Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Me gusta caminar las calles de las ciudades y me enamoro de las que me invitan a recorrerlas así, caminando. Me gusta respirar los árboles, mirar el cielo, descubrir nuevos ángulos de los paisajes, encontrarme con perros que pasean, oír los pajaritos y sonreírles a desconocidos.

En Medellín es poco lo que camino, pero intento remplazar esa sensación irremplazable trotando al menos una mañana a la semana, a pesar de que, como concluíamos algunos amigos hace poco, trotar aquí parezca a veces una carrera de obstáculos.

Soy de las que tiene que sonreírles a las personas que se encuentra en la calle. Es mi manera de conectarme con la ciudad y de, a pesar de lo que veo todos los días en el mundo, fortalecer mi esperanza con la idea de que somos todos humanos. Las sonrisas entre desconocidos significan para mí la complicidad de que seguimos todos aquí, viviendo. También es mi manera de decirle al que tiene menos que para mí eso no significa que valga menos. Con sonrisas y “buenos días” he acortado distancias que parecían infinitas.

Trotando en las calles de Medellín se conoce mucho sobre la personalidad de la ciudad. Yo, que no puedo evitar sentirme mal si no hago algún gesto que muestre un mínimo de humanidad, ya he aprendido que hay tres tipos de reacciones a mi sonrisa o mis “buenos días”: una sonrisa de vuelta, de parte de una persona gratamente sorprendida o igual a mí; un “muyyy pero muyyy buenos”, de parte de un hombre con los ojos desorbitados, seguido de alguna vulgaridad; o una mirada asesina de una mujer que creyó que le estaba sonriendo al marido o que no soporta a nadie más joven.

Confieso que, después de conocer las reacciones, empecé a analizar caras antes de regalar sonrisas inocentes, pero mi salida a correr perdió parte de su vida y recaí en la repartición de saludos. No quiero que un señor que barre se sienta como si no estuviera ahí, no quiero sumarme a los que lo hacen sentir invisible.

Después de varios encuentros de esos, esta mañana, trotando sobre aceras pintadas de sol y de sombra, vi a un hombre escarbando en un tarro de basura. Mi corazón se paró inmediatamente y un calambre me desconectó de la paz de los árboles y los pájaros. Nadie debería tener que buscar comida entre la basura. Nadie. Entonces, hice a un lado mi corazón arrugado y saqué mi herramienta contra la inhumanidad: le sonreí a ese hombre, que probablemente ha perdido la esperanza en la vida, para recordarle que sigue vivo.

@catalinafrancor

www.catalinafrancor.com

(Visited 103 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Catalina Franco Restrepo es periodista colombiana, Magíster en Relaciones Internacionales y Comunicación de la Universidad Complutense de Madrid. Ha trabajado en medios de comunicación como CNN y W Radio, en grupos editoriales como el Taller de Edición y liderando las comunicaciones corporativas de reconocidas empresas. Ha vivido en Montreal, Atlanta y Madrid, y ha viajado por 47 países persiguiendo su sueño de conocer y entender mejor el mundo y la humanidad, y llenándose de inspiración para contar historias. Además de este blog en EL TIEMPO, tiene uno personal que se llama OjosdelAlma, un canal de viajes en YouTube y es columnista de la revista Cronopio. En 2018 publicó su primera novela, El valle de nadie, que actualmente está disponible en Amazon en ediciones impresa y digital. Es, sobretodo, una amante de la humanidad, la naturaleza y los animales, y su sueño es hablar sobre ese amor, con su respectivo dolor, a través de la escritura.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Espejos

    El sol arde sobre la represa de Guatapé. Distorsionamos el espejo que forma el agua al entrar en una(...)

  • Colombia

    Empatía, siempre

    Siempre me dejan pensando las ambulancias a su paso. Me queda una mezcla de angustia y esperanza. Angustia por(...)

  • Colombia

    Celebrar la abundancia

    [gallery size="medium" ids="814,812,813"] En Colombia somos ricos, el problema es que nos matamos. Nos despertamos cada día en medio(...)

  • Opinión

    Ventanas en la distancia

    [gallery columns="2" size="medium" ids="804,805"] Un pájaro carpintero acaba de construir su casa en un árbol frente a nuestro balcón:(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Extractos del 'Bogotálogo: usos, desusos y abusos del español hablado en la(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar