Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Recuerdo que cuando vi la película Joker en cine llegué a mi casa directo a recostarme en la cama y, mientras todo daba vueltas alrededor mío, puse un pie en el piso para volver a anclarme en la tierra. Había recibido una sobrecarga de estímulos y de información.

Cada vez estoy siendo más susceptible a percibir estos estados, por suerte estar cerca de mi hermana, quién tiene más experiencia en el tema, y tener terapia, me ha permitido vivir con menos extrañeza estas sensaciones y conocer la sensibilidad de mi cuerpo para no llegar a estos puntos extremos que son tan contraproducentes para mí.

Generalmente, me sobreestimulan situaciones de alta presión y estrés, o periodos de atención muy prolongados en donde debo quedarme quieta sin mover mi cuerpo. Del mismo modo, cuando recibo mucha información a nivel sensorial o emocional tiendo a prender las alertas de dichas sobrecargas.

Reconozco que estoy allí porque siento rebotes y mareos. Mi mirada se vuelve plana e internamente siento una disociación corporal. En términos más sencillos siento que “me voy del cuerpo” y que mi entorno pasa frente de mí en cámara lenta, los bordes de los objetos se difuminan y las dimensiones de los espacios se distorsionan. Una imagen que quizás ilustra la sensación con más precisión es cuando tienes una radio cerca de sintonizar una emisora, pero el dial se queda oscilando en puntos inexactos generando un molesto ruido. La verdad es una sensación bastante desagradable, un tipo de embriaguez y letargo que me desubica completamente del entorno. 

Con el tiempo he ido conociendo cómo y cuándo experimento estos estados y he descubierto que enraizarme y anclarme a la tierra es uno de los métodos más efectivos para regularme y retornar al equilibrio.

Dentro de estas técnicas de anclaje, también conocidas en inglés como grounding techniques, se encuentran actividades como descalzarse en la tierra o tocarse y apretarse el cuerpo para regular la sobreestimulación. Así mismo, en mi experiencia personal la comida me ayuda a anclarme en momentos de altas sobrecargas, incluso después de ser vegetariana por varios años volver a comer carne roja me ayudó a recuperar mi estabilidad tras un fuerte movimiento emocional en donde estuve disociada por varios días. 

Junto a las técnicas de anclaje también hice un cambio de hábitos hacia el cuidado de mi cuerpo. Empecé a hacer más conciencia de cómo me alimento no solo con la comida, sino también con lo que veo y escucho a través de las pantallas. Evito las películas o las series que son intensas emocionalmente o que tienen mucha acción audiovisual. Igualmente, por las noches intento desconectarme del celular una hora antes de dormir y en la mañanas esperar a desayunar para prenderlo.

Poco a poco he ido aprendiendo a ir más despacio y no forzar a mi cuerpo a responder frente a estímulos que no soporto fácilmente. Ha sido un reto, lo admito, sobretodo porque muchas veces paso por encima de mi sensibilidad para quedar bien con otros o cumplir con lo que trae el día a día. Sin embargo, es un precio muy alto el que hay que pagar para volver a estar en equilibrio después de sentir la sobreestimulación, por eso cada vez procuro escucharme más para refugiar y respetar mi proceso y mi forma de sentir.

Sé que como yo hay muchas personas sensibles, que tienen sus propias formas de sentir, percibir y procesar la información, por eso creo que compartir estas sensaciones es una manera de acoger esas diversidades. También el hecho de poder compartir con niños bajo el espectro autista me mostró que la sobreestimulación y la alta sensibilidad es un gran desafío en una sociedad acostumbrada a la velocidad y el desenfreno, por ello visibilizar más el tema es un paso para crear entornos de contención y de anclaje más amorosos e inclusivos.

Paola A. León

@frq1320

(Visited 114 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Yo soy Paola León, una apasionada en la investigación y exploración de nuevas formas de comunicación. Diseñadora de profesión, autora del libro 'Hablando de cielos' y cofundadora del proyecto Autismo es genialidad. Soy fiel seguidora de mi niña interior y una aficionada al baile.

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

No hubo que esperar mucho. Solo unos cuantos meses después de(...)

2

Este mes es muy especial para mí, pues se cumple el(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar