Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

 

 

La primera advertencia que recibí al llegar a Bogotá fue “¡Pilas con la Décima!”  -“¿Qué pasa allí”?- Indagué entre temeroso y curioso, a lo que mi anfitrión, mi primo Josman, respondió con un contundente “¡De todo!”. Y tenía razón: en ninguna otra de las vías que corren paralelas a los cerros orientales del Distrito Capital puede haber tantos contrastes como en la cinta de asfalto que une al populoso barrio de Las Lomas (el de las mil escaleras) con el aristocrático Hotel Tequendama.

 

La Décima es la Décima y punto. Claro que la única “Décima” posible es la que va de la Calle 34 sur (antigua carretera al Llano) hasta esa encrucijada vehicular–frente al Museo Nacional- en el que nuestra vía protagonista desaparece para darle paso a la comercial Carrera 13 y a la consentida Carrera 7ma. Las otras décimas parecen no existir y si aparecen es apenas como punto de referencia postal –para forasteros y carteros neófitos- a los que sus guías, para orientarlos, les han recitado de memoria la fórmula: “Si vas de sur a norte, ten en cuenta que hasta ‘Los Héroes’ la Décima queda a mitad de camino entre la Séptima y la Caracas”…

 

Claro que intentar orientar a alguien en Bogotá es casi imposible. Con el paso del tiempo uno acaba por comprender que lo que hace que uno no se pierda en esta bendita ciudad es un sentido instintivo –y casi defensivo- de ubicación. Mejor dicho: a fuerza de tanto extraviarse; a razón de tantas veces repetir el episodio ese en que el chofer entra su buseta al parqueadero de final de ruta y mirando por el espejo retrovisor nos pregunta ¿Qué, es que se va ir conmigo hasta la casa? es que aprendimos a identificar la difusa semejanza entre calles y diagonales, entre transversales y carreras; entre calles “madre” (las principales) y calles “hijas” (las secundarias, accesorias o factoriales que pueden ir de la “A” a la “Z”; ejemplo: la “63 F”); sin embargo, esas embarazosas situaciones nunca nos permitieron entender lo que significa la expresión “Bis” (a propósito: ¿dónde rayos queda la Transversal 84 K Bis?), ni la lógica, si es que la hay, que rige a las Avenidas cuyo mejor ejemplo es la Avenida 68 que siendo una carrera (paralela a la “Boyacá”) acaba convertida en una “calle”: la número 100 ¿ah? ¡Quién nos explica eso!

 

Afortunadamente nuestra Décima está ajena a esa barahúnda de calles ciegas y de nomenclaturas incomprensibles. La 10ma es simple y llana; quizá por eso sea tan propicia para que un ejercito de raponeros y carteristas la tengan como oficina de trabajo y para que la modalidad peruana de “las pirañitas” (niños que atracan en masa) se haya implantado en esta calle con relativo éxito. No obstante, no en toda la Décima atracan: hay de puntos a puntos, siendo los comerciales los más neurálgicos. Un rápido escaneo de sur a norte de los sectores por los que atraviesa la Décima nos ilustra de la diversidad sociocultural de nuestra metrópoli andina: arranquemos por el ya aludido barrio Las Lomas; un apretujado conjunto de casuchas enclavado en las montañas que le hacen honor a su nombre; luego pasemos –unas cuadras más abajo- al sector de la Serafina en donde la globalización se ha patentizado con la construcción de un Carrefour que tiene a los tenderos circunvecinos a punto a quebrar. En esa misma zona residencial- comercial (sobre la calle 27), queda la concurrida iglesia del 20 de Julio y 5 esquinas más al norte –en el límite del barrio “el Sosiego”- el transitado cruce de la Calle 22 que algunos insisten en llamar de la Primera de Mayo. Ahora; si abordamos un bus en cuya tabla rece: CENTRO, pronto pasaremos por la 11 sur de la familiar Ciudad Berna y más lueguito por la textilera Policarpa Salavarrieta que además de vender telas por cantidades es la patria chiquita del futbolista Fabián Vargas y es la ciudadela de sindicalistas y militantes de izquierda (allí queda la organización de vivienda popular Provivienda); amén de ser un sitio 100% terapéutico al contar en sus lindes con el Instituto Cancerológico, la Clínica Materno Infantil (que hasta hace poco era la de mayor número de partos por día del país) y ser sede del mayor monumento de la desidia estatal: el hospital San Juan de Dios al que cada 24 horas se le cae un ladrillo sin que las autoridades se conduelan de ello.

 

Dejando atrás la Hortúa y con ella todos los almacenes de muebles habidos y por haber; llegamos, por fin, a unas calles habitadas por fufurufas que anteceden a la Avenida de Los Comuneros que, paradójicamente, une dos extremos que tienen mucho en común: el desaparecido Cartucho con la Casa de Nariño. A partir de esa calle sexta el tráfico se hace lento y vemos numerosas casas de cambio (de “reducidores” como dice la policía) y después el magnifico mercado persa que los colombianos conocemos como San Victorino en el que la descripción falla por la tumultuosa y variopinta oferta comercial del sector que va desde los artesanales Pasajes Rivas y Colonial; pasando por el novedoso “Madrugón” (bazar textil que opera de 4 a 10 AM), siguiendo con los gigantescos almacenes de animador con micrófono y niñas con delantales azules a cuadros que atienden en todas las plantas; hasta llegar a las casetas azules de 1,50 metros de fachada en el que se venden libros nuevos y usados. Todo ello sin contar la veintena de centros comerciales como “La Pajarera”, “Cosmos”, “Puerto Colombia” (Antiguo TIA), etc., etc., en el que gente de todo el país viene a aprovisionarse para surtir sus negocios.

 

Pasando El Cafam y la Panamericana llegamos a la adoquinada Avenida del fundador Jiménez de Quesada y sin escuchar el rumor del Río de San Francisco y sin voltear a ver el musgoso Eje Ambiental e ignorando los articulados buses de Transmilenio, continuamos raudos hacia el fin del trayecto observando infinidad de almacenes de calzado, infinidad de cafeterías con vitrinas térmicas exhibiendo almojábanas y pandebonos e infinidad de edificios de oficinas (entre ellos la Contraloría del bonito complejo de Colseguros) que van pasando por el ahumado vidrio de la buseta y que nos llevan a la orilla oriental del antiguo Teatro Olimpia (hoy Office Depot) y de la emblemática Torre Colpatria… ¡Ya hemos llegado al añejo Centro Internacional! (todo esto sin reparar en el túnel que liga al Tequendama con la Iglesia de San Diego) y desde ahí avistamos los privatizados Correos Nacionales y el desaparecido cinema triple equis (XXX) cuya propiedad actual está en manos de un cantante puertorriqueño de salsa… solo nos queda el Museo Nacional y frente a él la estatua de José de San Martín que nos dice: “Hasta aquí llegaste vía bandida”…

 

En fin, uno puede presumir de un “septimazo”, o de darse un “paseo por la quince”; más uno nunca chicanea con darse un decimazo… ¿Usted sí?

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(Visited 737 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

David Quitián es padre de Luna, seguidor de la "Mechita", latinoamericano hasta los tuétanos y sentipensante de la Colombia profunda. Es sociólogo y magíster en antropología de la Universidad Nacional de Colombia y PhD en antropología por la Universidad Federal Fluminense (Brasil). Sus trabajos más destacados indagan sobre los cruces del deporte, las identidades/alteridades y las violencias. Se desempeña como investigador y profesor universitario en Villavicencio. A Quitiman lo puede seguir en Twitter en @quitiman

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Estamos tan ocupados mirando hacia afuera, hacia lo que está justo(...)

2

[caption id="attachment_2012" align="alignleft" width="216"] Jorge Yarce Maya, fundador de Colprensa, promotor(...)

3

Muchas niñas han crecido creyendo que pueden actuar como las princesas(...)

50 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Amigos esto si una pagina Web Colombiana muy útil, te permite publicar anuncios clasificados de todo tipo, por ejemplo la venta de tu carro, apartamento, celular, PC de todo, tienes opción de subir una imagen, y lo mejor de todo es GRATIS, a mi me ha sido muy útil se las recomiendo, no dejen de visitarla………..www.PublicaTodo.com……………..
    ——–

  2. Alguien ha visto la publicidad del Concejo de Bogotá acerca de q “Gracias al COncejo de Bogotá”, el agua es mas barata… habráse visto semejante exabrupto… desde cuando tenemos q agradecer que el Concejo haga su trabajo… cuanto le cuesta al bolsillo de los bogotanos esa publicidad… como decía Jaime Garzón, estamos acostumbrados a agradecerles los favores a la clase política, cuando ellos deben agradecernos a nosotros por estar ahí y además DEBEN cumplir con su función fiscalizadora y reguladora… o será que tenemos que darles las gracias por años de incompétencia e indiferencia en que no se daban cuenta que en la tarifa nos estaban cobrando rubros ineficientes!!! Por favor comenten algo al respecto!!

  3. Me encantan los contrastes de los que está hecha Bogotá. El centro es una de las zonas que más admiro, no sólo por su arquitectura, sino también por ser el epicentro de la mayoría de manifestaciones culturales de los bogotanos. Excelente nota… Bogotanos nativos y foráneos sigamos queriendo a Bogotá, cuidémosla, respetémosla y hagámosla valer porque es un tesoro que sólo se extraña cuando se está fuera… Ahora vivo en Cali…

  4. No hay nada mas que decir.. otro exelente blog.
    pero hay que pensar tambien en algo, y es que el centro de la ciudad como tal si ha cambiado mucho a como era antes.. la decima.. es la calle mas afrodisiaca que se puede encontrar en esta ciudad, buena descripcion la que realizo, pero bueno es que hechar un decimazo, es algo como mas bien dicho, un carrerazo, por que pasear por una carrellena de putiaderos y de indigentes.. etc.. no tiene nada de divertido y de turistico..

  5. Todo ocurre en la villa del señor. En esta ciudad hay variedad de sitios, calles y avenidas. Que unas son mas peligrosas que otras, si, pero también eso lo deja perder la propia ciudadanía, entes o gobiernos que deja u olvida zonas de la ciudad para que el mal se apropie de ellas. Salu2

  6. Bueno el comentario, le falto decirla diferencia de las persoan que se encuentran de un extremo al otro, empezando porque todo el tramo que constituye la decima es un peligro si sale a caminar un ratico sale desvestido, aruñado, robado mejor dicho, en cambio quien dijo que ppor el lado de l tequendama sucede eso? no no no no…….
    quien dijo eso en esa parte la gente es mas estirada y por consiguiente es muy popco ver los ladrones alla atracando de frente

  7. Bienvenidos ¿¿¿que seria bogotà sin su adorable carrera decima???

    si no me equivoco la decima es carrera decima A(10A) bueno asi dicen algunas de las busetas de servicio publico que cobran menos que trasmilleno

    buen articulo anque le falto cositas

  8. leomar , esta nota me trae recuerdos hermosos de mi Bogota y estando en la distancia siento mucha nostalgia por ella ,el centro de Bogota es uno de los sitios mas historicos de nuestro bella capital con defectos y virtudes y con su gente Linda de mi Colombia bella.

  9. Para actualizar el tema, la “décima” no termina en “Las Lomas” que por cierto, no creo que sea de “casuchas apretujadas” sino una solución digna de vivienda para los desplazados de la violencia de los 60¿s y el triple de grandes que las actuales, sino que termina en el sector de Marruecos y Molinos, un poco más al sur. Los tenderos de La Serafina están Felices con el Carrefour, ya que atraen gente de otros sectores y contrario a lo que piensa, han aumentado sus ventas. Gracias, Cordialmente

  10. Buen artículo…. pero las cosas se parecen a sus dueños y los de la carrera 10 son los choferes de los mal llamados buses del servicio público. Que caos, que peligro, que desorden. Ojalá algún día exista alguna medida de mitigación para este desastre citadino, ambiental, higiénico, de seguridad, etc.

  11. Me cuento entre los habitantes del Barrio Centro Internacional de Bogotá, donde vivo cono mi esposita y con mi pequeñe hijo, a mi juicio este escrito es reflejo del sentir social de las personas que por primera vez conocen la urbe Bogotana todo lo narrado sucede, pero esta en los ciudadanos (nacidos y foraneos) ejercer un control social ya que la administracion distrital fallo en su intento

  12. Excelente David, En la Distancia se vuelve a sentir esa gran nostalgia por la Bogotá de hace quince años, donde tocaba “torear” todos esos especímenes; pero así y todo (y sin ser rolos) Un inmenso agradecimiento a Bogotá por todo lo que nos ofrece (incluida la Décima).

  13. me encanto su comentario,y ahora desde la distancia q me encuentro de mi amada ciudad la empieso a querer mas q no cambio un paseo por las ramblas de barcelona por un decimaso,nacimos y cresimos alli pasando todos los dias por el mismo lugar y aprendimos como andar por una calle de bogota de forma segura es nuestra selva q conocemos palmo a palmo,aprendimos sus secretos y le perdimos el miedo,ese miedo q puedo sentir si me meto a las selvas del choco o amazonas,pero a la fauna de bogota a las ratas al raponero al atracador y demas fauna nativa rola sin darme cuenta les perdi el miedo,ese es nuestro sitio natural donde nos toco vivir y aprendimos a vivir.

  14. Pues yo si presumo de ir al centro y aunque hay que estarse cuidando encuentro de todo siempre hay conque entretenerse y se encuentrar una que otra cosa mas economica sobre todo en San Victorino y para acabar pues chocolatico en el Florida….

  15. EduT: no estoy de acuerdo con su comentario, al contrario me parece que el hombre, mas que criticar y no demostrar sentido de pertenencia, lo que hace es un retrato fresco de la cotidianidad de la capital. Eso es precisamente lo que lo hace agradable: no ahondar en investigaciones y conceptos acartonados, lo que de paso convertiría un buen escrito en un pesado ladrillo

  16. Felicitaciones muy buena descripción de la decima, personalmente me gusta esta carrera con todas sus cosas su comercio, lo colonial que se encuentra en esta, lo unico que no me gusta es la gente que hace que de esta no se tenga muy buena referencia como usted lo ha dicho los famosos raponeros, pero lo bueno de visitar esta es ir al Museo Nacional y tambien ir a comprar uno que otro articulo económico que sea util como lo son los Libros, la carrera decima es belleza Bogotána. MUY BUEN BLOG

  17. Me encanta la combinacion de personas y de situaciones que se pueden presentar en la Carrera decima en Bogota y que se encuentran tan bien descritas en este articulo, basta agregar que sobre la decima tambien se encuentran unos de los centro judiciales mas grandes de Bogota, los Juzgados de Cicuito, fiscalias y municipales, la mayoria congrgados en la carrera 10 con calle 14. Personalmente creo que es este uno de los mas fuertes factores que origina que esta via se encuentre tan concurrida

  18. Mejoraría el formato del blog. La letra y la falta de formato algo hacen poco atractiva la lectura. La narrativa está bien, interesante, claramente forastera, y con la inocencia de una mente que ve lo bueno en lo malo. La verdad estuvo bueno el artículo.

  19. Es muy bonito saber que cualquiera puede escribir en este diario y sobre cualquier tema. He leido un par de blogs de quitiman y en los dos me he llevado exactamente las mismas dos impresiones: 1.Poco sentido de pertenencia con la ciudad a la cual critica, a la que vino a hacer algo menos a vivir. 2. Poco de cronista y poco de investigador. Estas en todo tu derecho de expresar tus ideas pero sería mucho mas intereante que antes de criticar la dinamica de la ciudad en la cual estas observaras o visitaras aunque sea en lecturas u observando mapas otras ciudad del mundo. No quiero decir con esto que porque pase en otras latitudes esta bien que pase en Bogotá, sino que hay uqe enterarse de algunas cosas antes de sentarse a escribir. EN conclusion escribe menos y lee mas.

  20. Interesante articulo,al leerlo deberas fui haciendo el recorrido con tu lectura y todo lo que dices es verdad; pero yo que soy una de las tantas personas que hemos inmigrado de nuestro pais, nos damos cuenta en realidad, la magnitud de nuestro pais, su belleza y sobre todo su gente. Imaginate que apesar de ser una calle tan congestionada por lo anterior dicho, es tan maravillosa que hay para todo, todos tienen un espacio mal o bien lo tienen; mi conclusiòn es en lugar de escribir todo lo maolo que encontramos por que no somos capaces de dar soluciones, como mejorarias todas esta anomalias nosotros como ciudadanos, en lugar de quejarnos tanto… aprendamos a contribuir con el mejoramiento de nuestra ciudad y sobre todo de nuestro pais, por que en general siempre escribimos y vemos el lado malo y no damos soluciones…

  21. cuidado su blog da ganas de visitar la 10 pero a los que la visitan les recomiendo lo hagan dentro de una buseta (carros particulares no entran alli) esta es la feria de las cerradas, en una cuadra una buseta frena en seco minimo tres veces y se atraviesa de lado a lado otras tantas, ademas suben hasta dos vendedores al tiempo que ofrecen desde perfumes en adelante, pueden secuestrar el bus y limpiar a sus ocupantes en una cuadra, te sentiras en una audicion de factor x con la mano de cantantes, bueno este tema si daria para otro blog pero no recomiendo el paseo a pie pues no llegaria a completar la faena y resultaria en el hospitakl de la Hortua

  22. Haciendo un recorrido por los escritos de quiti me doy cuenta que si le dan palo por algo al siguiente blog habla bellezas de sitios deplorables, me parece que es una veleta esclavo de los comentarios, ademas si no lo han notado tiene inclinacion por darle mucha relevancia a las zonas de prostitutas y en su blog siempre hay gazapos entendibles por que tiene una falsa pretencion de hacer escritos eruditos de temas sin mayor investigacion, me gustaria pensar que las impresiciones obedecen a que es un forastero hablando de Bogota y siendo el tema de los escritos Bogota me parece una falta de respeto, escribe bien pero seria interesante leer algo con mas criterio personal y menos influenciado por los comentarios, %u201Cno siempre lo mejor es lo que la gente quiere%u201D

  23. Que buena descripción, es inevitable, sentir que se está haciendo ese recorrido, por otro lado también se le olvidó mencionar los señores morbosos que se encuentran sobre esta vía aprovechando la multitud de gente que por allí transita para de paso aprovechar y tocarle a uno sus partes íntimas. En fin muy buen blog

  24. Cuando iba leyendo me sucedió algo curioso, una sensación como si me transportara a las calles de Bogotá, y empecé a traer de mi mente los recuerdos que tenía de aquellos lugares, de mi ciudad, me encanto.

  25. Genial artículo!!!, mis recuerdos de la décima son muy antiguos, de cuando estudiaba la secundaria en pleno centro. La ciudad ha cambiado mucho, pero la décima sigue impoluta haciendo gala de su variopinta diversidad, mejor dicho, igual de fea como siempre.

  26. Hace un año fui víctima de un intento de robo en la cl 17 con 10a. frente al CAI . Tres tipos armados con cuchillos en menos de 10 segundos esculcaron mis bolsillos delanteros, solo tenia unas monedas y un llavero que fue lo que les llamó la atención. La plata la lleveba en la billetera en un bolsillo trasero. Desde ese dia no voy al centro y mucho menos a ese sector ya que parece que estos delincuentes trabajan con la complacencia de la policia.

  27. jorgeenriquegiraldoacevedo

    Es lo que uno puede llamar una excelente nota pero para hablar muy bien de una parte de la ciudad capital de los colombianos sólo que quien la lea debe tener muy en cuenta que es uno de los sectores de Bogotá con más problemas de inseguridad como, por ejemplo, los raponeros y los estafadores de la modalidad de “donde está la bolila…” y por allí también actuan los “cosquilleros”, es decir, los antisociales expertos en robar sin que la persona perciba nada, existen zonas de prostitución,hoteluchos cero estrellas y lugares donde se expenden drogas alucinógenas y venden artículos robados…Sí es bueno un “decimazo” en Bogotá pero acompañado de otras personas y algo muy importante no dar “papaya” de ninguna manera.jgiraldoacevedo@yahoo.es

  28. jajajajajajajaja…que buencomentario GENIAL CUANDO BUELVA A BOGOTA QUIERO CHICANEAR CON UN DECIMAZO::JEJEJEJEJEJEJEQUIERO DECIRLE A MI AMIGO:::BIS::EN UNA CANCION ES QUE SE REPITE LA ESTROFA::Y EN DIRECCIONES ES QUE REPITE CALLE O CARRERA:::CL32…….cl32bis…..GRACIAS POR EL DATO DE EL OLIMPIA:::Y OFICE DEPOT Y AHORA COLPATRIA:::::

  29. está bueno el “city tour” ala! hace rato no paso por esos lares & por lo tanto no tengo presente muchos de los almacenes en mención, pero que tal si en lugar de gastar un párrafo en la dificultad de ubicación que nuestra capital nos ofrece (cosa que puede dar para un árticulo completo) se lo invierte a la historia que la famosa Carrera Décima carga en sus asfaltos…

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar