Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Apaga el micrófono, al menos en “La Luciérnaga”. Se va Peláez y con él inicia la extinción de la generación que revolucionó la radio colombiana, no tanto en tecnología como en estilo: la impronta nacional creó una franja matutina (primero en AM y luego en FM) de noticias políticas, economía, deportes y notas del jet set. Todo ello modulado por periodistas que además de dar noticias, las comentaban. Así nacieron “6 AM 9M” de Caracol, “Radio sucesos RCN” y toda la estela de julios, gurisattis, vickys y nestores.

hernan-pelaez-1

Desde ahí, a la sombra de Yamid Amat, Juan Gossaín y Hernán Peláez, decenas de periodistas forjaron una personalidad al vaivén del cambio de dial de los oyentes. Estos tres mosqueteros de las ondas hertzianas inventaron, a su vez, acentos distintivos: Yamid privilegió “la chiva” (la primicia) a cualquier costo, dio palos de ciego y así como acertó, erró, en varias ocasiones con estilos chabacanos francamente insoportables. Gossaín llevó erudición a las antenas radiales: se rodeó de académicos y él mismo demostraba tal conocimiento de las cosas que nos aturdía con el empalago que lo hacían los compañeritos sabihondos del colegio.

Peláez, en cambio, jamás persiguió ni lo uno ni lo otro: ni quería ser el más informado ni aspiraba a ser llamado sabio. Ni siquiera en sus propias aguas, el periodismo futbolero (porque siempre admitió que sólo sabía de este deporte), quiso mostrarse como el non plus ultra. Ese papel se lo cedió a los que sucumbieron a la vanidad: el sabio Vélez y el arrogante Mejía. Pero no es que Hernán fuese pusilánime: sólo que su carácter, tan vallecaucano, es como dicen las abuelas, “parejito”, ni pendenciero ni apocado. Y ya lo demostró: se fue de La Luciérnaga cuando vetaron en su programa a Artunduaga y es el único de toda la cadena que ironiza a los españoles de Prisa.

Tampoco cedió a las veleidades de la farándula: nunca alcanzó los extremos performáticos de Cesar Augusto Londoño por presentar en televisión donde nunca se sintió cómodo. Su ambiente natural siempre fue la radio, porque la prensa escrita tampoco fue su fuerte: leerlo es castigar los ojos después de haber premiado los oídos con sus programas.

A él lo que realmente le gusta es fumar tabaco y beber whisky. También le apasiona ver fútbol y hablar de él como se hace en las tertulias de amigos. Por eso sus programas son reflejo de ello: la antigua Polémica, la propia Luciérnaga y el Pulso del fútbol.

Aquí un cliché inevitable: crecí oyéndolo. Quizá una de las primeras voces que oí a través de la cajita musical fue la suya. Por eso la gratitud de este escrito: muchas de mis primeras tardes en Bogotá, después de abandonar mi natal Villavo; muchos domingos de fútbol y ahora muchas tardes- noches en el exilio de Brasil fueron más llevaderos gracias a los espacios que moderaba, conducía y dirigía. No es exageración, aunque no me gusta admitirlo, que mi fascinación por la radio hablada y el fútbol tengan influencia suya.

Se está yendo “el último de la estirpe” como lo definió el gran Andrés Salcedo en su novela futbolera. Desaparece del final de las tardes de radio el “doctor” que es como colegas y oyentes le conocemos y llamamos. Y esto no es un dato menor: ese título ni es impuesto por autopromoción (como acontece con tantos de su gremio) ni obedece a la lógica clientelista de los lagartos; sino que es otorgado sin reparo por quienes le rodean. Es como en Colombia reconocemos a los que sin tener estudios académicos posgraduales, expresan maestría en su saber práctico.

Eso es Peláez: un hombre que apela a la espontaneidad y la simplicidad por la certeza de que no tiene más. Es sabio en su sobriedad, en lo lacónico de sus interjecciones radiales, por el prodigio de su memoria y por la versatilidad para acoplarse a los formatos y hacer brillar a sus equipos de trabajo sin imponerse él. El Doctor Peláez trabajó con todos: Yamid, Arizmendi, Vélez, Mejía… y siempre iluminó con su paciencia y fino humor caleño.

Una verdadera pérdida su salida del mejor espacio de humor político del país. Un luto más para el remedio del humor que nos permite sobrellevar la tragedia colombiana. Le haremos duelo… sobre todo porque llega su perfecta antítesis. Qué mala elección su reemplazo.

(Visited 448 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

David Quitián es padre de Luna, seguidor de la "Mechita", latinoamericano hasta los tuétanos y sentipensante de la Colombia profunda. Es sociólogo y magíster en antropología de la Universidad Nacional de Colombia y PhD en antropología por la Universidad Federal Fluminense (Brasil). Sus trabajos más destacados indagan sobre los cruces del deporte, las identidades/alteridades y las violencias. Se desempeña como investigador y profesor universitario en Villavicencio. A Quitiman lo puede seguir en Twitter en @quitiman

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Hasta hace menos dos años Anna Allen era en España esa(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

4 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Excelente escrito y sentido a la vez. Creo que el doctor Peláez se acaba la buena radio que usted, yo y otros crecimos escuchando. Qué vaina. Igual, el que llega es solamente elanticristo de lo que usted y yo disfrutamos..

  2. Sentimos un gran dolor con la partida de alguien con tanto talento e idoneidad, y con un don de gentes inigualable. Totalmente de acuerdo en que su reemplazo es lamentable. De lo peor. Convertira sin lugar a dudas el programa en tribuna para ventilar sus odios y antipatias y convertirse en buhonero y pregonero de aquellos que bien sirve, o sea el regimen de turno.

  3. Pues el primero de la estirpe fué Carlos Arturo Rueda amigo quitiman. Sin el camino que abrió Carlos Arturo Rueda en la narración, no tanto en el comentario, camino que elevó la audiencia radial a extremos que ni usted se imagina, los pelaez, gossaines y amats no hubieran llegado a donde llegaron. Me refiero a cautivar audiencia y en eso Carlos Arturo le abrió el camino a los que aterrizaron después. Asi que sea el momento para recordar al gran campeón y agradecerle por todo su aporte. Sony y los fabricantes de radio-transistores debieran hacerle una estatua. No había quien no viajara con ellos pegado al oído. Le propongo algo, pregunte quién se acuerda de algun narrador o comentarista deportivo de antes de 1980 y verá que del único que se acuerdan es del campeón Carlos Arturo.

    • Tan tiene razón, que el estilo cantado de los reporteros de radio y televisión de siempre, se le debe al maestro CARLOS ARTURO RUEDA C. Una impronta incomoda, pues los hace ver como narradores deportivos, pero una realidad absoluta de la importancia de don Carlos Arturo. Comentaristas de antes de 1980, me acuerdo de Jaime Ortiz Alvear, solamente.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar