Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Brasil es Brasil. Así de simple. No es una frase compleja ni sofisticada, pero su validez no resiste dudas. Esa expresión no sólo se refiere a su poder futbolístico, también remite a su encanto. Brasil es el pentacampeón y su tierra es llamada “la patria del fútbol”. No existe una selección que se le equipare en ninguno de los dos ámbitos: es la más ganadora y la más admirada. Quizá por ello sea también el equipo más protegido y más consentido.

Colombia Brasil

Enfrentarlo es, entonces, dificilísimo. Pararse ante el Scratch es una experiencia singular: nadie es tan poderoso y al mismo tiempo tan querido. Lo corriente es que las personas hinchen por el más débil o el menos capacitado. Con la “canarinha” no sucede eso: a Brasil todo el mundo le hace fuerza, incluso los árbitros e instituciones como la Fifa.

Brasil es como un Goliat carismático. Es el Estados Unidos del balompié: promociona unos valores (talento, técnica, eficacia) y consigue popularizarlos con eficiencia irreprochable. Por eso digo que la verdeamarela encarna el sistema. Brasil es el establishment y -¡qué miedo!- Colombia se tendrá que parar delante de él este viernes.

¿Cuáles son las probabilidades de ganarle? Son muchas menos que las que el sólo fútbol hace prever. En el “Castelao” de Fortaleza habrá más que apenas dos equipos de atletas. Las cargas simbólicas de las camisetas (lo que llamamos el “peso” de la historia), los capitales culturales de las naciones y elementos para nada insignificantes como la localía en las gradas (tendremos –por primera vez- minoría colombiana) y ser el anfitrión del torneo, jugarán su papel en distintos porcentajes.

Así las cosas, con ese ambiente habrá que poner más que mero fútbol y el coraje –que bautizamos en nuestro país como berraquera- puede ser un ingrediente decisivo para dar el golpe de estadio que tanto anhelamos.

Muchachos de la selección: para ganarle al sistema la intrepidez ha mostrado su valía. A Brasil hay que matarlo deportivamente de forma rotunda… no vale un gol de diferencia. Hay que avasallarlo. Esa la única forma de que los demás aspectos no puedan obrar.

Dios mío ¡Jugamos contra Brasil en Brasil! ¿Se imaginan eso? Es el sueño que nunca pensamos llegaría. Quiero y no quiero que llegue la hora: la espera la hemos sufrido y disfrutado. Si el sábado amanecemos en semifinales, creo que el Maracaná nos aguardará con los brazos abiertos.

 

(Visited 177 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

David Quitián es padre de Luna, seguidor de la "Mechita", latinoamericano hasta los tuétanos y sentipensante de la Colombia profunda. Es sociólogo y magíster en antropología de la Universidad Nacional de Colombia y PhD en antropología por la Universidad Federal Fluminense (Brasil). Sus trabajos más destacados indagan sobre los cruces del deporte, las identidades/alteridades y las violencias. Se desempeña como investigador y profesor universitario en Villavicencio. A Quitiman lo puede seguir en Twitter en @quitiman

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Mucho se ha dicho sobre el poema de Amanda Gorman en(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar