Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

En 1991 el país no cambió, pero 25 años después las cifras son impresionantes. La Constitución de 1991, vista a los ojos de hoy tiene muchos problemas y falencias, y muchos que saben (y otros que no) le quieren meter mano para modificarla, pero es innegable que en un cuarto de siglo este país se transformó profundamente, dejando ver que esa decisión que tomaron nuestros padres, de aceptar una nueva constitución, ayudó mucho a cumplir su promesa de dejarnos un mejor país, a nosotros, sus hijos.

colombia 25 años despues

El país hoy tiene una cobertura en salud y educación impresionante; la pobreza se redujo, la inflación se controló, la diversidad política es enorme, el reconocimiento a las minorías es mucho mayor que hace años y existe un respeto más profundo por los derechos humanos y por el medio ambiente.

Gracias a lo que paso hace 25 años, he trabajado y tenido socios negros, blancos, judíos, musulmanes, homosexuales, mujeres, jóvenes y viejos, con la tranquilidad de verlos como profesionales y no como minorías ni mucho menos como el sexo débil. Esto es solo un ejemplo de una generación que está mucho más abierta a comprender la diversidad y vivir con ella sin mayor problema, cosa que no hubiese sido posible en el marco de la Constitución de 1886.

Sin duda, la Colombia de 2016 es mucho mejor que la de 1991. Mas no faltarán los que comiencen a señalar los problemas del país, lo que falta avanzar en pobreza, desigualdad, violencia, reconocimiento de derechos y otros problemas que tenemos, porque es más fácil hablar de lo que falta hacer, que de lo que ya se hizo, de lo que se ha avanzado y de lo que se ha construido.

Por alguno motivo, los colombianos somos críticos excesivos de nuestra realidad y tenemos esa desagradable costumbre de criticar todo y buscarle un “pero” a toda situación, como si los logros debiesen ser perfectos para ser exitosos. Si se firma la paz, algunos dirán que no se dio como debía ser; si la Selección Colombia juega y gana, no jugó como nos gusta; si el gobierno inaugura una carretera, debió haber hecho otra. Esta criticadera nos debe poner a pensar en el cambio que debemos tener para mejorar como nación, como país, como sociedad, como ciudadanos.

El país va por un buen rumbo de crecimiento y desarrollo económico, y con la firma de la paz, muchas cosas cambiarán, y nos daremos cuenta que una buena parte del problema, no es el gobierno ni la guerrilla, sino nuestro comportamiento cotidiano.

Por esto hago un llamado público a comenzar a cambiar. Nuestros padres nos dijeron que nuestra misión era dejar un mejor país para nuestros hijos, pero debemos aumentar esa meta, y dejar mejores hijos para nuestro país.

¿De qué nos sirve un país sin pobreza ni violencia, si seguimos desconfiando de la persona de al lado? De nada. Debemos recomponer nuestro tejido social, buscar la forma de recuperar la confianza en el otro, y eso solo comienza, al recuperar la confianza en nosotros mismos.

El país va a entrar en una senda diferente, donde no son las carreteras las que nos darán el desarrollo, será la forma de actuar de los colombianos, que debemos de salir del temor de la violencia, y las costumbres del dinero fácil, para consolidar una sociedad sin excusas ni desconfianza.

Hay tres situaciones a las que nos hemos acostumbrado que nos hacen mucho daño. La primera es a no creer en las buenas noticias, porque consideramos que alguien nos está mintiendo, quizá porque lo han hecho y nos han manipulado de maneras innombrables, pero si continuamos pensando que toda buena noticia es una mentira, nunca podremos ver las cosas buenas que nos pasan a nosotros mismos.

La segunda es la desconfianza, porque la hemos fundamentado como parte de nuestra cotidianidad, como un mecanismo de seguridad para nuestras vidas, no solo porque nos engañado, sino robado, secuestrado, defraudado y negado miles de cosas que no debían ser, y terminamos pensando como ladrones, secuestradores, estafadores y asesinos, porque cada acto que hacemos buscamos la forma de validar cómo alguien nos podría hacer daño al hacerlo, dejando que la frase “el ladrón juzga por su condición”, sea el filtro de nuestro actuar, llevándonos incluso, a cometer pequeños crímenes, porque aprendimos a ver la oportunidad del delito, al buscar cómo evitarlo.

La tercera es la capacidad continua de encontrar excusas para fundamentar nuestro actuar, que sin duda se fundamenta en la manipulación y desconfianza que he mencionado, pero la hemos transformado en un argumento continuo de nuestra cotidianidad. Hemos construido discursos en nuestra cabeza que nos dicen que mejor no paguemos impuestos porque se los van a robar, que el Estado debe pagar por todo, que se pueden incumplir las normas de tránsito si no hay policía y si algún oficial nos atrapa cometiendo una infracción, lo regañamos por no estar capturando verdaderos delincuentes o buscamos la forma de sobornarlo.

La Constitución del 91 es letra muerta si no somos ciudadanos, y esa es la gran deuda que tenemos con ella. Ella nos ha dado una mejor economía, un mejor Estado, más derechos, más servicios sociales, y nosotros nos hemos acostumbrado a que esa carta es la garante de nuestros derechos, y nos hemos olvidado de nuestros deberes. Debemos cumplir la ley, así no estemos de acuerdo con ella, porque las leyes existen por algún motivo colectivo y no particular, pero pedimos que las normas nos sirvan cuando están a nuestro favor y las negamos cuando están en nuestra contra.

Por eso, en los próximos años, debemos mejorar de manera profunda nuestro rol como ciudadanos, dejando de pensar que “el vivo vive del bobo”, “que eso se debería poder hacer”, “son solo 5 minutos mientras espero a alguien”, porque seguir buscando el camino más corto para hacer las cosas y encontrar siempre una excusa para nuestros actos es negar nuestro rol como ciudadanos de un país, que lo ha dado todo por nosotros, y que nosotros solo lo damos por sentado, porque creemos que como en la Constitución dice que tenemos derecho a muchas cosas, deberíamos tener derecho a no tener deberes.

Dejemos la criticadera y comencemos a cumplir con nuestros deberes, y a darnos cuenta que muchos de los derechos que hoy tenemos son privilegios que nos costó mucho lograr. Por eso les pido que sigamos dejando un mejor país para nuestros hijos, pero sobre todo mejores hijos para nuestro país.

@consumiendo

www.camiloherreramora.com

(Visited 1.821 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Me gusta ser Colombiador. Tener actitud de pensador, madrugador, preguntador, inquisidor de la realidad colombiana. Estas serán mayormente cortas reflexiones sobre la realidad y cotidianidad que nos atañe. Este blog hablará de todo: Economía, Política, Mercadeo, Consumidor, Moda o lo que sea; lo que acá escribo son mis opiniones, no las de RADDAR, y agradezco sus comentarios, porque creo que su opinión es muy importante, no obstante, lo único que le pido es respeto al hacerlo, porque me he puesto la meta de escribir continuamente , y quiero aprender de ellos. No soy Liberal ni Conservador, ni de arriba ni de abajo; No soy Gavirista, ni Samperista, Ni Pastranista, Ni Uribista, Ni Santista, Soy Economista, Economista comprometido, Filósofo convencido y Marketero enamorado, que cree que estamos para lograr la satisfacción del consumidor ; actual Presidente de RADDAR Consumer Knowledge Group y del Moskowitz Institute.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

La recién aprobada ley 2061 del 22 de octubre de 2020,(...)

2

[caption id="attachment_2784" align="aligncenter" width="604"] Fotograma de la película La estrategia del(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

6 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. juanalvis0732

    La Constitución del 91 permitió reconocer una sociedad de derechos, pero a partir de ellos creo una sociedad completamente individualizada, lo que debemos buscar es una nueva constituciòn capaz de generar no solo un ciudadano de derechos sino un ciudadano con la posibilidad de ayudar a los demás, que le permita pensar en èl y en los demás, es decir, para poder superar las grandes dificultades actuales como sociedad y no como individuos.

  2. alirio.rueda.5

    CUAL MEJOR PAIS PARA NUESTROS HIJOS, QUERRA DECIR LO QUE QUEDE, EL MEJOR PAIS LO DISFRUTARAN LOS GUERRILLEROS, Y JUANPA CAGADO DE LA RISA,ESTAMOS PENDIENTES DE LA REELECCION, PARA VOLVER A VOTARLE

  3. jeimypenuela1001

    con la modernización de nuestra constitución, por lo menos se logro que muchos sectores sociales por lo menos fuesen tenido en cuenta como existentes. de raza, de religión y de genero. pero el cambio económico, no se ha dado, se siguen manteniendo los mismos y aun mas, privilegios para los mas afortunados de la vida y clases sociales menos protegidos, siguen en desamparo. elaborese una curva de coeficiente de gini, y vera los resultados aterradores.

  4. santiagootalo1030

    EL PAIS ANDA MAL CONOCE LOS POLVORINES SOCIALES DE SOACHA Y EL NORTE EN SANTANDER Y LAS COMUNAS DE MEDELLIN Y AGUABLANCA EN CALI SEÑOR? LA POBREZA Y LA MARGINACION MORAL COMO LA DELINCUENCIA ESTA DISPARADA ¿USTED ES DEL JOCKEY CLUB TOMANDO WISKY CON QUIEN SABEMOS QUE VE UN PAIS QUE NO ES?

  5. augusto402391

    ¿”Todo tiempo pasado fue mejor”? para unos si, para otros no. La verdad es que debería ser bueno para todos, pero eso no se puede lograr por el sistema al que la humanidad está sometido, porque obliga a que haya ricos y pobres, siendo que no debería existir tal discriminación. Para nada se trata de igualdad, se trata de equidad.

  6. Esos ríos de leche y miel infortunadamente no existen. El precario progreso se ha debido a una sociedad mas crítica e intercomunicada que subsiste pese a un estado hrtmético de le impide acceder a los derechos de la carta del 91 que sobre el papel es maravillosa pero para el de a pié es utópica. La justicia es selectiva igual que la salud y la educación, la corrupción campea y la ignorancia dogmática continúa.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar