Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Después de la sucia campaña presidencial que vivimos los colombianos hace unos meses, esta mañana me quedé atónita frente a una expresión que me encontré en una red social. Una persona a la que sigo, una mujer a la que hasta ahora consideraba “dulce”, publicó una foto de ella misma, con la palabra paz escrita en dorso de la mano, el dedo en la posición que conocemos para decir “hijo de puta”, y una mirada de odio hacia muchos de los que estábamos viendo esa imagen. Las palabras que acompañaban su foto eran: “Mensaje para Juan Manuel Santos y sus votantes. ¡Les va a los que eligieron a un mentiroso, cobarde e incoherente!”

Llena de odio, nos decía hijos de puta a los que creemos en una forma muy distinta de llegar a la paz.

Un poco esperanzador fue que había algunos comentarios bajo la foto, uno de los cuales decía: “Que feo. No entiendo esa necesidad tan absurda de insultar al que piensa distinto. ¿Qué sigue? ¿Escoja el arma y diga el lugar? O ‘Le doy en la jeta marica’. Qué tristeza”.

Así mismo, este fin de semana oí con tristeza a una de las personas que más quiero y admiro en la vida –aunque cosas como esta vienen aporreando esa admiración que he sentido ante una mente lúcida y un gran corazón–, diciéndole con ironía, con esa voz y esa mirada venenosas, a otro incrédulo de la paz en medio de varios que nos aferramos a ella, tras la mención de una explosión que le hizo daño a la infraestructura de una empresa energética: “¡Es que estamos taaan cerca de la paz!”.

Tal cual lo describía Héctor Abad Faciolince hace algún tiempo, parece que hay quienes se alegran cuando ocurren actos atroces y lo gritan para que todo el mundo lo oiga, por el solo hecho de llevarse un punto y hacerle daño al adversario político.

¿De verdad vamos a permitir que se pudra de odio nuestra sociedad? A esos, a quienes no creen en esta oportunidad de la paz y gritan tan fuerte su repudio a los grupos armados ilegales, a esos que tanto les gusta la idea de “ganar la guerra”, a esos les digo que no la pierdan, que no se dejen vencer de la peor de las maneras: dejándose contagiar de la enfermedad mortal de los violentos.

* Pero, para terminar con algo más esperanzador, una anécdota del fin de semana: ayer por la mañana salí a correr con mi mamá. Cada una a su ritmo, recorre un mismo número de veces el tramo en el que nos hemos acostumbrado a hacer deporte juntas. Yo, por lo general, lo hago cinco veces.

–        ¿Cuántas llevas? –me preguntó ella cuando nos encontramos a medio camino

–        No me vas a creer, pero perdí la cuenta y no sé si voy en la cuarta o en la quinta –le dije cansada

–        A mí también me pasa –me dijo a modo de consuelo, sabiendo que, conociéndome, me tocaría asumir que llevaba solo cuatro.

Habiendo sacado fuerzas de donde no tenía para dar una vuelta que podría ser la quinta o la sexta, pero que yo tenía que correr con las fuerzas de una quinta que siempre he sido capaz de hacer, volví a encontrarme con mi mamá, que me dijo: “Esta es tu sexta”.

Y con una sonrisa de triunfo pensé en lo tontos que nos vuelven los límites que nos aprendemos de memoria.

Eso va también para la paz.

www.catalinafrancor.com

@catalinafrancor

 

(Visited 129 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Catalina Franco Restrepo es periodista colombiana, Magíster en Relaciones Internacionales y Comunicación de la Universidad Complutense de Madrid. Ha trabajado en medios de comunicación como CNN y W Radio, en grupos editoriales como el Taller de Edición y liderando las comunicaciones corporativas de reconocidas empresas. Ha vivido en Montreal, Atlanta y Madrid, y ha viajado por 47 países persiguiendo su sueño de conocer y entender mejor el mundo y la humanidad, y llenándose de inspiración para contar historias. Además de este blog en EL TIEMPO, tiene uno personal que se llama OjosdelAlma, un canal de viajes en YouTube y es columnista de la revista Cronopio. En 2018 publicó su primera novela, El valle de nadie, que actualmente está disponible en Amazon en ediciones impresa y digital. Es, sobretodo, una amante de la humanidad, la naturaleza y los animales, y su sueño es hablar sobre ese amor, con su respectivo dolor, a través de la escritura.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Colombia

    Espejos

    El sol arde sobre la represa de Guatapé. Distorsionamos el espejo que forma el agua al entrar en una(...)

  • Colombia

    Empatía, siempre

    Siempre me dejan pensando las ambulancias a su paso. Me queda una mezcla de angustia y esperanza. Angustia por(...)

  • Colombia

    Celebrar la abundancia

    [gallery size="medium" ids="814,812,813"] En Colombia somos ricos, el problema es que nos matamos. Nos despertamos cada día en medio(...)

  • Opinión

    Ventanas en la distancia

    [gallery columns="2" size="medium" ids="804,805"] Un pájaro carpintero acaba de construir su casa en un árbol frente a nuestro balcón:(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Calígula fue el emperador romano que le dio a su caballo(...)

2

El manager colombiano que ha llegado más lejos en la industria(...)

3

En este receso tuve la oportunidad de conectarme con algunos estrenos(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Y a Catalina Franco le molestaria igual la cantidad de mensajes insultantes hacia los que estan en desacuerdo con el manejo que Santos le ha dado al tema de la paz? o el lenguaje de Santos hacia estas personas?. Por lo que veo eso si no le ha dolido nada.

    Javier Sarmiento, tambien eres un soñador?? que patetico y cursi.

  2. Excelente artículo. De todos los títulos que ostenta la columnista (los cuales pone en duda el anterior comentarista, por cuya ortografía asumo que es uribista), el que más me gusta es el de Soñadora

  3. Primero que todo , si la foto suya es actual no me puedo inmaginar de donde saco tiempo para tener todos su honores en tan corto tiempo, en segundo lugar cual es la forma distinta de lograr la paz ??? entregar el pais y todas su riquesas a una bandada de maleantes inescrupulosos que hacen o dicen lo que sea con tal de lograr sus fines y lo unico que les importa es proteger su ilicito negocio de las drogas o en realidad ud. cree que tienen fines alturistas,,,…Gracias

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar