sea la razón que ha llevado a Vicky a ejercer su acérrima y enconada defensa en favor de Uribe Vélez, lo cierto es que no solamente su imparcialidad como periodista se ha ido viniendo al traste, sino que, con su frenética postura, desde su valiosa opinión, ha ido resquebrajando la reputación de la que gozan los medios para los cuales despliega su talento.

Cierro el telón de mi columna preguntándome dos cosas:

¿Puede una periodista ejercer su labor con altura e integridad siendo a la vez una “encarnizada influenciadora de opinión”? Y segundo, ¿si el cuarto poder llegara a rendirse por completo algún día a los mecenas de la política, y aquellas fuertes pústulas del poder detrás del poder, en cuánto tiempo terminaría de pervertirse por completo una nación?

(Visited 220 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Abogado, amante de las letras. Un escribano a merced del lector exigente.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Sociedad

    ¿Exportar la xenofobia?

    Vuelve y juega. Nuevamente el editorial de El Espectador, defensor y garante de los derechos de las minorías y(...)

  • Opinión

    A 'mi querida' Vicky

    A “mi querida" Vicky Escribo “querida” entre comillas porque no soy amigo de ella, ni nos une lazo afectivo(...)

  • Sociedad

    'Esas mujeres sugestivas...'

    “Esas mujeres sugestivas...” “Se visten como perras, así las tratan y luego se quejan”, “mujeres sugestivas, se visten para(...)

  • Actualidad nacional

    Solidaridad en la tierra del olvido

    Solidaridad en la tierra del olvido Abro mi columna solidarizándome con la bandera que “a media asta” iza el(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Por PanzaVidela Caradura: que actúa con desvergüenza, descaro o falta de(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar