Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Hace unos días al salir en la noche
de una muy interesante clase con mis estudiantes de la especialización en
gerencia y gestión de empresas del sector solidario, tuve que compartir el taxi
de regreso a casa con una mujer debido a la ausencia de más “móviles” en la
zona amarilla de la Universidad. En la conversación me enteré que era asesora
de imagen corporativa de varias empresas en Colombia, con lo cual me interesé
por saber si había asesorado a alguna cooperativa o una mutual o un fondo de
empleados, a lo que ella me respondió: “No, solo trabajo con empresas, nunca he
trabajado con el sector comunitario”.

Ante tales palabras tuve que explicarle,
de manera breve, que las cooperativas y demás organizaciones incluidas en la
ley 454 de 1998 son EMPRESAS, y tuve además que mencionarle algunos nombres de
cooperativas grandes para que entendiera qué es el sector empresarial solidario
y su diferencia con lo que se conoce como el sector comunitario.

Cuando ella entendió el asunto, me
dijo: “Ah, disculpe Usted. La verdad a mi me sonó eso de -cooperativas y
mutuales y fondos de empleados- a beneficencia y a comunidades vulnerables. Por
eso yo le dije que sólo trabajo con el sector corporativo y empresarial, ahora que
me dice sé que también hay empresas solidarias y, no sabía que esas empresas
que menciona, eran cooperativas.”

Al bajarse ella del carro, continué
con mi recorrido y el conductor, que había estado atento a nuestra conversación,
me dijo: “Señor, perdóneme que me meta, pero es que yo si no entiendo cómo funciona
eso de una cooperativa. No ve que la semana pasada escuché a la Dra. Cecilia
López diciendo que, ante todo el problema de la emergencia social, que las
cooperativas de la salud son las más beneficiadas, pero que como no son de
nadie, nadie las controla”.

Ante tales palabras del señor
taxista, que como pude notar le gustan las noticias y los programas de opinión,
pero no por eso estaba bien informado, tuve que hacerle una nueva y un poco más
larga explicación de lo que es una cooperativa y aclarar la confusión que tenía
a partir de las palabras de la ex directora del DNP. En una cooperativa, al
igual que en los fondos de empleados o en las mutuales, los dueños de las mismas
son sus asociados, y sí tienen quien las controle, primero las controlan sus
propios miembros, a partir del auto control – principio cooperativo -, y de las
juntas de vigilancia en el caso de las cooperativas, o de los comités de
control social en el caso de los fondos de empleados. En segundo lugar hay una
supervisión a cargo de la Superintendencia de Economía Solidaria y en el caso
de otras cooperativas con actividades específicas, hay una supervisión
concurrente por parte de las Superintendencias respectivas. Ver
aquí para comprender más sobre supervisión en entidades solidarias.
(Ahora
bien, eso de que específicas entidades del sector solidario se beneficien o no
con los decretos de emergencia social, es un tema que no abordaré en este “post”
pero que vale la pena su análisis posterior).

Al llegar a casa, me conecté a
Internet y ¡Oh sorpresa! Acababa de recibir un correo electrónico donde un
colega no cooperativista me enviaba el vínculo de internet con la columna
de Daniel Coronel sobre el caso de Saludcoop
. Ante tales hechos
coincidentes en el imaginario que puede haber sobre el sector solidario, no me
quedó otra opción que volver a escribir en este blog del cual, tuve que ausentarme
un par de meses por motivos no laborales.

Los próximas entradas que haré,
pueden parecer hechas en “ráfaga” pero la verdad obedecen a escritos nuevos y
otros previos que he elaborado y que me sirven para abordar lo que está
aconteciendo en el sector de la economía social y solidaria en Colombia. Y,
aunque este espacio es para debatir temas afines, ahora se reviste de un
interés pedagógico si me permiten la expresión, pues espero aportar un poco en
la comprensión del modelo solidario, y de atacar el imaginario desdibujado que
se le ha hecho al sector, en parte por interés de sus detractores, en parte por
un interés que aún no comprendo por parte de sus dirigentes que parecen actuar
con la estrategia del “agáchese y pasemos sin hacer ruido”.  ¡Ay de aquellos y por eso, hay de aquellos! Que
no saben qué son y para qué sirven las empresas solidarias.

 

(Visited 73 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Darío Castillo Sandoval es un apasionado del emprendimiento asociativo y la economía solidaria. Está convencido de que el camino para una nueva Colombia pasa por la Economía Solidaria, pues sus empresas tienen el poder de generar desarrollo, bienestar y distribución del ingreso. Cree que es posible hacer una economía diferente a través de la intercooperación, como una alternativa para construir desarrollo sostenible en un mundo donde todos quepamos. Economista y Máster en Desarrollo Rural (Universidad Javeriana). Ha sido coordinador nacional de economía solidaria del DANSOCIAL, Profesor investigador en la Facultad de Estudios Ambientales y Rurales de la Universidad Javeriana y Presidente Ejecutivo de la Confederación de Cooperativas de Colombia (Confecoop), Director Ejecutivo de la Corporación Red Unicossol. Actualmente es consejero nacional de planeación por el sector social. Sus libros y artículos han sido publicados en Argentina, Canadá, España, Uruguay y Colombia. Su frase "Economía solidaria, por aquí es el camino".

Más posts de este Blog

  • Opinión

    ¿Cómo despolarizar? Primera parte

    Durante la guerra fría se acuñó el término “homo hostilis”, un concepto que bien nos podría ayudar a entender(...)

  • Colombia

    El paro de Duque

    Antes de que termine el paro nacional del 21 de noviembre, es relativamente fácil anticiparnos a su resultado. No(...)

  • Colombia

    Nicolás ni dejás colar

    Disculpen el acento, pero así es la frase. “Nicolás ni dejás colar”. Es como aquella frase que reza “Ni(...)

  • Colombia

    Armas para ese Estado donde ha llovido tanto plomo

    La primera vez que le pregunté a un agente de policía qué haría si fuera presidente de Colombia, fue(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

En marzo de 2003, tropas de Estados Unidos desembarcaban en Bagdad,(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Enriquehoracio

    Es cierto, en general la sociedad agena al sector siempre relaciona la solidaridad con la caridad. Ademas, tienen ellos la ferrea creencia que el sector cooperativo es totalmente improductivo, sin pensar que dia a dia la participacion en el aparato productivo es cada vez mayor

  2. kmilanoname

    Estoy totalmente de acuerdo contigo Dario, ¡Ay de aquellos que no conocen qué son las empresas -solidarias!, no solo por que no tengan conocimiento que aquellos que pertenencen a las empresas solidarias son dueños de las mismas, por que cada asociado es igual a un voto (y no por el numero de acciones o porcentaje de participación que tenga) o por que tengamos organismos de control internos y que asi mismo el estado tiene un organismo que nos regula…¡Ay de aquellos que no conocen qué son las empresas -solidarias! por que proveemos a nuestros asociados y a su grupo familiar de servicios competitivos con el mercado y con mayores beneficios, por que somos un sector emprendedor que aporta a la economia y desarrollo del país (aunque muchos lo duden).

    Esta es simplemente una pequeña opinión ya que en un parrafo no se puede expresar lo grande que es nuestro sector.

    Cordial saludo!!

    Camila.

  3. Pues la verdad es que uno se asocia al fondo de empleados de la empresa, o se hace miembro de una cooperativa sin saber mucho excepto cuanto es el presatmo y la tasa de interes que le ofrecen (todas mejores que un banco!), pero al leer este articulo se dimensionan muchas otras cosas y problemas de los cuales diariamente nos quejamos, en particular del que me quejo yo, la falta de solidaridad!
    muchas gracias por compartir esta valiosa informacion espero que siga su trabajo con mucho exito.

  4. BUENA ESA..DARIO….Un importarte nicho para reflexionar sobre otros paradigmas y logicas de la organización humana. Un super abrazo ecoteológico…

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar