Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

El teólogo Fabián Salazar Guerrero, coordinador del Centro de Estudios Teológicos y de las Religiones de la Universidad del Rosario, escribe sobre el conflicto armado en Colombia. Dice, entre otras cosas, que más allá de la urgente necesidad de liberar a los secuestrados, es importante que los colombianos desarmen sus corazones.***** 

En estos días la opinión pública nacional e internacional concentra toda su atención en el tema de los secuestrados. Esta situación parece que ha creado la ilusión de pensar que una vez liberados los retenidos, de inmediato se llegará a la paz y a la reconciliación.

Esta impresión puede llevar a una distorsionada lectura de la situación colombiana al tratar de reducir a un solo vector toda la complejidad del conflicto. Se debe trabajar tanto en lo urgente de la coyuntura como en lo fundamental de una construcción a largo plazo. Y aunque es imperativo exigir la liberación de todos los secuestrados sin distinciones es también prioritario trabajar por la condiciones de un paz duradera desde la justicia social.

La realidad de los secuestrados y de sus familias, la realidad de nuestros compatriotas y extranjeros víctimas del secuestro político o extorsivo, debemos asumirlas y evitar que sea manipulada por los intereses de grupos interesados en jugar al ajedrez de la guerra donde las personas son simples peones.

Si no trabajamos por establecer las condiciones por una nación desde la solidaridad, las oportunidades, la distribución equitativa de servicios, la libertad de expresión, la seguridad no violenta, la fraternidad , el derecho a la tierra en vano serán los esfuerzos de un acuerdo de intercambio de prisioneros.

En verdad nos urge un acuerdo humanitario pero en todo el sentido de su palabra que permita desarmar los corazones y libere a los secuestrados por la pobreza, a los secuestrados por la injusticia, a los secuestrados por el hambre, a los secuestrados por la violencia en todas sus formas, a los secuestrados por el olvido y la indiferencias, a los secuestrados y explotados en sus cuerpos, a los secuestrados en trabajo denigrantes, a los secuestrados en su miedo.

Celebramos la Pascua, como el recuerdo de del paso de la muerte a la vida. Esta celebración no puede quedarse como una fecha de calendario, es ante todo una opción de vida que para nuestro país que termine la cruz de la muerte antes de que pase a la siguiente generación. No permitamos que nuestros hijos y nietos sigan pagando las cuentas de violencia de nuestros abuelos, es hora de detener esta avalancha de víctimas.

En lo profundo de nuestros valores religiosos, más allá de nuestras diferencias doctrinales, se encuentra la fuerza para hacer vivencia lo que muchas veces proclamamos en discursos. El Dios de la vida, de la misericordia, del amor no se expresa con palabras sino con compromisos que comienzan por el hogar.

No estamos esperando más mártires, no queremos más sangre derramada no importa de que bando, nosotros desde nuestras creencias estamos esperando obreros y constructores de esperanza y caridad. No vamos a rescatar verdaderamente a los secuestrados mientras sigamos pensamos y actuamos como prisioneros de este juego o de este negocio de la guerra que nos hace creer que existen unos muertos buenos y otros no tanto, que existen una secuestrados “importantes” y otros sumidos como pobres anónimos.

Es aquí donde remota toda su fuerza profética la oración de San Francisco de Asis

SEÑOR:
Haced de mi un instrumento de Tu Paz.
Que allí donde haya odio, ponga yo amor;
Donde haya ofensa, ponga perdón;
donde haya discordia, ponga unión;
donde haya error, ponga verdad;
donde haya duda, ponga fe;
donde haya desesperación, ponga esperanza;
donde haya tinieblas, ponga Vuestra Luz;
donde haya tristeza, ponga yo alegría.
OH MAESTRO,
que no me empeñe tanto en ser consolado, como en consolar;
en ser comprendido, como en comprender;
en ser amado, como en amar;
pues dando, se recibe;
olvidando, se encuentra;
perdonando, se es perdonado:
muriendo, se resucita a la vida eterna.

Dejo mi correo para continuar la reflexión en compañía de ustedes salazarcetre@gmail.com

(Visited 79 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

El confesor, así se llama el administrador y coordinador de este blog colectivo dedicado al tema religioso. Es un comunicador que trabaja todos los días con la fe para hacer artículos periodísticos. Como debe ser, no profesa una confesión ni tiene una filiación política. Solo es un puente entre los invitados a este proyecto y los lectores.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Vida

    No hagas a los demás

    [caption id="attachment_432" align="aligncenter" width="400"] El grupo puertorriqueño Calle 13 se presentó en Bogotá.[/caption] David A. Osorio S Vicepresidente y(...)

  • Vida

    Una Semana Santa cada vez menos Santa

    [caption id="attachment_413" align="aligncenter" width="300"] Aunque algunos fieles se han alejado de la Semana Santa, muchos mantienen su fe hacia(...)

  • Vida

    Cristina, la monja que evangeliza con su voz

      Óscar Elizalde Prada, periodista experto en temas religiosos, doctorando en Comunicación Social, becado PEC-PG / CAPES del gobierno(...)

  • Vida

    Volver a los brazos de Dios con la confianza de un niño

    El teólogo Fabián Salazar relata en esta entrada el encuentro con niñas de colegio en un retiro espiritual, hecho(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Por: PanzaVidela Hoy no es día de polémicas tontas sobre quién(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Cisneros, una tierra alegre y cálida, llena de verdor, con olor(...)

6 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Pero es que eso es lo que nos dieferncia de los malos, el hecho de que no respondamos a su maldad con maldad, de que sirve justificar nuestra maldad nada mas por que nuestro enemigo tambien es malo y que “hay malos por naturaleza que tomarían su llamado con burla y sarcasmo”…. yo procedo de en forma legal sin importarme si el otro no procede igual que yo, eso es lo que debe hacer “un ser humano bién nacido y por ende persona correcta”
    ——–

  2. La violencia en Colombia tiene un origen muy claro. Es la codicia. Solo basta leer los libros de historia o los diarios para enterarnos que detras de las absurdas matazas que nos han acompañado a lo largo de nuestra historia se encuentran los grandes codiciosos para quienes solamente tiene valor su dinero y el poder que con el adquieren. Y la codicia se sacraliza, se justifica lo injustificables, se defiende lo indefendible, y en un acto de auto-engaño no tan ingenuo como se pretende mostrar se apoyan las politicas que desean perpetuar las condiciones injustas. La justicia social se escoinde debajo del tapete para darle paso a la soberbia armamentista destructora. En este ciclo infernal gana la perversidad y las palabras divinas de “amor”, “perdon”, “atencion a los pobres” pasan a un segundo plano y son remplazadas por “dignidad” “patria” “libertad de mercado”, es una gigantesca y sobserbia manipulacion anti-humana.

  3. BlancaElenaNovoa

    PORejemplo, esa es la barbarie que se vive con el “ojo por ojo” o en devolver mal por mal, desde todo punto de vista es inaceptable en pleno siglo XXI esos comportamientos irracionales e inmorales, no tienen justificacion alguna porque se desconoce el principio de autoridad del pais y toman la justicia por sus manos. Esperemos que esto no genere mas violencia por el bien de todos.

  4. BlancaElenaNovoa

    Fabian, no podemos caer en dualidades entre la misericordia y la justicia. El Papa Juan Pablo II visito y perdono a quien lo iba a asesinar pero de todos modos se le aplico a Ali, la ley por el delito que cometio. La misericordia no puede interferir a la justicia, debe ser la mediadora en casos escepcionales, si es estrictamente necesario por el bien comun y si como es el caso en Colombia el gobierno lo hace para lograr la sana convivencia en busca de la paz se han tomado las medidas que todos conocemos pero que han sido rechazadas por la guerrilla, ante gestos de buena voluntad, que se ha recibido a cambio? …No queremos entender que todos somos colombianos y no podemos estar matandonos unos con otros desconociendo las leyes y los principios religiosos,morales y eticos. Si vamos a culpas todos la tenemos unos por accion y otros por omision pero no en igual medida … cada cual respondera ante DIOS y la Historia del pais.

  5. En mi mente cero religiones, pero soy un ser humano bién nacido y por ende persona correcta; Es loable lo que usted escribe; Ud, quiere la cordialidad y la paz; Pero la humanidad no es Standar por lo mismo y con mucho pesar debemos aceptar que, hay malos por naturaleza que tomarían su llamado con burla y sarcasmo
    En este momento en el Ecuador acaban de quemar vivos a 2 Colombianos que unos minutos antes habían asesinado a un comerciante para robarle; El pueblo los linchó; Le pregunto, en este episodio todos son malos ? o el pueblo bueno aplicó justicia ? ; En resumen pienso que se requiere disciplina, control y sobre todo asistir a los relegados sociales para que planifiquen sus hogares y no estén pariendo tanto víctimas como victimarios en la jungla comunitaria de todos los paises; Los poemas y oraciones son bonitos, son de paz pero a los malos por naturaleza les parecen aburridos e intrascendentes y siguen contraviniendo.

  6. Si señor. No soy católico ni mucho menos, pero el papel de la iglesia debe ser desarmar los corazones. Promover la paz. Pero en serio, dejando atras el discurso de doble moral de siempre.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar