Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
Ellos fueron los culpables. Sí. Ellos. Los medios de comunicación. Hubo un problema objetivo: la no recolección a tiempo de las basuras, pero la magnificación que la prensa hizo de este hecho me hizo recordar la histeria colectiva, la paranoia, que causó en Nueva York el relato -a través de la radio- que en 1938 hizo Orson Welles de la supuesta invasión de los marcianos.
  
48 horas monotemáticas de información, en la que todos los medios parecían copiarse entre sí. La línea editorial era evidente: mostrar un panorama apocalíptico en el que sobraron las fáciles asociaciones con la predicción maya. En las calles, los reporteros hacían preguntas dirigidas a los ciudadanos que entrevistaban y en las mesas de trabajo (para hablar de la radio), esto se aprovechaba para hacer discursos en los que surgían expresiones como “chavismo”, “izquierda ineficaz”, “populismo”, acompañadas de otras como “no sabe administrar ni un parqueadero” y “lo privado funciona mejor”.
     
Como se puede apreciar, reinó el imperio del lugar común y se esfumó el equilibrio. La originalidad fue la primera sacrificada y la objetividad aparecía fugazmente: uno que otro periodista presentaba un contraste entre los testimonios (llegados vía Twitter, principalmente) y las cifras oficiales de la Alcaldía.
 
Esto era la autoprofecía garciamarquiana ¿recuerdan ese pueblo que se incendia porque una señora se sueña con ello? En ese cuento de Gabo se ilustra bien el poder del rumor y eso fue lo que ocurrió con las redes sociales. Todos querían sus 15 minutos de fama y fotografiaban el peor ángulo del basurero y se las ingeniaban para meter una frase hecha aderezada con adjetivos de indignación.
Repito: hubo un problema real, las basuras no fueron recogidas a tiempo. Segundo: el modelo resultó inapropiado. Las viejas volquetas del acueducto no fueron suficientes y el desconocimiento de los protocolos del servicio, por parte de los nuevos escobitas, conspiraron contra la contingencia.
 
Porque era una contingencia y no una improvisación como se hizo parecer. La distancia entre una y otra palabra es clave para entender el asunto: Petro tenía que lidiar con un bache de 15 días entre la terminación de los contratos con los privados y la llegada del parque automotor que sería operado por el Distrito ¡Y de eso los medios poco enfatizaron!
La falta de equilibrio redundó en irresponsabilidad. Una cosa es la simpatía política e, incluso, la militancia, que los medios tienen derecho a ejercer y otra cosa la destrucción del contradictor ocultando la verdad o disfrazando la realidad. Escribo desde un periódico. Esto como un intento de autocrítica. 
 
El programa de “basura cero” merece una oportunidad. Un tiempo de espera que compruebe si es “retórica populista” como lo han querido presentar o el punto de quiebre de una nueva cultura ciudadana de prácticas amigables con el medio ambiente y de inclusión social para los recicladores.
 
Bogotá precisa de esa mudanza sin importar el espectro político que la promueva. Así mismo, la sentencia de lo que lo privado es mejor que lo público tiene cientos de contraejemplos. La Edis no puede ser rasero de medida concluyente: la EAAB así lo demuestra. EPM de Medellín también. Y los contratos leoninos invitaban a una reestructuración de ese negocio (tan bueno, que hasta los hijos de un ex presidente son empresarios del ramo). 
 
Preguntas de cierre: en ciertos países europeos el carro recolector pasa cada 10 días, aquí lo hace cada tres ¿somos más sucios? ¿Por qué producimos más basura? Petro no habría tenido allá el problemita, entre otras porque si hubiera existido una campaña social desde los medios para no producir tanta basura y no sacarla a las calles (sobre todo en esta época de sobreconsumo navideño) no tendríamos el triste espectáculo de esquinas nauseabundas. Como cuando hubo racionamientos de agua y luz. Ahí sí se pudo.
 
Falta de ciudadanía. De amor por la ciudad. Costumbre colombiana de culpar a los otros por responsabilidades nuestras. De la suciedad de nuestra ciudad también somos culpables.
  
¿Qué tanto conoce usted del tema? ¿Qué tanto se dejó influenciar por los medios? ¿Cuál es su grado de compromiso con su ciudad? Y la última: ¿le siguen cobrando su pasado guerrillero? Pensemos en ello…
    
 
   
(Visited 69 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

David Quitián es padre de Luna, seguidor de la "Mechita", latinoamericano hasta los tuétanos y sentipensante de la Colombia profunda. Es sociólogo y magíster en antropología de la Universidad Nacional de Colombia y PhD en antropología por la Universidad Federal Fluminense (Brasil). Sus trabajos más destacados indagan sobre los cruces del deporte, las identidades/alteridades y las violencias. Se desempeña como investigador y profesor universitario en Villavicencio. A Quitiman lo puede seguir en Twitter en @quitiman

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

¿A quién se quiere más, sino a los hijos. Son la(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

2 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. De acuerdo. Es necesario poner en la mira el modo como se trabaja por la ciudad. Que el modelo funcione depende del trabajo conjunto entre autoridades, medios, personas y organizaciones. Desgraciadamente, existen peces gordos que ganan dañando el proceso, defienden su negocio afectando a la ciudad, y eso no se pone en la mira de los medios, quienes hacen eco del jueguito. Pero también debemos ser capaces de otra crítica, la Alcaldía no ha logrado convocar a la ciudad en torno suyo. De un lado, los intereses de esas mafias legales que se limpian en trasero con nosotros para ganar dinero. Pero del otro, una alcaldía que no ha logrado proponer y movilizar un discurso de ciudad, es decir, una alcaldía que da papaya. Cierta derecha, que defiende esos negocios y sus mafias legales, que pretende que la tierra siga en manos de pocos y que el centro no se reorganice para la gente de menos recursos, busca la próxima alcaldía y se aprovecha de nuestra pereza, como tú dces. Ya veremos qué pasa…

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar