Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog
“Y no tienes la culpa de estar triste. Vive tu tristeza, pálpala, deshójala en tus ojos, mójala con lágrimas, envuélvela en gritos o en silencio, cópiala en cuadernos, apúntala en tu cuerpo, apúntala en los poros de tu piel”. Menciona Héctor Abad en su libro “Tratado de culinaria para mujeres tristes”. 
Es así como comienza este escrito, apuntando mi tristeza en hojas y en la piel. Es necesario hacerlo, y más que necesario es urgente; necesito desahogar esto que grita el corazón antes que me dedique a amurallar mi propio sufrimiento y el riesgo a que me devore desde el interior se haga más evidente. Estos días he decidido escribir, escribir todo lo que siento sin preocupación, sólo con la convicción que cuando termine mi corazón se sienta mucho mejor. 
Me gusta escribir y seguramente será reconfortante hacerlo, pues, “escribir es como hacer el amor. No te debes preocupar por el orgasmo, debes preocuparte más bien del proceso” “Es la escritura un camino eterno, un boleto sin regreso, siempre quieres ir más lejos, porque la mejor de las palabras, aún está por escribirse”.
He aprendido que en cualquier momento de la vida se puede perder el camino pero lo importante es llegar al destino con dignidad. He aprendido también que sentir y vivir toda clase de sentimientos es válido, y es más válido aún reconocerlos. Entonces cuando llegué a ese punto logré entender lo que dice Abad, en su tratado de Culinaria para mujeres tristes: 
“Si dejas que te traten tu tristeza como una perversión, o en el mejor de los casos como una enfermedad, estás perdida: además de estar triste te sentirás culpable. Y no tienes la culpa de estar triste. Vive tu tristeza, pálpala, deshójala en tus ojos, mójala con lágrimas, envuélvela en gritos o en silencio, cópiala en cuadernos, apúntala en tu cuerpo, apúntala en los poros de tu piel. Pues sólo si no te defiendes, huirá a ratos, a otro sitio que no sea el centro de tu dolor íntimo”.
“Nadie puede indicarte la infalible ruta de la felicidad. Ésa te la fabricas sola y no depende, sin embargo, ni siquiera de ti, sino de una mezcla casual y siempre diferente de azar y voluntad. Una traición amorosa, la culpa, los años que pasan, las noches de desvelo, los antojos, los buenos modales, el deseo, el engaño: ¿cómo exorcizar los dolores del alma o la inquietud de la carne? Avivar los sentidos y perfumar la fantasía está permitido, pues los príncipes azules son escasos, el whisky alimenta un tiempo el engaño y la credulidad, a la mayoría de hombres les falta por lo menos un hervor, y la vida, en fin, es un manjar sutil y exquisito en que las risas y las lágrimas se cuecen a fuego lento”.
Con esto no quiero decir que nos debemos quedar ni sumergir en la tristeza, además cada uno es libre de vivir sus “duelos” como los crea convenientes. Yo simplemente busco compartir mi experiencia porque es mi manera de liberarme y quizás alguna mujer lo comparta conmigo en silencio. Entonces me doy cuenta que sentirse triste no es pecado, lo que sí es doloroso es negarlo, porque en ese sentido negaríamos nuestra condición de seres humanos. A la tristeza hay que dejarla “salir del closet”, para que vuelva a entrar la luz. 
Noches de llanto, e innumerables preguntas sin respuestas, se habían  vuelto parte de mi vida cotidiana, entonces decido ver de nuevo la película “Ma vie sans moi” ( Mi vida sin mí) y “Con los ojos cerrados, bajo la lluvia. Nunca pensé que estaría así, nunca me vi, como lo diría ¿cómo?, como esas personas que disfrutan mirando la luna, que se pasan horas mirando las olas o los atardeceres, o el viento en los sauces, supongo que deben saber de qué clase de personas hablo, o a lo mejor no. Pero resulta que me gusta estar así, expuesta al frío, notando como el agua traspasa mi ropa, llega a la piel, y el olor, el tacto de la tierra que se ablanda, y el sonido del agua chocando contra las hojas. Todas las cosas de las que hablan los libros que no había leído. Esta soy yo, quien iba a pensarlo” Y no puedo permitir VIVIR MI VIDA SIN MÍ. Gracias tristeza.
Entonces si la vida fuera una película quisiera que la mía fuera un largometraje muy parecida a “Alicia en el País de las Maravillas”. Pues he logrado comprender que en la vida me encontraré con conejos blancos a quienes seguiré locamente, y su persecución me desembocara en aventuras y descubrimientos, también podré dar con algunos sombreros locos con quienes tomaré “algunas meriendas locas”, aparecerán y desaparecerán otras personas parecidas al gato de Cheshire y no faltarán además unas cuantas Reinas o Reyes de corazones de muy mal genio y rápidos para sentenciar a quien ose ofenderlos mínimamente. Y marcada por esos días de pensamiento infinito, me he atrevido a considerar que parte de la liberación de la mujer, una gran parte en realidad, se basa en poder superar los propios escollos que la sociedad puso en el camino. 
Y si, tienes derecho a estar triste pero recuerda lo que decía Alicia en su País de las maravillas. ¿Por qué todo el mundo me dice lo que tengo que hacer? ¡No! este es mi sueño y yo lo gobernaré.
Por esto “Quiero implorarle para que sea paciente con todo lo que no está resuelto en su corazón e intente amar. Las preguntas son como habitaciones cerradas y como libros escritos en idioma extranjero. No busque respuestas que no pueden ser dadas porque no sería capaz de vivirlas. Y la cuestión es vivir todo. Viva las preguntas ahora. Tal vez así, usted, gradualmente, sin darse cuenta, vivirá la respuesta un día distante” Pues, la vida sólo puede ser comprendida hacia atrás, pero únicamente puede ser vivida hacia delante”. Soren Kierkegaard.

Por @CarolaOla88
(Visited 151 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

No soy un perfume, aunque tenga mi propio perfume, ni una marca de ropa. Soy Carolina Herrera la hija de Alberto Herrera y Sara Irurita. La hermana gemela de Mónica Herrera lo que me da el lujo de no poder repetir, afortunadamente el viejo dicho de “Uno muere solo y nace solo” porque yo nací muy bien acompañada. Comunicadora de la universidad Javeriana Cali. Caleña. Creyente de la libertad pero no sólo de esa libertad física a la que privan a muchos colombianos sino de una verdadera libertad mental y emocional.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Vida

    ¡Navidad con pecado concebido!

    Llegó la Navidad y, con ella, los placeres. Quizá es una buena oportunidad  o una simple excusa para reconciliarse(...)

  • Vida

    El placer de la lentitud ¡Sexo sin reloj!

    Se empieza acabar el año, y como es costumbre a uno le da por hacer balance con uno mismo(...)

  • Vida

    Que no se-nos escapen de las manos

    Hace poco leí una noticia en donde hacían referencia a que según estudio realizado en Alemania, " Observar los(...)

  • Vida

    Somos fuego

    Fuego. Y no tengo otra palabra para describir la condición del ser humano. Por eso inevitablemente  donde hubo fuego(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

2

Siempre llego tarde. Es un vicio. No puedo evitarlo. Hay algo(...)

3

Muchas niñas han crecido creyendo que pueden actuar como las princesas(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar