Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Anunciamos con bombos y platillos la inauguración de cosas enormes, como la Refinería más moderna de la región; al dejar pasar los días, las noticias nos sorprenden con enormes actos de irresponsabilidad, falta de planeación y corrupción; recordándonos que el país está lleno de elefantes blancos, que fueron hechos para ser admirados, pero que al final son inútiles por su propia historia.

IMG_8878

Esto inevitablemente me hace pensar en La Naranja, La Naranja de Botero, de Fernando Botero. Ese cuadro que reposa en el Museo Nacional en Bogotá y que nos recuerda constantemente que nos encanta hacer cosas gigantes y presentarlas al mundo como lo más maravilloso del momento, pero que, en realidad, no es otra cosa que una naranja gigante, simple, inútil, sencilla y que pese a estar madura y fresca, por dentro está podrida y comida por un gusano que se asoma tímidamente.

Nunca he sabido el sentido de Botero al pintar esta obra, pero siempre que la veo pienso esa falacia de nuestra identidad, en esa tristeza de nuestra política, donde hacemos obras enormes y grandilocuentes, que no son nada más que algo simple hecho enorme y que nacen podridas por la corrupción, y se nos venden como enormes soluciones a problemas simples; como nuevas, pese a nacer muertas y como la salida al final de túnel, pese a ser, en sí mismo, un nuevo problema.

Este gigantismo de la política en que vivimos, parece ser un rezago de la historia medieval y sus catedrales, que tenían como fin mover la economía y emplear personas, y dejar una enorme construcción vacía para adorar a un Dios que se presentaba como incomprensible. También puede ser algo de la necesidad faraónica de construir pirámides para ser eternos, pero no en un más allá, sino en un “más acá”, y que todos recuerden que ese bodrio de construcción enorme e inútil, la hizo algún político y dejó su nombre en letras de molde en la inauguración.

Lo más triste, no son las obras enormes y el continuo desfalco a las arcas de Nación, y el inevitable futuro que nos arrebatan, por robarnos en el presente los recursos para solucionar los problemas del mañana, sino como la gente en la calle verbaliza este dogma continuamente, al decir que ese político no hizo nada, porque no dejó ninguna obra hecha, perpetuando así el mito y la necesidad de estas obras inútiles.

Cuando me siento frente al cuadro, siento ese dolor, esa podredumbre, ese olor a político corrupto, que es aplaudido por una multitud ignorante, mientras piensa qué hará con ese dinero y sueña cómo seguirá avanzando en los escalones de poder del Estado. En vez de reconocerse como ese gusano, ese pequeño gusano que sale de la naranja, y darse cuenta que él es el que pudre al país, el que lo roba, el que nos mantiene perpetuamente en la ausencia de desarrollo, por malgastar los recursos en pendejadas grandilocuentes.

Les comparto esta reflexión, porque el arte está para ser sentido, y si mi sentir es correcto – o por lo menos algunos lo comparten – esa naranja, La Naranja de Botero que yace inmóvil en el Museo Nacional de Bogotá, es quizá un símbolo incomparable, porque si se pintó por este motivo que describo, quedó eternizada en un museo para recordarnos que esa es el alma de nuestra historia y que en el fondo sabemos que así deberían acabar todos los gusanos: colgados en la pared de una cárcel, para que todos los puedan ver y señalar como los que se robaron la Nación, nos quitaron el futuro y borraron la sonrisa de nuestro rostro.

@consumiendo

(Visited 5.253 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Me gusta ser Colombiador. Tener actitud de pensador, madrugador, preguntador, inquisidor de la realidad colombiana. Estas serán mayormente cortas reflexiones sobre la realidad y cotidianidad que nos atañe. Este blog hablará de todo: Economía, Política, Mercadeo, Consumidor, Moda o lo que sea; lo que acá escribo son mis opiniones, no las de RADDAR, y agradezco sus comentarios, porque creo que su opinión es muy importante, no obstante, lo único que le pido es respeto al hacerlo, porque me he puesto la meta de escribir continuamente , y quiero aprender de ellos. No soy Liberal ni Conservador, ni de arriba ni de abajo; No soy Gavirista, ni Samperista, Ni Pastranista, Ni Uribista, Ni Santista, Soy Economista, Economista comprometido, Filósofo convencido y Marketero enamorado, que cree que estamos para lograr la satisfacción del consumidor ; actual Presidente de RADDAR Consumer Knowledge Group y del Moskowitz Institute.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3

Mucho se ha dicho sobre el poema de Amanda Gorman en(...)

7 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Me parece una increible insensatez el introducir en este articulo politico a ” La Naranja”, obra del maestro Botero que no tiene absolutamente nada de podrida, ni se le debe . Por el bien de la cultura del pais, separemos los articulos serios de politica y economia de aquellos articulos serios de artes plasticas que enriquecen a Colombia. No veo analogia entre el tema del articulo y la obra de arte. Sr. Herrera, leer su articulo que sin incluir la obra del maestro Botero, seria mucho mas interesante por su contenido.

  2. Ridículo símil de la corrupción con la obra del maestro Botero, gloria nacional, reconocido mundialmente. Definitivamente Camilo: los peores enemigos de los colombianos son los colombianos.

  3. gustavo.penagos.73

    LO apoyo en lo que dice, pero mas berraco aun es que este país está lleno de corrupción en todos los órganos del ESTADO, en quien confiamos hoy en dia, ni del presidente SANTOS es un mentiroso con el pueblo,no dice la verdad de las negociaciones con la farc, que paso con el robo del dinero de la refinería, un gobierno corrupto.

  4. Palabras mas palabras menos es una breve pero significativa descripcion de nuestra “Histeria” Colombiana ya no hay Historia solo un cumulo de verguenzas por quedarnos sumidos en la pasiva ignorancia y entrar en el redil que los pastores pregonan somos ovejas sonsas torpes y carentes de escrupulos cuando vendemos el voto por cualesquier abicoca un tamal unas laminas de zinc o exhiguos 50 mil pesos.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar