Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En el transcurrir de la vida, usualmente nos encontraremos con dos tipos de caminantes en ella: aquellos que solo observan con la mente y los ojos y, por hacerlo de esta forma, se quedan con la imagen externa, con el cascarón aparentemente vacío, que envuelve y protege algo de mucha más trascendencia; por otro lado están aquellos que pueden ver lo que es invisible a los ojos, lo trascendente, la esencia y la verdad más pura, y esto lo logran porque la vida les ha enseñado a ver con el corazón.

 

Desde el año 2010 los colombianos hemos visto como el país ha tomado un nuevo rumbo con el Proceso de Paz. En este nuevo escenario, la gran mayoría de ciudadanos están siendo espectadores indiferentes (porque no creen en ninguna paz), y otra parte significativa, que solo observan con los ojos, se encuentran inmersos en una polarización superficial sobre si se debería solucionar el conflicto con guerra (eso sí, con los hijos de otros), o si ahora, firmado el Acuerdo, la guerrilla debe pagar cárcel para no indignarnos. Independientemente de estas discusiones, lo más probable, debido a la fuerza del sistema, es que en este nuevo rumbo desaparecerán las FARC, y sus líderes, otrora guerrilleros, al menos ahora sin disparar, se volverán una parte adicional del sistema corrupto y politiquero colombiano, como sucedió con los grupos guerrilleros desmovilizados en la década anterior, y lo demás seguirá igual sin paz verdadera.

 

Porque la paz verdadera la construimos nosotros y esta no puede nacer si aún pretendemos que nos la construyan, y que lo hagan quienes solo observan con los ojos y no la sienten con el corazón. Es muy loable lo que hace el Gobierno Nacional por la paz y las víctimas, pero su misma naturaleza viciada por el clientelismo, la burocracia, la politiquería y la corrupción hace que estos esfuerzos sean pasajeros y no solucionen las situaciones de fondo. El Gobierno tiene claro, allá arriba desde sus Consejos de Ministros, que la paz se construye allá abajo en las regiones, pero en las regiones, en los pueblos, en los barrios, las más de 8 millones de víctimas terminan siendo una estadística más de la base de datos del lugar, a quienes un puñado de funcionarios, debido a que la ley los obliga, les dan soluciones genéricas para todos (subsidios, apoyo psicosocial tradicional, mercados y juguetes en Diciembre, etc), como si una masacre, un secuestro, un desplazamiento o una violación fuese algo genérico. O terminan siendo el juguete del nuevo politiquero de turno que trafica con sus necesidades y se apodera de las Secretarías del Posconflicto (porque por ahí sí que vendrá plata dicen). O terminan siendo re-victimizadas por la pobreza extrema o reclutadas por las bandas criminales.

 

La verdadera paz la construiremos nosotros los ciudadanos, de una forma en la que quienes tengan más posibilidades y hayan tenido más oportunidades ayuden por voluntad propia a quienes lo han perdido todo, dándole la espalda a los politiqueros y la corrupción. Y para esto se necesita una nueva generación de colombianos que les nazca desde el corazón el deseo de construir una verdadera paz para nuestros hijos. Hoy se ve una pequeña luz de esperanza desde San José de Cúcuta y Norte de Santander.

 

¿Por dónde comenzaría usted el largo y complejo proceso social de construir la paz con éxito en una región que ni la ve como una necesidad propia? Nuestra hipótesis es que el primer paso se da mostrándoles a los ciudadanos las consecuencias que ha dejado la violencia y la guerra mediante una forma distinta, una forma que permita sensibilizarlos y tocar sus corazones, para que poco a poco vayan despertando del largo sueño de la indiferencia y terminen preguntando, ¿Cómo puedo ayudar a construir la paz?.

 

La forma que encontramos en nuestra fundación Innovación Ciudadana fue la de construir junto con la ciudadanía el primer Memorial Verde en honor a las más de 220.000 víctimas y  sobrevivientes del conflicto en Norte de Santander, apoyados por la Embajada del Reino de los Países Bajos y empresas del sector privado que ponen su confianza en la juventud como el banco BBVA, RCN Radio, Cerámica Italia, CENS-EPM, entre otras 30 más. El Memorial debía estar en un lugar central y emblemático de San José de Cúcuta, como lo es el Parque Playa del Río Pamplonita, e incluye la Memoria del Ausente, una serie de pilares en cerámica (material insignia de nuestra región) que muestran, año por año, el número de personas civiles afectadas por la guerra en nuestro departamento, así como también una escultura con 1.700 llantas reutilizadas que honra a los miembros de las Fuerzas Militares caídos en combate y, finalmente, incluyó la siembra de los primeros 3.000 árboles nativos junto con tutores y placas con los nombres de personas que han sido víctimas de la guerra, siendo estos nombres recolectados directamente de las comunidades y sembrados por ellos.

 

En este proyecto piloto del Memorial Verde invitamos 6 barrios vulnerables a participar, asistiendo más de 1.200 personas, las cuales han sido desplazadas de sus hogares de origen la gran mayoría de ellas. Además de tener la oportunidad de honrar y dignificar a sus familias con este “campo santo” como ahora lo llaman, ellos participaron por la oportunidad de llevar un proyecto a su barrio que contribuya efectivamente a salir de la pobreza (educación, salud, alimentación, empleo) y les demostraron a todo San José de Cúcuta y Norte de Santander que, a pesar de las necesidades extremas, es posible comprometerse un día para sembrar los árboles que necesita nuestro deteriorado Río Pamplonita para renacer. Con este gesto ellos nos ayudan a recuperar la fuente de agua más importante de los nortesantandereanos. Ahora tu, ¿estás dispuesto a salir de la indiferencia y preguntar cómo los puedes ayudar de vuelta construyendo la paz?

¡Desde este 2017 construyamos juntos la verdadera paz de nuestra región desde el corazón!

Aquí puedes ver la siembra del Memorial Verde:

Únete: www.facebook.com/InnovacionCiudadana

Escríbenos: innovacionciudadana@outlook.com

Llámanos: 3168271838

(Visited 1.156 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Soy solo un ser humano viviendo en alegría y totalidad esta vasta existencia universal. Empresario, creo en la evolución hacia un nuevo EcoCapitalismo Social y lo ejerzo como Arquitecto y Cannabicultor medicinal. Dirijo una ONG que ayuda a construir un amplio bienestar social en Colombia a través de Negocios Sociales medioambiental y económicamente sostenibles”

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

  • instagram

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

-->Tequilera, bar tender, lavaplatos, cocinera, mesera, estos son muchos de los trabajos de primera línea a los que se puede enfrentar un inmigrante, iniciando su nueva vida en Canadá. Así lo hice yo.

¿Devolverme a Venezuela o quedarme en Canadá? Esa era la pregunta que retumbaba en mi cabeza mientras ese ángel que encontré en Migración hacia mi aplicación, la cual me permitió como estudiante de idiomas y con mi nuevo status llamado Destitute Student (‘Estudiante Indigente’) conseguir una visa de trabajo Después de pensarlo por tres días, decidí quedarme a trabajar en Canadá para poder pagar mis estudios y como decimos los venezolanos’’echarle bolas’’, porque definitivamente en esta vida no se escoge dónde se nace, pero sí dónde vivir.  Bienvenidos a la segunda parte de mi historia, donde les presento un momento fundamental de mi pasado y mi presente en este país. Debo confesarles que nunca pensé que fuese a ser tan difícil, pero ahí estaba yo, aventurándome a un mundo desconocido, con el único objetivo de reunir, en poco tiempo (4 meses), el dinero para pagar el cincuenta por ciento (15.000 CAD) de mi maestría, pero no solo eso, debía pagar también la renta y mis gastos personales y lo sé, suena descabellado, pero lo asumí con mucha planificación y meticulosidad.
’’Uno nunca sabe lo fuerte que es, hasta que en realidad tiene que ser fuerte’’
Conseguí el primer trabajo de mi vida. Este quedaba en el Viejo Puerto, una zona muy turística de Montreal. Allí aprendí lo que es ser multitask: servir diferentes tipos de cervezas, hacer pizzas, fajitas, poutine, alitas de pollo, hamburguesas, de todo. No era mi único trabajo, tenía que reunir el dinero suficiente, así que de domingo a domingo y durante esos meses mi rutina se resumía en: tomar órdenes, cargar montañas de platos y limpiar baños como a muchos inmigrantes nos toca al inicio. 
’Y es que en las adversidades es donde nacen nuevos guerreros’’
Creo que jamás en mi existencia he trabajado tanto. No tenía más vida: todas las tardes salía del Viejo Puerto, a iniciar mi siguiente turno en un restaurante italiano en el que más que salario trabajaba por comida. El dueño amablemente me brindaba lo que no se vendía y así yo podía ahorrar gastos. Ese señor se convirtió como en mi abuelo, mi abuelo italiano.
 
Ver esta publicación en Instagram
 

Una publicación compartida por Eddy Ramirez (@eddy.ramirez21)

Además del trabajo, yo seguía estudiando francés todas las mañanas hasta el mediodía. Al terminar el verano comencé el máster. Un año más tarde, me gradué de abogada en Derecho Internacional de Negocios, LL.M de la Universidad de Montreal, con un GPA de 3.8, demostrándome que en mi vida no habría obstáculos más grandes que mis ganas de crecer y de superarme. Inspirada en esto, apliqué a la Residencia Permanente.  Al cabo del tiempo, empecé nuevos estudios, pero esta vez, en Inmigration consulting y logré culminarlos también. La vida comenzó a sonreír un poquito más, después de tantos sacrificios, todo estaba dando los mejores frutos. En medio de esta travesía, comprendí que no estaba sola en esta situación, ni era la única con un sueño por cumplir. Somos miles de migrantes a diario dejando todo atrás y buscando una mejor vida, así que algo detonó en mi cabeza, era el momento de que Eddy Ramírez pusiera en práctica sus estudios, experiencia y todo lo que aprendí de mi mamá.  Finalmente, llegó el día de materializar y darle vida a esta Tierra de Inmigrantes.    Continuará… Con amor, Eddy.   

Si quieres conocer más de mi vida y a lo que me dedico, sígueme en:

https://www.youtube.com/@Immiland

https://www.instagram.com/eddy.ramirez21/

2

Una vez más las candidaturas que otorga la Asociación de Artes(...)

3

A medida que avanza este periodo, se ha mostrado una predilección(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar