Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Uno descubre ARTISTAS; de los bien llamados PLÁSTICOS; por esa FLEXIBILIDAD y MALEABILIDAD en la que se doblan pero no se rompen…esta es la DESCRIPCIÓN del GENIAL Dn ANDRÉS  DENEGRI un argentino al cual la PLUMA maravillosa de su colega el colombianísimo FRANCISCO RODRÍGUEZ PRADA, quien nos lo cuenta así…

 

“RELATO DE LO QUE NUNCA SUCEDIÓ
Por: Francisco Rodríguez-Prada

En el baúl de la abuela hay recuerdos…

Cómo se imaginaría usted una obra de arte cuya forma y contenido se presentan como un dispositivo para reflexionar en torno a la memoria y el olvido. Pensando en esto, me encontré en la extraña coyuntura en la cual mi hermana entra a mi taller con los resultados médicos de mamá. Le diagnostican enfermedad neurodegenerativa; Alzheimer y demencia nivel 4. Se le dificulta recordar eventos, se desorienta, presenta cambios súbitos de humor y falta de motivación. Especialistas sugieren ejercicios de memoria. Me desplomo en el diván. Cierro los ojos; mi figura cae de espaldas por el hoyo profundo de los recuerdos. Un prolongado pito sordo extingue el sonido del ambiente, permanece el olor asfixiante de enseres viejos y de tierra húmeda. Cierran con un portazo el aruñado baúl del cataléptico. Todo queda negro.

Abren el baúl de la abuela y veo con luz diáfana colores de diapositivas. Veo a mamá en un soliloquio macabro, recordándome mi infancia, llorando sobre mi tumba. Temía por el futuro de aquel niño que no hacía más que dibujitos e inventar meta-ficciones. Debía ejercitar su memoria para recordar algo útil y algún día ganarse la vida. Con este fin, mamá se valió de un juego, de un artificio que prometía reforzar la sinapsis y la neuro-plasticidad de la mente de su hijo. Juego mnemotécnico que involucra la repetición progresiva y en orden de varias cosas. También de procesos de asociación de signos para suscitar significados en diferentes campos del conocimiento. El juego se llama “El Baúl de la Abuela”. Juego metáfórico de aquél mueble en donde se van guardando y acumulando objetos viejos. En la medida en la que se van sacando se suscitan recuerdos de vida. El baúl como artefacto, como tecnología de la mente, se vale de la imaginación de los participantes. Se vale de las imágenes mentales de las cosas que se van figurando para ser memorizadas. Los adjetivos que describen esas cosas facilitan que sean recordadas. Así pues, el juego comienza con alguien declarando: “En el baúl de la abuela hay”… (tal cosa. Por ejemplo, una pelota amarilla). El siguiente participante repite: “En el baúl de la abuela hay una pelota amarilla (y agrega otra cosa)… y cuatro cetáceos adultos”. Otro participante dice: “En el baúl de la abuela hay una pelota amarilla, cuatro cetáceos adultos, y el suspiro de Cleopatra”. Alguien más agrega otra cosa; el siguiente jugador dice otra, y otra. Todas las cosas se deben ir recitando de una en una y en orden. Entre más absurdos y pintorescos sean las cosas se facilitará su recordación. Los procesos de semiosis que suscitan significados en diferentes campos del conocimiento se dan por las graciosas ocurrencias que se van dando a lo largo del juego. Un signo es cualquier cosa que comunica un significado que no sea el signo en si mismo. Por ejemplo, la imagen de cuatro cetáceos en un baúl connota significados de escala; cuatro ballenas no caben en un baúl a menos que aquél sea un acuario gigante en el ático de la abuela. También cabe la posibilidad de que sean cuatro cetáceos de juguete. Pero si el signo es la imagen del suspiro de Cleopatra; ahora se evoca el sentido emotivo que se le asigna al suspiro por enamoramiento o tristeza. Signo que conduce al objeto por el cual se está triste evocando a Julio Cesar y el conflicto imperial entre Roma y Egipto. Aquellos signos evocan otros signos en el ámbito de la historia, el arte y la cultura. La cadena de palabras e imágenes que van surgiendo a lo largo del juego, interrelacionan un sinfín de significados que refieren y connotan diferentes contextos. Significados que expanden el conocimiento y la imaginación de un niño o significados que refuerzan conexiones neuronales en un paciente con enfermedad de Alzheimer: En el baúl de la abuela hay una pelota amarilla, cuatro cetáceos adultos, el suspiro de Cleopatra, perfumillo de Dalmacia, gigolós etruscos, la nariguera de Zoroastro, el turbante de Mahoma, la lanza de Longinos, lágrimas de una madre por el deceso de su hijo y sus zapatillas a-go-go. Se trata de eslabones de palabras que suscitan un proceso de semiósis al estilo de Charles S. Pierce.

En el baúl de la abuela hay recuerdos y la exposición de un argentino…

Me despierto de mi ensoñación cataléptica y me encuentro nuevamente sentado en el diván. Había mucha luz a mi alrededor, afuera ya había escampado. Todo había sido una pesadilla con excepción del diagnóstico de enfermedad neurodegenerativa de mamá. Recibo un correo electrónico en donde un amigo argentino me solicita escribir una reseña de prensa tan crítica como benevolente. Reseña cultural para un célebre artista compatriota suyo que acababa de exponer en Artbo. Reviso detenidamente el comunicado de prensa emitido por la galería que lo representa, me gusta mucho lo que veo y leo la reseña curatorial. Me encuentro con los típicos textos de sintaxis ambigua o de licencia poética, que describen grandilocuentemente la obra y hacen ver en ella aquello que no existe. No obstante, la obra es muy buena por si misma y la coyuntura obliga a comentar su forma, su contenido y su función en el contexto de Artbo. Adicionalmente, cual sería mi sorpresa, al descubrir que aquello que leí sobre la obra tiene algo de relación con mi pesadilla cataléptica. Ambas se presentan como un dispositivo para reflexionar en torno a la memoria y el olvido. Afilando la nariz con malicia, le respondo un WhatsApp a mi amigo, aceptando la solicitud de escribir un texto “objetivo”. Entrecerraba los ojos, frotaba las manos y mi rictus apretado sonreía maliciosamente.

El pasado 27 de octubre la obra de Andrés Denegri fue exhibida y celebrada en la versión presencial de Artbo 2022. Denegri es un autor con importante formación en producción de cine experimental trabajando en ello hasta el año 2012. En los siguientes dos lustros ha incursionado en las Artes Visuales consolidando una galardonada trayectoria profesional. Sus instalaciones se caracterizan formalmente por la articulación de proyectores antiguos y pantallas, ensamblando andamios monumentales. Monumentos en donde la película de celuloide de 16mm no solo se proyecta como luz en elocuentes montajes cinematográficos, sino que sale de la máquina como escultura cinética abarcando el tiempo y el espacio. Denegri, selecciona cuidadosamente material de archivo histórico propiciando un diálogo reflexivo entre el cine, la literatura y la fotografía. Establece metáforas entre los antiguos dispositivos tecnológicos para preservar la memoria y los procesos de olvido y negación de relatos políticos historicistas. Propende por que el espectador resignifique la importante relación entre la memoria y la construcción de identidad en el presente. La galería Rolf Art de Argentina representa a Denegri en Artbo y dispuso para la venta las instalaciones Hierro y Tierra (2013) y Sobre el relato de la austeridad (2018), ambas pertenecientes a la serie Éramos esperados.

 

El contenido de la obra de Denegri presenta una intencionalidad específica de a cuerdo con su ethos cultural y el marco axiológico con el cual el autor entiende el mundo. Extrapolar su arte del ámbito sociopolítico argentino y presentarlo en ferias de arte internacional, hace que el contenido de su obra pierda vigencia política quedando fuera de contexto. Por ejemplo, La serie Éramos esperados propone una reflexión sobre las perspectivas políticas de la Argentina del siglo XX. El autor vincula imágenes de archivo apelando a símbolos fundacionales e identitarios como la primera filmación que hace el francés Eugène Py de La bandera argentina (1897). Denegri compone proposiciones críticas desde el montaje cinematográfico; corta, edita y yuxtapone fotogramas con el fin de articular un mensaje visual y así apelar a las emociones de sus compatriotas.

Analícelos, recapacite y si le parecemos INTERESANTES  vea el FINAL de la NOTA …Haga  CLICK Aqui…:https://cafeliterario.co/relato-de-lo-que…-rodriguez-prada/

Si te gustó esta  EXPERIENCIA ARTÍCULO, y quieres AYUDARNOS haz tu DONACIÓN:AQUI

Y no se olvide de seguirnos en el…
CONTINUARÁ…

CON JABÓN…! NO COMO PILATOS PORFIS

(Visited 185 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

“Un colectivo de AUTORES ESPECIALES que hacen un verdadero CAFÉ VIRTUAL inspirado en los aromas de su motivador, el CAFÉ LITERARIO que se hizo entre 1980 y 1990, y al que frecuentaban personajes tales como JORGE LUIS BORGES ,ALBERTO CORTEZ, JOSEFINA ROBIROSA, ADOLFO BIOY CASARES, PIERO, CESAR MENOTTI, ERNESTO SABATO, GUILLERMO VILAS, SODA STEREO, MANUEL MUJICA LAINEZ, MARTA MINUJIN, FITO PAEZ, TOMAS ELOY MARTINEZ entre otros que hicieron de EL una verdadera USINA de la MOVIDA CULTURAL que hoy, por medio del EQUIPO de AUTORES de este blog, hacen realidad esa impronta...”

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Limpiar ventanas de departamentos por fuera puede parecer un poco difícil(...)

2

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

3

Tomé el relato "La metamorfosis", del escritor checho Franz Kafka, y(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar