Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Admiro de veras a este hombre. Valoro su coraje para intentar enderezar un país corrompido en sus buenas costumbres. Pondero su astucia para llegar a la magistratura que ostenta, así sea valiéndose de las inmoralidades que combate. Seguro leyó a Maquiavelo: el fin justifica los medios.
  
No sé cómo hace. Yo ya hubiera renunciado. Observarlo en sus homilías públicas es toda una oda a la devoción propia de los elegidos: siempre el ceño fruncido, siempre la mirada de fastidio por encima de las antiparras (él no usa gafas) y siempre esa mueca de desprecio en sus labios ante las preguntas impertinentes de los periodistas.
  
Me emociono cuando los reprende. Llego al paroxismo cuando blande su mano derecha mostrándoles un crucifijo imaginario y confieso que un par de veces me he arrodillado implorándole al Señor que, para hacerlo perfecto, le cambie su tono de anciano cascarrabias por el de varón que tiene el ex presidente que le gusta darle en la jeta a los ma-ri-c… ah, mejor ni lo digo porque sería darle gusto a esos libertinos.
  
Con este país descarrilando sus locomotoras la tarea parece imposible. Tengo certeza que ni Gomorra (para él Sodoma se solucionó con la muerte del ‘Mono’ Jojoy) tenía tales niveles de degradación: defensores de la eutanasia, de la despenalización del aborto, de los diálogos de paz; de la dosis mínima y de las igualdades civiles sin importar la condición sexual ¡Qué tal! ¡Válgame Dios! Suficiente es que la feligresía, perdón: la sociedad, pueda efectuar actos paganos como el de elegir a ex forajidos como Navarro Wolf y Gustavo Petro.
 
A propósito del alcalde de Bogotá, me hierve la sangre que todavía hablen de un pacto suscrito por los dos en la primera elección de Su Excelencia ¡Blasfemia! ¡Anatema! Es la lengua de Satanás la que sisea: como el Antiguo Testamento enseña “el enemigo debe ser combatido sin sopesar las pérdidas propias”. Eso en clave fariana sería “combinar todas las formas de lucha”… ¡las Farc leyeron el Génesis! Ya entiendo porqué la tirria bendita contra la hereje de Teodora.
   
Prueba de la animadversión contra Petro son las recientes investigaciones del Ministerio Público contra Canal Capital en dónde existe un programa que le pone sofá al homosexualismo ¡Horror de horrores! Por eso “la gente buena de este país” precisábamos de esta afortunada encarnación de cruzado medieval. Un templario de la fe. Un Procurador a lo Pilatos: que se lave las manos luego de excomulgar a los infieles e impíos que se atreven a hacerle oposición no tanto al status quo, como a las Sagradas Escrituras.
 
Por eso recibimos con júbilo la bula vaticana del senador Gerlein, otro sanedrita que honra el dogma prusiano de Anás y Caifás. Más que la Constitución Nacional las obras que inspiran su doctrina son el Manual de Urbanidad de Carreño y el Catecismo del padre Astete. Como se ve, son de la vanguardia moral de Godofredo Cínico Caspa.
    
Los “que somos más”, de esta sufrida patria, reclamábamos ese adelantado lefebvriano. Insto con esta epístola a los colombianos, a que no nos conformemos con salvaguardar los tres huevitos; debemos ir por todo: regresar al Concordato, trocar normas constitucionales por versículos, redactar una lista de libros malditos a quemar, reemplazar jueces por inquisidores e imponer en escuelas la Cátedra Laureano Gómez, cuyo primer texto debe ser prologado por la trinidad moral de este país: Ordoñez, Gerlein y Uribe.    
Sólo una nación que acepte los designios divinos y que sepa reconocer a sus enviados, procurándoles medios para la reelección de sus ministerios, se salvará del apocalipsis. 
¿Y la defensa misional de las y los ciudadanos? ¿Y la tutela de derechos, en nombre del Estado, de los más débiles, de los diferentes, los discriminados, propia del espíritu de la Procuraduría?  Eso se aplaza o difiere en pro del restablecimiento del orden perdido desde la expulsión del Paraíso. 
Por eso no dudo en besar el anillo del Procurador. No vacilo en honrar la clarividencia de este profeta del pasado que deposita en la nostalgia del ayer: de esa Colombia rural, analfabeta, católica, conservadora; la estrategia de su vigencia. 
Para él nada ha cambiado. Lo triste es que parece que tiene razón. Por eso es el hombre que nos merecemos. 
¿También besaría usted el anillo de este pontífice de la moral?
(Visited 131 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

David Quitián es padre de Luna, seguidor de la "Mechita", latinoamericano hasta los tuétanos y sentipensante de la Colombia profunda. Es sociólogo y magíster en antropología de la Universidad Nacional de Colombia y PhD en antropología por la Universidad Federal Fluminense (Brasil). Sus trabajos más destacados indagan sobre los cruces del deporte, las identidades/alteridades y las violencias. Se desempeña como investigador y profesor universitario en Villavicencio. A Quitiman lo puede seguir en Twitter en @quitiman

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Responsabilidad social de la ciencia: La conexión del mundo científico con la(...)

2

Para ir sin rodeos, es cuando ellas consiguen al bien llamado(...)

3

Su nuevo álbum Takk... ("Gracias..."), ha salido hace poco. A mí me parece una maravilla, mucho mejor que ( ), que no me ha gustado tanto (...). No sé que opináis, pero para mí, el hopelandic nunca ha funcionado, es demasiado pretencioso y un poco tonto. A lo mejor no fastidia tanto a extranjeros que quizás no oigan la diferencia entre islandés y hopelandic, pero a mí me fastidia tanto que casi no lo aguanto.


Esa es exactamente la idea.

Me encanta Sigur rós, no lo voy a negar. Por lo tanto, es difícil que yo diga que no me gusta alguna parte de su música. Pero sucede que yo casi nunca le pongo cuidado a la letra de la música que oigo, en caso de que esa letra exista. Lo que dice Gudmundur (el autor del blog) me parece concluyente; como no somos islandeses ni hablamos islandés, no nos hace diferencia alguna oír a alguien cantando cosas sin sentido, pues sin importar lo que diga parece estar cantando en un idioma desconocido.

Parece ser que no creamos barreras ante lo que se diga en otros idiomas, y puede llegar a sonar igual de bien un poema en ruso que una sarta de ofensas pronunciada en el mismo idioma (claro está - si comos completamente ignorantes ante este lenguaje). Sabemos que se trata de otro idioma, y (como en el caso del islandés) si no tenemos idea acerca de éste, más uniforme será la impresión que produzca lo que se diga.

Entonces, ¿por qué es molesto oír "hopelandic" siendo islandés? Supongo que Gudmundur no será el único que sienta lo mismo, aunque seguramente habrá quien disfrute más cualquier pista de ( ) que otra que lo siguiera o precediera, y en su mismo idioma. Esta es la clase de cosas que siento que no se puede llegar a conocer del todo; supongo que habría que nacer islandés para entender.


Si quieren oír más de Sigur rós, les recomiendo Svefn-g-englar, Flugufrelsarinn y Gobbledigook.

En ese orden.


dancastell89@gmail.com
-->
Quizás no conozcan a Sigur rós. Esta puede ser una buena introducción a ellos, según lo que yo creo. Lo que sigue se llama Inní mér syngur vitleysingur, lo que significa algo así como "junto a mí canta un loco":




Sigur rós es una banda islandesa que existe desde hace casi catorce años (desde 1994). Los oí por primera vez en el cine, pues se utilizó su música en el trailer de la película Children of men (2006) - lo que suena es Hoppípolla ("saltando charcos"). Luego de eso me he enterado de lo reticentes que son sus integrantes a comercializar su producción, y he desarrollado un gusto inmenso por su trabajo. También tengo una afición irracional por Islandia, y no sé muy bien por qué.

Pero eso es otro asunto; vamos al grano.

Esta es la dirección de ojos de mosca, un blog sobre música islandesa escrito en castellano por un islandés. Hace un tiempo leía allí mismo una pequeña reseña que hacía el autor acerca de Takk..., el tercer álbum de estudio de Sigur rós. Y me pareció muy interesante la opinión que presenta la entrada. A ver si esta vez sí me puedo explicar.

El segundo álbum de Sigur rós se llama ( ). Sí, así se llama. Le debe su nombre tanto al hecho de que ninguno de los cortes que lo componen posee título (las ocho pistas se llaman Untitled 1, Untitled 2 y así sucesivamente - aunque luego del lanzamiento del álbum, los seguidores del grupo contribuyeron a nombrar las pistas una a una) como a una particularidad característica de Jónsi, el cantante; quisiera que trataran de descubrirla ustedes primero. Para eso, otro video; lo que sigue se llama Untitled 4, o Njósnavélin (la máquina espía):




¿Lo notaron?

Yo tuve que leerlo para caer en cuenta; no sólo usan un arco de chelo para tocar la guitarra eléctrica (lo que produce ese sonido tan intenso de vez en cuando), sino que Jónsi no canta en un idioma en particular. Lo que dice no está dicho en islandés; ninguna de las canciones que componen el disco lo está. Han llegado a llamarlo un lenguaje aparte (que no lo es): "vonlenska", o "hopelandic". Y esa es sólo una de las interesantes particularidades de este grupo.

Vuelvo al blog del islandés. Luego de tener un poco de idea acerca del grupo, transcribo (con estilo corregido, porque el hombre escribe ligeramente mal el español) su opinión sobre el disco que siguió a ( ):

Su nuevo álbum Takk... ("Gracias..."), ha salido hace poco. A mí me parece una maravilla, mucho mejor que ( ), que no me ha gustado tanto (...). No sé que opináis, pero para mí, el hopelandic nunca ha funcionado, es demasiado pretencioso y un poco tonto. A lo mejor no fastidia tanto a extranjeros que quizás no oigan la diferencia entre islandés y hopelandic, pero a mí me fastidia tanto que casi no lo aguanto.


Esa es exactamente la idea.

Me encanta Sigur rós, no lo voy a negar. Por lo tanto, es difícil que yo diga que no me gusta alguna parte de su música. Pero sucede que yo casi nunca le pongo cuidado a la letra de la música que oigo, en caso de que esa letra exista. Lo que dice Gudmundur (el autor del blog) me parece concluyente; como no somos islandeses ni hablamos islandés, no nos hace diferencia alguna oír a alguien cantando cosas sin sentido, pues sin importar lo que diga parece estar cantando en un idioma desconocido.

Parece ser que no creamos barreras ante lo que se diga en otros idiomas, y puede llegar a sonar igual de bien un poema en ruso que una sarta de ofensas pronunciada en el mismo idioma (claro está - si comos completamente ignorantes ante este lenguaje). Sabemos que se trata de otro idioma, y (como en el caso del islandés) si no tenemos idea acerca de éste, más uniforme será la impresión que produzca lo que se diga.

Entonces, ¿por qué es molesto oír "hopelandic" siendo islandés? Supongo que Gudmundur no será el único que sienta lo mismo, aunque seguramente habrá quien disfrute más cualquier pista de ( ) que otra que lo siguiera o precediera, y en su mismo idioma. Esta es la clase de cosas que siento que no se puede llegar a conocer del todo; supongo que habría que nacer islandés para entender.


Si quieren oír más de Sigur rós, les recomiendo Svefn-g-englar, Flugufrelsarinn y Gobbledigook.

En ese orden.


dancastell89@gmail.com

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Tristemente vemos como aún quedan secuelas de la tan absurda inquisición de la edad media, quizás este señor, debería ubicar la Biblia en tiempo y lugar, y si todo fuera así, está de acuerdo que una mujer cuando enviude y no haya tenido hijos, se case con el hermano del difunto porque así lo dice la Biblia, lo único que le falta es que pida que los quemen en la plaza pública, señor si tiene hijos, como lo siento por ellos.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

Aceptar

Ingresa los siguientes datos para enviar el correo


¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar