Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

La vergüenza ha sido todo un tema en mi vida. Suelo ponerme roja fácilmente frente a los demás, no importa si se trata de una persona, un grupo o todo un público en general. Cuando se habla de mí, una corriente de aire caliente sube por todo mi cuerpo hasta colorear mis mejillas y nublar mi mirada.

Usualmente la vergüenza se relaciona con situaciones incómodas o acciones humillantes, sin embargo, en mi caso ocurre todo lo contrario, ya que los halagos, reconocimientos y méritos recibidos son los principales detonadores de esta sensación repentina.

Uno de los grandes regalos que me dio el año pasado fue haber estado mucho tiempo conmigo, revisando de forma introspectiva y atenta este tipo de situaciones y sensaciones que han venido repitiéndose una y otra vez, y que por más de que haya intentado utilizar múltiples mecanismos y métodos para evitar esta vergüenza, cada vez se presentaba con mayor intensidad y fuerza.

En este proceso conecté con el libro El lenguaje del Alma de Josep Soler, en donde se plantea un ejercicio llamado el punto semilla. En este ejercicio se busca encontrar el acontecimiento semilla o el origen de un síntoma o una situación determinada. Josep afirma que muchas de las respuestas involuntarias del cuerpo se dan por una memoria que habita en nosotros de forma inconsciente, y que cuando detectamos el origen o el punto donde se instauró esta información y hacemos conciencia de ella, inmediatamente podemos cambiar la respuesta del cuerpo, el síntoma o la situación tratada.

De este modo, me dispuse a realizar paso a paso el ejercicio en donde en términos generales se le pregunta al cuerpo cuál es el origen de la sensación y él, desde su movimiento, va mostrando y marcando momentos específicos de la vida que pueden ser los acontecimientos semilla.

En el ejercicio se le invita al practicante a recibir todas las imágenes, palabras o recuerdos que llegan, confiando en la comunicación con el inconsciente y la guía de la intuición. 

Cuando lo realicé por sorpresa pude recordar un escena del colegio; estaba en una clase y me vi sentada junto a una profesora en el salón, ella hablaba muy bien de mí frente a todos mis compañeros y, mientras me halagaba y destacaba mis notas y trabajos, yo veía atentamente los ojos de molestia y fastidio de un niño que me gustaba en ese entonces. 

Reconocí que a mis 9 años instauré inconscientemente una creencia en la cual ser halagada era un motivo de vergüenza. Confieso que hacer conciencia de este recuerdo, por más insignificante que parezca, me ha traído mucho alivio, y ese agobio por ponerme roja de manera involuntaria e incontrolable ha ido disminuyendo considerablemente.

Sé que, así como la vergüenza, hay muchas otras memorias y sensaciones que quiero entrar a revisar en todo el universo de mi subconsciente, pero con esta situación me probé a mí misma que no tengo que esforzarme mucho para cambiar aquello que aún me incomoda, solo basta con ver adentro y hacer conciencia de lo que hay en mí.

Paola A. León

(Visited 187 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Yo soy Paola León, una apasionada en la investigación y exploración de nuevas formas de comunicación. Diseñadora de profesión, autora del libro 'Hablando de cielos' y cofundadora del proyecto Autismo es genialidad. Soy fiel seguidora de mi niña interior y una aficionada al baile.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Lo anunciado hace pocos días por Florentino Pérez, presidente del Real(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar