Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

 

Es uno de los sectores más temidos y, a la vez, más visitados del país. San Victorino, para decirlo sin rodeos, es la ‘olla’ más comercial de Colombia. Pero ¿qué tiene San Vitor que lo hace tan atractivo para los comerciantes? “¡De todo!” me decía mi amigo Carlitos que fue quien me enseñó las bondades del populoso sitio por allá en los meses finales del año 99.

 

La mejor definición del sector es la que lo parangona con un bazar y la más acertada comparación es la que lo asimila con un mercado persa; pero advirtiendo que en dicha plaza pareciera que no hubiese vendedores corrientes sino que todos hubiesen hecho un curso intensivo para graduarse de turcos: la mayoría son maestros del regateo; de las cuentas rápidas, del arte del descuento y la rebaja que, en últimas, no es más que un protocolo de venta en el que el cliente se va contento con “la atención” del buen precio conseguido y el mercader de ocasión queda satisfecho porque ha cumplido la regla de oro de San Victorino (que es la misma del marketing moderno): “vender barato; pero vender más”.

 

Dos cosas impresionan de esta zona de transacción: la primera es que cuanto más peligrosa sea la calle, más económica es la mercancía (sin desmedro de su calidad) y la segunda es que la apariencia de todo el sector varía según sea la época del año: en enero y febrero es la papelería más grande de la capital porque allí se consigue “todo pa’ el colegio de los chinos”; en marzo, abril y mayo los días de la mujer, del niño y el mes de mamá son los que imponen el surtido de los negocios; en junio llegan los treinta días para que “le lleve algo al rey de la casa”, tal como lo promocionan los persistentes voceadores del lugar… Así hasta octubre en donde el pagano espíritu de Hallowen invade las ocho manzanas del sector que poco a poco empieza a mudar su ropaje por el que le mejor le queda: el de miscelánea decembrina en el que en casi todos los almacenes se consigue desde una aguja capotera para la abuela que está en la ciudad de visita de fin de año, pasando por el play station (o el x box) que el niño Dios le trae a los niños ó el discman de aguinaldo para la prima melómana que vive en Cali, hasta llegar a ‘la pinta’ (el estrene) que solemos ponernos los 24 y 31 de diciembre. Todo esto, obvio, sin olvidar las infaltables anchetas compuestas por el dulzón vino marca Moscato Pasito y las delgadas galletas Caravana.

 

Claro que las distintas estaciones comerciales del año no impiden que existan subsectores especializados en distintas mercaderías: los “madrugones” textiles son propios del Centro Comercial “GranSan Victorino” que hizo que los bogotanos compraran sus atuendos en la vecindad misma del macabramente exterminado “palacio del cartón” y del bazuco que era el Cartucho; por ahí mismo se consiguen desde tenis Croydon (los propios para jugar micro) y ¡quien lo creyera! calzado colegial “Verlon” en las enmohecidas zapaterías de la calle novena y todo en estufas, coladores, ollas a presión, platos, platones, baldes y cubiertos en la treintena de sucursales de Vaniplax e Imusa que hay sobre la carrera 11 entre calles 10 y 11. Pero si lo que quiere adquirir son cobijas, edredones, almohadas ó simplemente un yin y una chaqueta de cuello de oveja, lo que debe hacer es dirigirse a los súper almacenes que bordean el costado occidental de la maravillosa carrera décima o, en su defecto, acudir a las atiborradas bodegas ubicadas unos pasitos más abajo de la remozada Plaza de la Mariposa.

 

Ahora, si de lo que se trata es de hacerse –al menor precio posible- al libro “La insoportable levedad del ser” de Kundera no lo piense más y baje hasta el “sótano del usado” instalado al otro lado de la calle de la librería Panamericana y si su querer es comprar todas las sorpresas y juguetes para la fiesta de cinco años de si hija, pues lo que debe hacer es entrar en las piñaterías de la 12 con 12 ¿Qué otras cosas puede conseguir en San Victor? Fácil: un raponazo pendejo, un champú de pueblo (sus andenes nunca están desocupados); todo el ajuar de matrimonio o de primera comunión en el antiquísimo Pasaje de las Mercedes; pares de medias a 1.000 pesos; dos pantaloncillos por $ 5.000, la herramienta de primera más barata del planeta (desde llaves coreanas, destornilladores chinos y pinzas taiwanesas ¡hasta hombresolos de Singapur!) y la herramienta de segunda mejor robada de Bogotá y cobradas en los grasientos puestos de los reducidores a precios de huevo (¡hay que ver los precios de los gatos de zorra revendidos en el sector y hay que irse de espaldas por lo que cobran por un juegos de copas inglesas!).

 

Ese es San Victorino: un mundo paralelo, subvertido y hasta cierto punto subversivo en donde coexisten colombianos de todas las regiones que labran sus pequeñas fortunas en sus improvisados toldos o amasan sus millones en los ostentosos establecimientos del sector; pero un lugar en donde también se dan cita –desde la madrugada hasta bien entrada la noche- gentes de todo el distrito y el país que todos los días ingresan a esa gran carpa sea para comprar un simple tarro de colbón, para cotizar un radio transistor que le haga compañía en el estadio, a adquirir cuarenta docenas de gorras para negocio ó –sencilla y llanamente- para  recargar su rehusado cartucho de impresora.

 

Así es esta meca de los abalorios de bisutería barata; así es esta fuente de santo desconocido donde abundan cartillas “Nacho Lee”, afiches de Raymundo y todo el mundo y esferos Lamy chiviados: así es esta gran plaza comercial que cedió su nombre a la telenovela de Carlos Duplat titulada “Los Victorinos”. Así es este caótico y vivaracho grupo de calles cuyo chiste más famoso es que dice ¿sabe por qué a Millitos le dicen San Victorino? “Por qué” -responde el ingenuo de ocasión- ¡Pues porque nunca pasa de la trece!

 

… Esto y mucho más es este sector, tanto así que es imposible que no quede rondando la pregunta en el ambiente: Y tú, ¿qué sabes de San Victorino?

 

 

 

 

 

 

 

(Visited 1.642 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

David Quitián es padre de Luna, seguidor de la "Mechita", latinoamericano hasta los tuétanos y sentipensante de la Colombia profunda. Es sociólogo y magíster en antropología de la Universidad Nacional de Colombia y PhD en antropología por la Universidad Federal Fluminense (Brasil). Sus trabajos más destacados indagan sobre los cruces del deporte, las identidades/alteridades y las violencias. Se desempeña como investigador y profesor universitario en Villavicencio. A Quitiman lo puede seguir en Twitter en @quitiman

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Hay personas talentosas que andan haciendo bien las cosas desde hace(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

53 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Estoy totalmente de acuerdo con tu comentario. Esta nota le falta profundidad y conocimiento del tema, además no esta contextualizada. Como dato importante para todos ustedes el alto indice de desempleo en nuestro pais y sobre todo en la capital fomenta que la economia informal alcance un mayor desarrollo.

    Para el redator de esta nota que le resta importancia al sector le informo que este es uno de los sectores mas importantes de la economia local.

    Para proximas ocaciones le agradeceria que se informara mas antes de lanzar juicios tan simples y faranduleros sobre temas tan sencibles, que pueden ser de alto impacto a nivel estrategico para la ciudad.

    ——–

  2. paolitasmall

    De san victorino se que de ahi salen algunas de mis prendas de vestir. estos comentarios de la gente que no sabe son respetables, sus razones tendran para decir lo que dicen pero, no lo comparto. si te conocieran opinarian diferente.
    mientras leia el articulo me parecia tenerte al frente y escuchar cada palabra graciosa que me saca siempre una sonrisa. definitivamente eres genial. y lo de yin…fresco que la real academia ya lo dejo asi. jean es en otro lado.

  3. El signo de interrogación se abre antes del “Y tú”, después del cual se pone una coma. La conjunción o no lleva tilde. Su redacción es muy floja; cruel prueba de que en sociología se puede tener un promedio alto sin merecerlo, pues los profesores no leen los ensayos ni las tesis. La intensidad horaria de clases es baja, el volumen de lectura lamentable y el rigor académico inexistente. La maestría de antropología solo le ha reforzado sus malas mañas, porque ahí sí que todo vale. Es usted un fiel representante de la nacho; hace falta un espacio para la Universidad Nacional de Colombia, la de verdad.

  4. Buen blog.. pero se escribe es jean no yin.. ademas de todo se le olvido nombrar a la cantidad exorbitante de paisas que habitan ese sector… la verdad deberia llamarse paisalandia, que mamera estoy mamado de ver tanto paisa..

  5. Quitimán, me agrada mucho la lectura de su blog, es muy fresca y descomplicada… me gustaría que tratara el tema de la búsqueda de música por la 19 con 5, para la gente a la que le gusta el rock es un sitio casi que obligado, sería interesante leer su “crónica” sobre este lugar

  6. Felicitaciones muy buen blog, particularmente a mi me gusta ir a san victorino por la variedad de cosas que se encuentra y lo económico que puede llegar a ser comprar algo allí, me parece que san victorino es el lugar donde se encuentra a todo tipo de gente comprando articulos de toda clase.

  7. yO DIGO QUE SAN VICTORINO ES HORRIBLE, Y LO LLEVO EN LA MALA POR KE CADA COMERCIANTE DE ESOS TIENE MUCHISIMA PLATA Y NO LES IMPORTA SI LAS CALLES ESTANSUCIAS SI SUS FACHADAS ESTAN VUELTAS ·”$!%·$/ SOLO LES IMPORTA GANAR PLATA ……CLARO COMO NO ES LA CIUDAD DE ELLOS PUES QUE LES DA LLENARSE LOS BOLSILLOS Y DEJARLA VUELTA MIERDA. OJALA INVIERTIERAN EN LA CIUDAD QUE LOS VUELVE RICOS SI NO POR MI DE VERDAD QUE SE LARGEN POR LO MENOS DEL CENTRO QUE ES ALGO QUE GRACIAS A DIOS NOS VAN A DEVOLVER A LOS CIUDADANOS QUE QUEREMOS A BOGOTA.

  8. Creo que los articulos que aparecen aqui son descripciones demasiado simples de la realidad que palpa Quitiman, un dia describe la picina, otro describe a Bosa otro describe a San Victorino y asi sucesivamente, aveces me parece que ya se que voy a leer antes de hacerlo. En la variedad esta el placer. Esto se a vuelto muy monotono. Le sugiero que lea el Blog Lo que yo se de Bogota, de esta misma pagina para que vea lo que es saber usar el idioma para expresar ideas, sin ser tan facilista.

  9. QUITIMAN; YO LA IGUAL QUE TUS FIELES SEGUIDORES OPINO QUE ES UN BUEN Y CONSTRUCTIVO ARTICULO SOBRE SANVITOCO….Y ADEMAS PIENSO QUE EN TANTO SE PUEDA, ES UN ESPACIO QUE DEBE SERVIR DE BOTON DE MUESTRA PARA LO QUE SIGNIFICA ESTA BOGOTA DE TOODS Y DE NADIE, PORQUE TANTO RUEDA POR SUS CALLES, COMO POR LA MACROCOLOMBIA MISMA…

  10. Saludos al camiante de la vida Quitiman, soninteresntes sus esritos aunque aún se puede pulir el estilo periodístico, mucho ánimo y haga caso omiso de otros comentarios malintencionados que hay por ahi… Fui compañera de trabajo con su esposa y por eso empece a leerlo y luego me engome saludes a las niñas de su vida.

  11. Saludos al caminante de la Vida Quitiman, bien por los escritos estilo crónica, son interesantes, aunque aún se puede pulir más el estilo periodístico, pero va por buen camino mucho ánimo, y sea sordo a las opiniones mal intencionadas de otros por ahí… Fui compañera de trabajo de su esposa y por eso comence a leer su blog, saludes a las niñas de su vida.

  12. Muy bueno el blog. Lo leo constantemente. Solo una correccion. La novela de Carlos Duplat no se llamaba “Los Victorinos”. Se llamaba “Cuando quiero llorar no lloro”. Y no tenia nada que ver con esta area de Bogota. Tenia que ver con el dia en que nacieron los tres protagonistas de la serie.

  13. Me hizo acordar del San Victorino que yo conoci; de los anos 60, cuando estrenabamos el flamante edificio del Sena, muchas tardes saliamos a jugar billar al cafe Baco o a los matines dobles en la once con la once,su teatro Ponce, donde los vendedores con su cajita vociferaban en los intermedios de la pelicula….chiclesss!!… charmesss!!..chocolatinaaa!!… cocoo..ceteee.!! a pesoooo!!! el cococeteee!!!
    Tambien, las vendedoras de caldo de gallina con arepa, que en esas heladas mananas, reunian en sus puestos a los transnochadores y a los madrugadores, muy cerca donde los colectivos de Fontibon empezaban su ruta.
    Definitivamente San Victorino era un sector suigeneris, donde el hampa cohabitaba en armonia con los comercios respetables. Ahora me parece que Bogota es un San Victorino enorme; quizas por la mediocridad de sus dirigentes que con sus improvizadas decisiones en materia de planeacion han convertido la ciudad en un verdadero caos.

  14. buen artículo, pero falto algunas precisiones sobre la gran historia que lleva en sus espaldas esté lugar, desde siempre esta zona a sido comercial, antes llegaban de zonas o pueblos como Fontibon o Engativa (o mas lejos) a uno de las primeras plazas de mercado del país, luego fue el epicentro del comercio formal/informal hasta la recuperación dada desde el año 1999 por nuestro “querido” burgomaestre Osea Peñaloza (su nombre era Enrique!!!!) q recupero esta zona y le dio un nuevo aire a la ciudad, pero quien no recuerda las casetas rojas y amarillas con vendedores gritandole al oido….LO REBOOK DE MODA, A 10 Y A 15, SIGUA MONO QUE SI HAY DE SU TALLA…

  15. Me parece interesante el artículo. El título me condujo a leerlo hasta el final, y creo que es una buena guía para alguien que no conoce el sector y quizá quiera ir de compras. Sin embargo, creo que le faltó un poco de contexto, hablar de San Victorino, obliga a hablar de la desaparecida Calle del Cartucho y toda la carga que tuvo para esta zona estar justo al lado de esa temible calle.

  16. He tenido la oportunidad de ejercer mi vida profesional en San Victorino y creo que no existe en Colombia un escenario tan productivo y rentable a nivel de comercio masivo como lo es San Victorino algien decia que a San Victorino todos llegamos con la cedula y San Victorino da para todo, eso es muy cierto aqui se para el que trabaja, invito al sector productivo y comercial del pais a que tengan la oportunidad de conocer este escenario y a quienes creen que es inseguro a que lo visiten hoy, pues los que leen las noticias pueden ver los indicadores y constatar que existen zonas de Bogota mucho mas inseguras.
    Despues de la renovacion urbana y restitucion del espacio publico, SAN VICTORINO se convirtio en el unico centro comercial a Cielos abiertos de Colombia que se da el gusto de generar ventas efectivas a las 4 de la mañana. VISITELO HOY MISMO.

  17. Lo que se de San Victorino es que es el más patetico cuadro de lo que NO debería ser un sector comercial.
    Nido del hampa (algunos “señores” son dueños grandes bodegas). Centro de lavado de dolares (conjuntamente con San andrestito). El paraíso de los reducidores (sitio a donde llega la mayoria de la mercancia robada a bodegas y a camiones en carretera).Timadores. Falsificadores (no solo de dinero, perfumes, ropa, tambien de libros). Grandes evasores y contrabandistas. Amigos, usuarios y financiadores de las oficinas de cobro.
    Lo bueno es que le quiarón el sector del Cartucho y ahora deberian demoler todoeste antro.

  18. San Victorino lo que es realmente es una guarida de ladronsuelos asesinos,putas,atracadores,guerrillos y todo lo que hace a una ciudad como Bogota una de las mas peligrosas del mundo! deberian acabar con esa ratonera!

  19. Conocí a muchos comerciantes de allá… desde la administración de El GranSan, hasta el dueño de una de las mas creativas cristalerias del lugar, que viene de Otengá (Boyacá). Fue una buena experiencia: gente organizada, solidaria… uno no cree que detrás de ese aparente caos, el secreto del éxito se el lugar sea algo que viene de la gracia antigua: EL MÉTODO… que subyace a su proceso logístico hasta su éxito comercial. Sin lugar a dudas, es una de las dimensiones del empresarismo colombiano que muy poco se ha abordado y que puede darle mucho más al país.

  20. muy buen blogs, falto tambien penetrar en sus variados sitios gastronomicos y describirlos un poco, hay que ver lo rico que es comerse un delicioso chicharron con patacon o una buena pasta italina o el espectacular almuerszo ejecutivo donde doña Emma que por tansolo 3.000 pesos tomamos sopita ,seco y postre. San victorino indudablemente con sus caracterisitcas multiculturales muestra a grandes razgos como somos los bogotanos y cuales son nuestros gustos ,

  21. RECUERDO QUE EN SAN VICTORINO ENTRO UN NEGRO A UNA DE LAS FARMACIAS DEL SECTOR Y DICE ME VENDE UN SUPOSITORIO Y ME REGALA UN VASO DE AGUA Y EL VENDEDOR ATERRADO PREGUNTA SELO VA A TOMAR? Y EL NEGRO INDIGNADO LE GRITA Y QUE QUIERE QUE ME LO METE POR EL CULO

  22. conociendo algunos escritos previos de quitiman, como su reciente libro “futbol sin barrera” puedo asegurar que tiene por delante un futuro muy promisorio……sobre todo por la imparcialidad con la q escribe, te deja pensar cuando lees, no como la mayoría de tendenciosos escritores…….que te dan opciones, vamos quitiman es con el día a día…..éxitos

  23. Mi papa quien era venido del campo compraba pollitos para criar en la casa, eso hace mucho tiempo y fue divertido.

    Sin embargo con el paso del tiempo uno cambia sus costumbres y hoy en dia igual que cualquier bogotano que le guste el orden, uno se da cuenta de que eso son costumbres medio boletas, que hay que dejar en el pasado.

  24. no todo en san victorino es malo, que bueno que escriba sobre las bondades del centro bogotano.. poruqe todo el mundo lo critica, pero nadie puede vivir sin el… y falto los que se hacen sus fortunas leyendo las fortunas de los otros, vendiendo aguas y haciendo conjuros para atraer al ser amado doblegado y humillado en 3 dias, o le devolvemos su dinero

  25. no todo en san victorino es malo, que bueno que escriba sobre las bondades del centro bogtano.. poruqe todo el mundo lo critica, pero nadie puede vivir sin el… y falto los que se hacen sus fortunas leyendo las fortunas de los otros, vendiendo aguas y haciendo conjuros para atraer al ser amado doblegado y humillado en 3 dias, o le devolvemos su dinero

  26. Felicitaciones por su manera de escribir-describir. Este es el objetivo de un Blog de su tipo… contar historias con un punto de vista muy personal, siendo objetivo pero permitiendo al lector formar su propi consenso. Buena esa bloquera y estoy de acuerdo con Passaddhi..espera ofertas como columnista de El Tiemp. Muchas gracias por tus artículos.

  27. Otro bueno de Quitiman. Le da por la cabeza no sólo a la mayor parte de los demás bloggers sino incluso a una buena parte de los periodistas (e incluso columnistas) de El Tiempo. Le falta pulirse un poquito y ya. Gracias por sus relatos.

  28. No estoy de acuerdo con DONDIONISIO. Me parece, en cambio, que Bloor da en el blanco describiendo sus escritos. Sencillos, narrativos, sin cantaleta, casi siempre con una óptica positiva; no juzga, describe. Que díficil hacer eso, y con descripciones tan precisas. Muy bacano leer sus entradas. Felicitaciones.

  29. Oiga deberían pagarle a este man por los escritos, de verdad, o por lo menos dejarle un lugarcito para que reciba donacionaciones, pa¿que escriba mas. Realmente le ha dado en el punto donde refleja la vida Bogotana.

  30. Quitiman no escribe descomplicado, es mas, a veces se complica mucho, es demasiado reiterativo yo diría que casi cantaletudo. Eso sí creo que los temas son un acierto, creo que para eso tiene buen olfato. Espero que mejore su estilo con el oficio diario.

  31. Me gustan mucho los artículos escritos por Quitiman, porque describen de una manera, descomplicada, amena y hasta ingenua, todo el contenido de nuestra idiosincrasia popular y de nuestro paisaje urbano. A pesar de estar muy lejos de Bogotá, el autor nos transporta por unos minutos a las zonas que describe con precisión fotográfica. Ojalá encontremos muchas entradas más de este estilo.,

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar