Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Pitan porque hay trancón. Pitan porque el semáforo cambió de rojo a amarillo. Pitan porque pasó de verde a amarillo. Pitan porque el conductor de adelante decidió no pasarse el semáforo en amarillo. Pitan por todo. Y de paso nos van dejando sordos sin que nos demos cuenta.

Sí señor. Son los frenéticos del pito. Esta tarde, sin ir más lejos, mientras pensaba en cómo presentar el tema que les había anunciado, uno de esos frenéticos se pegó al pito de su carro en la calle 17 con carrera séptima, en el centro de Bogotá.

Lo hizo porque un taxista que esperaba el cambio de semáforo para seguir su recorrido abrió la puerta para recoger a una pasajera, y justo en ese momento la luz roja cambio a amarilla. Y claro, cuando me di cuenta estaba aturdida y no sabía por qué. Me tomó unos segundos darme cuenta que el señor me había perturbado hasta tal grado con su pitadera que quedé desorientada en plena calle, con un dolor intenso en mis oídos y con una sensación de desequilibrio total.

A ese intenso del pito, que es solo uno de los muchos que circulan por Bogotá, nadie le ha contado que el pito –o el aparato para producir señales acústicas de intensidad, como lo llama el código de Tránsito- solo es utilizable "para prevención de accidentes y para casos de emergencia".

Es el típico conductor que ignora al resto de los ciudadanos. Parece que creyera que las personas que utilizan el espacio no existen o son invisibles. Qué digo el espacio público, el privado también. Porque hay que ver el martirio que padecen las personas que viven sobre calles o avenidas de mediano o alto tráfico. Hasta la sala de su casa, hasta su propio cuarto llega la pitadera. Ojalá solo fuera el eco, pero no señores: el ruido llega en toda su nociva magnitud.

O sino que lo digan las personas que trabajan turnos hasta altas horas de la noche y tratan de recuperar su descanso un par de horas después de las 6:00 de la mañana. Olvídenlo. La pitadera no los deja.

Lo lamentable es que esta conducta no es sancionada a pesar de que las normas de tránsito prohíben el uso del pito, a menos que se trate de casos de emergencia o de prevenir accidentes.

Lo más cercano es una norma del tránsito de Bogotá que califica como infracción “la instalación y uso de un dispositivo o accesorios generadores de ruidos tales como sirenas, alarmas, válvulas, resonadores y tipos adaptados a los sistemas de bajo y de frenos de aire. El uso de resonadores en el escape de gases de cualquier frente móvil, el uso de cornetas y el no contar con un sistema de silenciador en correcto estado de funcionamiento”.

Esta norma aplica a toda clase de vehículos, pero tiene poco efecto. Cuando algún conductor es sorprendido utilizando alguno de esos artefactos se gana una inmovilización de cinco días. Entre enero y junio de este año se impusieron 1.810 comparendos por esta razón. Pero no más. Esos infractores retiraron la corneta o el artefacto de ruido para poder sacar el carro de los patios, y vaya uno a saber si en la misma puerta lo volvieron a instalar.

La norma, además, no cobija a los que usan de manera inadecuada, atrevida y desconsiderada el pito de su carro, público o privado.

Nos queda un consuelo. Una norma expedida en abril pasado por el Ministerio de Medio Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial ordena que a partir del 1 de abril del año entrante los centros de diagnóstico realicen mediciones de ruido emitido por vehículos automotores y motocicletas en estado estático, para establecer, con base en esas mediciones, unos estándares máximos permisibles de emisión de ruido. Ojalá incluyan al pito en esas mediciones.

Mientras tanto habría que pedirles a los frenéticos del pito que hagan un repaso del Código de Policía de Bogotá que, al referirse a los comportamientos y acciones que atentan contra la convivencia ciudadana señala el ruido. “La contaminación auditiva y sonora –dice- es nociva para la salud, perturba la convivencia ciudadana y afecta el disfrute del espacio público”. Pero claro, otra vez, no hay una autoridad que por lo menos haga pedagogía.

Y usted, que circula por las calles de Bogotá, que seguramente maneja diariamente su carro, o que como peatón sufre la pitadera, qué experiencia tiene sobre el tema. Escriba sus comentarios a yolgom@eltiempo.com.co

(Visited 228 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

He sido reportera de prensa, radio y televisión durante 20 años, y en los últimos cinco además ejerzo la docencia universitaria con una especialización en ese campo. El eje de mi trabajo han sido las calles de Bogotá y las inquietudes de los ciudadanos de a pie que desaparecen con facilidad en las estadísticas y en las generalizaciones. Hablar entre nosotros puede educar. Los invito a que nos construyamos mutuamente.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

¡Resiliencia es sin duda una de mis palabras favoritas! Se entiende(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

32 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Lo que les voy a contar no es mentira. Vivo en Orlando, Florida y ahora que leo esto caigo en cuenta que compré un vehículo hace mas de 6 meses y de verdad les digo que no conozco el sonido del pito. En este país el pitar se considera un acto de mala educación salvo sea en caso de una emergencia. El uso indiscriminado del pito causa un stress increible y además no soluciona nada. Recuerdo cuando vivia en mi bella Bogotá y cuando el semáforo hasta ahora va a cambiar del rojo al verde, es imposible la pitadera en especial de taxistas y conductores de bus. Eso ya como que es mecánico. Lo hacen sin darse cuenta. Llevan la mano al pito de forma refleja. Un taxista puede salir con los frenos dañados o la dirección mala y no hay problema, pero vaya si sale sin pito, de doble sirena y con musiquita desesperante. Eso es símbolo de caché.
    ——–

  2. Un saludo, me parecen muy oportunas sus apreciasiones sobre la pitadera, le falto algo que a mi parecer dejaria algo de reflexion en quienes sufren de este mal de la pitadera por todo.

    Cuando pedimos, manifestamos y hasta resamos por que no haya mas vilencia siempre lo hacemos hacia afuera, en este acto empieza una cadena de violencia injustificada y arbitraria, como le paso a usted que quedo desorientada habra quienes quedan peor, habra quien lleva consigo sus problemas cotidianos y al borde de un colapso y con estos actos que se puede esperar, que esta persona eleve su nivel de ansiedad y su reaccion pueda ser insospechada.
    En fin la ¨paz¨ no es un adjetivo, es un vervo que se debe conjugar desde nuestro interior, cuando esto suceda no habra necesidad de dialogos, leyes de justucia y paz o cosas parecidas, solo que debe ser un proposito colectivo no de simples palomas aqui y alla.

    jaz

  3. Muy de acuerdo con su entrada. Por ejemplo, en Inglaterra, los policías no utilizan las luces de sus unidades si no es necesario, incluso hasta en mismas emergencias. Todo radica en educación y cultura. Salu2

  4. strangeitude

    Donde me dejan a los que venden “bastante mandarina por 2000”, por mi cuadra los desconsiderados llegan todos los sábados sin falta a las 08:30 AM con ese megafono ensordecedor y siguen durante todo el día, mas mandarinas y naranjas, bocadillos, etc. Quién controla esto? Existe algo que regule a estos promotores de la sordera y la mala calidad de vida?

  5. Soy Colombiano de nacimiento pero resido en USA hace mucho tiempo, cuando voy de visita a Colombia con mi familia, que nunca han vivido en Colombia, siempre me dicen lo mismo….Por que todo el mundo pita? parecen hacerlo sin razon, es el primer comentario que hacen cuando les preguntan. Como les fue en Colombia.

  6. mariadechile

    A modo de ejemplo, en Santiago, Chile, no se puede pitar, por ejemplo, para pedir que abran la puerta del garage del edificio donde vives, lo haces con cambio de luces. Estas costumbres bien podriamos copiarlas de nuestros vecinos.

  7. si los freneticos del pito no saben cunto daño se estan haciendo ellos mismos y a nosotros ver que va una mama en la calle con un recien-nacido en sus brazos y le pitan con frenesi
    por que no se ponen a pensar que son sus hijos
    o su mamacita ya una ancianita que el pito les hace mucho daño.

  8. Hay que usar el pito pero sin abusar. Por algo viene en todos los carros!. Hay que pitarle a la gente que se atraviesa, a los barbaros que paran en mitad de la via o a la buseta que nos cierra. El problema no es el pito sino la policia capitalista que no vigila sino que busca ingresos por comparendos. De la mala señalizacion y de los que intimidan a la policia con amenazas.

  9. Y no es sólo en las avenidas que actúan los histéricos adictos al pito, en mi conjunto entre las 4:30 y 6 de la mañana, están pitando desde que encienden el carro para que los vigilantes les abran la puerta para salir pitados. Eso si es el peor de los colmos!! ni que fueran ambulancias para hacer tanto ruido a esas horas.

  10. jairjimenez

    a mi me emp… cuando uno va a hacer cambio de carril (de rápido a lento) y los de atras empiezan a pitar como si uno pudiera mandarse a estrellar a los otros. DEFINITIVAMENTE Bogotá maneja un nivel de estres demasiado alto… a veces es una mamera total sobre todo detras del volante.

  11. Precisamente hoy a las siete de la mañana pensaba en este asunto de los pitos desesperantes, debido a que a media cuadra de mi casa un chofer de un bus estaba parqueado y haciendo sonar la corneta de su vehículo, quizás con la intención de llamar a alguien. Qué sé yo! Lo que sí pensé es en por qué no se aplica de manera más rigurosa un control más eficiente para que los conductores no sean tan adictos a la pitadera. Y ni qué decir de los pitos de sirena, muy de moda entre los taxistas. Estos pitos deberían prohibirse en vehículos que no sean hospitalarios, pues además de que producen un ruido más ensordecedor que el de los pitos normales, suelen crear confusión, pues se piensa que se trata de una ambulancia, cuando en realidad suele tratarse de taxistas.

  12. Hoy en dia la gente vive afanada por todo.Y para saber que cada cosa tiene su momento, hasta la muerte.Comparto que los conductores pitan por todo, hasta porque ven que cambio el semaforo a verde y no se mueven de inmediato.Pitan sin hombres, a las chicas que van bien puesta,elegantes, pitan porque me desespera llevar a este o cualquier pasajero, pitan porque ese dia no han recibido el dinero que les deben, es decir es un agite a diario.Que locura.Calma por favor.

  13. Realmente hasta en eso se ve la agresividad de los conductores en esta ciudad, cómo mucha gente lo ha manifestado, uno de los casos más frecuentes es cuando el energúmeno que se encuentra destrás de usted ya lo esta acosando para que en amarillo arranca, o cuando usted tiene que detenerse para hacer un cruce el de atrás esta pegado del pito, así vea que vienen cualquier cantidad de carros y no puede cruzar. Esto sucede en especial con los señores conductores de servicio público. Cosas muy extrañas y particulares.

  14. Realmente el tema si es motivo de discusión.Creo que en Bogotá se maneja un nivel de estrés muy alto y por lo tanto la manera más fácil de desahogarse es abusando del pito en los carros, buses, colectivos etc… Aunque esta no es una excusa válida para andar pitando como desaforados si es un motivo para que esto ocurra. No se si a estos frenéticos del pito no les enseñaron siquiera algunas normas de comportamiento, según tengo entendido uno no arranca en un carro cuando el semáforo está en amarillo sino cuando está en verde, además si tienen tanto afán porque no salen más temprano?

  15. Estoy de acuerdo. En bogotá la gente pita mucho… pero es peor aun en las ciudades más calientes… como en la costa donde las motos abundan y el pito además se utiliza para saludar personas… o sea se pita de alegria y de mal genio… el resultado es un monton de pitos tan increible que uno ya no sabe cuando le pitan a uno y cuando lo logra saber no sabe si saludar o quitarse. El sobre uso hace que las cosas pierdan su significado… el pito tiene una razon para existir pero si lo usamos todo el tiempo ya no va a servir para nada.

  16. agrandadordecabezas

    Además los que más sufrimos las agresiones de los trogloditas del pito somos los peatones que desprevenidamente pasamos al lado de un carro cuando su “conductor” decide pitarle al de adelante -como si el pito empujara-, haciendo retumbar su “arma” en nuestros tímpanos. Hay que protestar cuando eso pasa. No maaaaaaaaaassssssss!!!!!!

  17. Definición de instante:
    Es el tiempo que tarda el ¡¡$@#|?!! (ya se imaginarán la palabrota) de atrás en pitar cuando el semáforo pasa de rojo a amarillo. Nunca terminaré de entender por qué los colombianos somos tan groseros y agresivos al conducir. ¿Será que esta forma de actuar es reflejo de toda esa violencia que cargamos a cuestas y que desangra el campo y las ciudades? Aquí las injusticias se ven hasta en las cosas cotidianas mas elementales. El pito es un arma con la que el conductor arremete contra el que no se movió, contra el que se movió mal, contra el transeúnte que apareció el la vía cuando se cruzó la esquina. El peatón aquí vale un huevo, la prelación que debería tener no existe. Cuando hay trancones, la gente pita desaforada como si este instrumento tuviera la capacidad mágica de hacer fluir el tránsito o desaparecer los automóviles. Falta respeto y educación, pero sobre todo, falta una legislación exigente donde se multe a quines abusan del pito

  18. Si, es una lastima que en nuestro país estemos llenos de cavernícolas que no respetan a nadie, y mucho menos a los peatones. Asi como en la anécdota que narro la persona que escribe el Blog, he tenido muchas, y lo peor es que cuando uno le dice algo al conductor, normalmente, le recuerdan a uno a la mamá o a otro ser querido.

  19. Totalmente de acuerdo. Pero eso va en la educación… Desafortunadamente la incultura generalizada del conductor bogotano (colombiano, puede decirse) hace que no sepa ni siquiera que un PARE es para parar y no para bajar la velocidad, que el color amarillo es para prepararse para la arrancada y NO para arrancar (por eso algunas ciudades omiten el paso amarillo y el semáforo pasa directo del rojo al verde) o que también el amarillo es para frenar el automotor, no para acelerarlo más. Cosas tan básicas como estas son las que no domina el grueso de los conductores colombianos.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar