Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Me he estado preguntando por el miedo –aunque no estoy tan segura de que sea miedo– a que tal vez se nos esté olvidando la otra vida, esa que me niego a llamar “vida normal” y que ya es pasado.

¿Se han dado cuenta de cómo nos acostumbramos –y desacostumbramos– a todo asombrosamente rápido? Tras sorprenderme a mí misma mirando desde el balcón concentrada y con extrañeza un avión que volaba, intentando definir su forma, pues parecía dirigirse a mí en medio de los cielos vacíos, hace un par de días soñé que estaba en un aeropuerto y me decían que no tenían forma de saber a qué horas saldría mi vuelo, que me fuera a esperar a alguna parte y que cuando supieran algo me avisarían. No eran tiempos de coronavirus en el sueño, simplemente me anunciaban que lo único que podía hacer era esperar, como si fuera la vida real.

Dos días después, soñé que estaba con mi esposo en un hotel grande, que pasábamos el día en una piscina y por la noche íbamos a un lugar en el que había muchas sillas y personas, y entonces conversábamos con ellas y nos reíamos. En un momento yo frenaba en seco, me quedaba en silencio y pensaba enloquecida en por qué estábamos allí rodeados de gente, en que habíamos tocado todo y a todos (teníamos tantos cuerpos cerquita), y en que nada de eso se podía deshacer. No entendía si se nos había olvidado lo que estaba pasando o si ya a nadie le importaba, pero el daño estaba hecho: éramos grupos de personas interactuando en la forma que una vez había sido normal.

Hasta los sueños adquieren hoy nuevos sentidos. Antes hubiera costado imaginar que una pesadilla estuviera hecha de viaje, descanso y risas. La actual espera obligada en medio de circunstancias que parecían imposibles es también una forma en que la vida nos repite más fuerte una lección sobre la impermanencia, la mutabilidad, la naturalidad del cambio constante y la necesidad de aceptar, adaptarnos e intentar crecer, en caso de haber aprendido algo.

“El verdadero dolor nos enmudece”, decía Rosa Montero en su última columna de ‘El País’. Tal vez por eso muchos expresan por estos días que no logran leer o escribir o crear. Se ha dado el mutismo de quien no se esperaba las consecuencias de su afán demencial. El verdadero dolor nos enmudece. Así, en silencio, me desperté el 24 de abril, pensando en los treinta años de la muerte de mi abuelito. Treinta años, cinco menos que toda mi vida, pero yo aún lo veo sentado en el piso enseñándome los nombres de los colores en inglés.

Impermanencia. Fugacidad, tanto en una vida como en lo que le sigue a su fin. Somos diminutos, se va todo en un respiro. No hay que correr ni desperdiciar ese parpadeo. Hoy sucede todo esto, nos pasa a quienes estamos vivos, quiere decir que es parte de nuestro afortunado parpadeo, lo único que tenemos. Y se irá así, en un respiro, también. Un día demasiado cercano hablaremos de ello en pasado. Si estamos vivos. Hoy estamos vivos.

Es una fortuna contemplar los segundos que permanece una abeja posada sobre una flor antes de volar a la siguiente. Hoy sonrío al oír las guacharacas, los pájaros y los grillos, me duelen la parte superior izquierda de la espalda y las personas que tienen hambre, pienso con temor en lo que resta del año y con esperanza en el rato de lectura de esta tarde. Hoy abro los ojos, veo colores y busco abejas sobre las flores. Estoy viva.

 

@catalinafrancor

www.catalinafrancor.com

 

(Visited 438 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Catalina Franco Restrepo es periodista colombiana, Magíster en Relaciones Internacionales y Comunicación de la Universidad Complutense de Madrid. Ha trabajado en medios de comunicación como CNN y W Radio, en grupos editoriales como el Taller de Edición y liderando las comunicaciones corporativas de reconocidas empresas. Ha vivido en Montreal, Atlanta y Madrid, y ha viajado por 47 países persiguiendo su sueño de conocer y entender mejor el mundo y la humanidad, y llenándose de inspiración para contar historias. Además de este blog en EL TIEMPO, tiene uno personal que se llama OjosdelAlma, un canal de viajes en YouTube y es columnista de la revista Cronopio. En 2018 publicó su primera novela, El valle de nadie, que actualmente está disponible en Amazon en ediciones impresa y digital. Es, sobretodo, una amante de la humanidad, la naturaleza y los animales, y su sueño es hablar sobre ese amor, con su respectivo dolor, a través de la escritura.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • twitter

Más posts de este Blog

  • Opinión

    Poseer el alma

    “Es trágico que tan pocas personas posean su alma antes de morir”, dice Louise en la película I’m thinking(...)

  • Colombia

    El oro era verde

    [embed]https://www.youtube.com/watch?v=ei45hfRZc3U[/embed] [gallery size="medium" ids="778,777,779,780,783,784" orderby="rand"] Que uno no es simplemente un visitante en la naturaleza, sino parte de ella,(...)

  • Opinión

    La ligereza

    Cómo pesa la muerte o la idea de la muerte. Tanto, que en torno a ella desarrollamos la vida.(...)

  • Mundo

    Los días que eran la vida

    Hace unos días encontré un hilo de telaraña que subía recto desde el pasamanos del balcón hasta el techo,(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Tengo la firme convicción que Dios no se levanta de mal(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar