Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Hay dos enormes confusiones: ni a las FARC debemos perdonarlas, ni el tema de las FARC es el narcotráfico. Una cosa es firmar un acuerdo para el fin del conflicto y otra cosa muy distinta es que los colombianos debamos dejar atrás nuestra historia y mucho menos desconocer que el tema de las drogas va mucho más allá de la guerrilla.

Poner fin al conflicto no significa que los colombianos vayamos a olvidar y perdonar lo que ha pasado. Por muchas razones, consideramos que el perdón es una condición implícita en el acuerdo de paz, y esto es una mentira gigantesca, porque las personas no perdonan, lo que hacen es que siguen adelante y dejan atrás el dolor y la miseria causada por un acto de violencia de la guerra. Lo que sí debemos asegurar –y es casi imposible– es que no haya venganza, que es el descontrol del rencor causado por la sensación de impunidad ante el crimen, y donde las personas se toman la justicia por cuenta propia.

Este es el enorme riesgo de todo proceso de paz: que las víctimas o personas cercanas, se las cobren personalmente a los victimarios. Algunos han dicho que eso pasó con la UP y que podría volver a pasar, porque la gente tiene un rencor tan grande, que si ven en la calle a su victimario, es posible que reaccionen violentamente contra él.

El perdón es un acto muy complejo en el ser humano, y por más que la justicia castigue a un criminal, esto no asegura que la víctima o sus familiares perdonen; por el contrario, se ha demostrado continuamente que no pasa. ¿Por qué? Porque nada repara realmente un crimen, y mucho menos si se habla de homicidio, ya que no existe forma real de reparación: simplemente los muertos, muertos quedan, y nadie perdona a la persona que mató a su ser amado, mas sí aprende a vivir sin el rencor y sin pensar en la venganza, porque comprende que eso no le devolverá a su ser querido y lo pone al mismo nivel que el criminal. Eso es lo único que contiene la violencia de las víctimas del postconflicto.

Los colombianos no perdonamos a las FARC por lo que ha hecho, por el contrario, tenemos presente lo que pasó, como un recuerdo imborrable en nuestra conciencia del valor de la guerra, del dolor de la muerte, de vivir con temor, que evitará que esto vuelva a pasar, y es eso lo que permitirá que sigamos adelante.

Otra gran mentira, que incluso se ve en columnas de renombrados personajes, es la confusión que se quiere crear con que las FARC no se acaban hasta que no se acabe el negocio de las drogas. Esto es falso: una cosa son las guerrillas y otra cosa son las drogas ilícitas.

Las guerrillas comienzan cerca de los sesentas y, la siembra y tráfico de marihuana a finales de los setenta. Si bien es cierto que la guerrilla se financia con esto, no es cierto que la guerrilla sea narcotráfico. Una cosa es ser una organización subversiva, insurgente, alzada en armas contra el estado, con un discurso político, y otra cosa sembrar, producir y transportar drogas. Este el juego central del debate en La Habana: el tema es acabar el conflicto con la guerrilla, con el discurso, con la insurgencia, con el riesgo político-militar de la toma el poder, y la violencia que esto genera; básicamente, es más importante desmovilizar el nombre o la marca “FARC”, y todos los contenidos e imaginarios que esto significa en el país y para el mundo, que la misma desmovilización de sus tropas.

El acuerdo en La Habana logrará acabar el mito guerrillero del pueblo alzado en armas, no la violencia causada por el poder del narcotráfico, que seguirá mientras en Colombia se siembren drogas, en Estados Unidos haya consumidores y el tema sea ilegal. No son las guerrillas las que tienen el negocio del narcotráfico, ellas se lucran de eso porque existe, y si la guerrilla se sale del negocio, llegará otro a tomarlo, como bien lo dijo Carlos Castaño en una entrevista a RCN hace muchos años: “nosotros no estábamos en ese negocio, pero al ir ganando territorio, nos lo encontramos y nos quedamos con eso”. Siempre habrá alguien que se lucre de los mercados negros, ilegales, ilícitos, pero lo que se debe acabar es que eso sirva para financiar una lucha contra el estado, el país y su gente.

La guerrilla es el mal más grande que ha tenido la historia de Colombia, porque es una mentira gigantesca, donde un grupo de personas creen que porque sus ideologías son diferentes a las de la mayoría de población, pueden imponer sus convicciones con las armas, y llegar al poder para gobernar como ellos consideran que se debe hacer. El gran problema es que las FARC no son el ejército del pueblo, sino que ha usado a gente del pueblo como su ejército para defender ideologías, hacer que se pierdan recursos y que nos matemos salvajemente por dos pensamientos políticos encontrados. Seguramente en el pasado nos equivocamos como nación enormemente y cerramos los espacios de participación política, olvidando la inversión social en el campo, o como ayer, 20 de julio, los chocoanos reclamaban ferozmente y sin violencia que el país los tiene abandonados, pero nada de eso hace que una persona se arme contra el estado, ataque poblaciones, robe en los bancos los ahorros de la gente, ponga bombas para sembrar terror y se financie con narcotráfico para mantener ese deseo de tomar el poder por las armas.

Se firmará el acuerdo en La Habana, las FARC se reinsertarán a la vida civil, comenzará una nueva etapa en nuestra democracia, pero no olvidaremos lo que pasó, ni los perdonaremos por eso, aunque lograremos vivir con ellos en nuestra vida, como actores políticos y no como actores armados, mientras que nuestra corrupción y el narcotráfico continúan, con o sin guerrillas.

@consumiendo

www.camiloherreramora.com

(Visited 4.581 times, 1 visits today)
PERFIL
Profile image

Me gusta ser Colombiador. Tener actitud de pensador, madrugador, preguntador, inquisidor de la realidad colombiana. Estas serán mayormente cortas reflexiones sobre la realidad y cotidianidad que nos atañe. Este blog hablará de todo: Economía, Política, Mercadeo, Consumidor, Moda o lo que sea; lo que acá escribo son mis opiniones, no las de RADDAR, y agradezco sus comentarios, porque creo que su opinión es muy importante, no obstante, lo único que le pido es respeto al hacerlo, porque me he puesto la meta de escribir continuamente , y quiero aprender de ellos. No soy Liberal ni Conservador, ni de arriba ni de abajo; No soy Gavirista, ni Samperista, Ni Pastranista, Ni Uribista, Ni Santista, Soy Economista, Economista comprometido, Filósofo convencido y Marketero enamorado, que cree que estamos para lograr la satisfacción del consumidor ; actual Presidente de RADDAR Consumer Knowledge Group y del Moskowitz Institute.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Luego de varias elecciones infructuosas, se sella la salida de Benjamin(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

15 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Cual guerra, cual firma de acuerdo de paz, cual ideología, nada nosotros no somos un país en guerra eso lo invento santos nosotros tenemos es delincuencia organizada llamese, farc, eln, senado, pl, pc, polo democrático, partido verde, altas cortes conclusión país fallido

  2. Entonces ya tiene ud lista una pistola, una metralleta, etc para ud. y cada uno de los miembros de su familia ? Porque parece que Ud.lo que quiere es que nos sigamos dando plomo como siempre ?

  3. El tema es que cada quien tiene su manera de pasar la página … El tiempo dirá lo estúpidos que fuimos o lo sabios que resultamos como sociedad … La democracia seguirá siendo CLEPTOCRACIA con más bandidos en el carrusel …

  4. Tienes razón, el ser humano puede perdonar, es decir deponer su deseo de venganza ya sea personal o través de la justicia, pero no olvida, la ofensa queda registrada en su “disco duro” y solo el tiempo le permitirá recordar sin dolor. La gente afectada directamente por las atrocidades de las FARC están de acuerdo que se les dé lo que sea con tal de quitarse la pesadilla de su violencia sobre ellos. Depende de la mayoría de los colombianos evitar que logren la necrofilia política de imponer regímenes muertos, fracasados y ya desterrados de muchos paises que sufrieron las teorias caducas y dictatoriales del comunismo y sus disfrazados parientes como el socialismo, chavismo, castrismo etc…..
    .

  5. eliecer494900

    no estoy de acuerdo cuando ud dice que los castaño se encontraron con la droga y la utilizaron para el conflicto, porque, según entiendo, ellos venia con la droga y utilizaron el conflicto para justificar la causa

  6. Me parece una reflexion muy sensata y aterrizada a la realidad del pais, me deja una inquietud la cual le agradezco y es sobre el tema del perdon, no se si expertos en ciencias sociales hayan hecho un estudio profundo sobre el, pero lo cierto es que es un proceso muy subjetivo y complejo.Muy interesante lo que plantea.

  7. alejandro691989

    De acuerdo. Son capítulos de la historia con común denominador: impunidad disfrazada de paz. Ahora en un par de años tendremos que tragarnos el sapo del ELN. Luego vendrán los del clan uzuga, y así seguiremos por siempre jamás?? me niego a pensarlo. por eso votemos NO en el plebicito

  8. ¿De verdad cree que detrás de la guerrilla hay un ideal político? Si es así, díganos cual es, porque lo único que veo es negocios como narcotráfico, secuestro, robo, atentados terroristas, reclutamiento forzado de niños, minas antipersona, etc. No le veo lo “social” por ningún lado, de hecho el ELN atacaba el oleoducto solo para evitar que las regalías le llegaran a las FARC. No he visto la primera escuela, el primer hospital, la primera obra social de parte de ellos en 50 años. Despierte!

  9. Si eso parara ahi fuera magnifico, pero veo que quieren mas, un sospechoso tribunal que involucrará a sus enemigos naturales y a ellos los exaltará, eso no me gusta y nos acercaría peligrosamente al socialismo del siglo XXl y su miseria implícita.

  10. Es importante no olvidar lo hecho por las farc, tambien es cierto que los negocios ilicitos no se acabaran de un dia para otro. pero si partimos del hecho de que no vamos a perdonar, entonces estamos sembrando la idea de venganza posterior y volveremos a una violencia inacabable. Es muy importante no olvidar, pero SI perdonar, es la unica manera de convivir en paz con quienes nos han hecho tanto daño. Asi que su titular me parece un llamado a continuar con esta violencia sin tregua que ya nos tiene a todos hastiados.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar