Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Como se oyen muchas veces  pronunciados algunos nombres de músicos, que distan mucho del original en cada idioma, se incluye a continuación una aproximación rápida a  20 nombres de compositores con alguna dificultad de pronunciación o que se aparta de lo esperado por lo acostumbrado en la grafía castellanizada. Se pretende que en los medios hablados en particular, se pronuncien correctamente, porque a veces es lamentable lo que se escucha, que no corresponde ni al original  ni a transcripciones y en los medios musicales disuenan y generan rechazo.

 

Juan Sebastián Bach = {Baj}

 

Jorge Federico Haendel = {Jéndel}

 

Francisco José Haydn = {Jáiden}

 

Wolfgang Amadeus Mozart = {Volgang Amadeus Motzart}

 

Ludwig Van Beethoven = {Ludvig fan  Beetofen}

 

Johannes Brahms = {Yojanes Braams}

 

Carlos Francisco Gounod  = {Gunód}

 

Federico Francisco Chopin = {Chopán}

 

Nicolás Rimsky Korsakov = {Korsakof}

 

Ricardo Wagner = {Vagner}

 

Giacomo Puccini = {Puchini}

 

Claudio Aquiles Debussy {Debissí}

 

Jean {Jan} Sibelius

 

Antonín Dvorak = {Voryak}

 

Rachmaninov = {Rajmáninof}

 

Charles Camille Saint Saens = {Charls Camiyie Sen Sao ns]

 

Schoenberg  = {Chénberg}

 

Monpou = {Monpú}

 

Webern  ={ Vébern}

 

Peter Illitch  Tschaikowsky = Chaikovsky  = {Chaikóvsky}

 

 

No se incluye la transcripción en el alfabeto fonético internacional, por su grado de sofisticación para las gentes del común, además ni siquiera la transcripción más precisa es nada más que una herramienta auxiliar dada la incapacidad de reproducir toda la riqueza de matices articulatorios y acústicos que se presentan en los hechos del habla. El intento de los alfabetos fonéticos es alejarse lo menos posible de los signos ortográficos tradicionales, o letras, a los cuales estamos acostumbrados y podemos reconocer y memorizar con facilidad.  No existe lengua alguna que tenga un sistema ortográfico tan perfecto que permita una correspondencia exacta entre cada letra y cada sonido. En español hay 19 fonemas consonánticos y 5 vocálicos. La “x” por ejemplo se representa por dos fonemas: [k] +[s], la “h” no tiene representación en fonema por ser muda y existen también letras que se representan con un mismo fonema como la ” g” y la ” j” y otras complicaciones.

 

Se recomienda para conocer de una correcta pronunciación de nombres, aprovechar las herramientas modernas y acceder por ejemplo, a la siguiente dirección de la red: es.forvo.com, donde diferentes personas han grabado pronunciaciones de palabras en diferentes idiomas, así Beethoven, se encuentra registrado con 3 pronunciaciones diferentes, una mujer y dos hombres, uno nativo de Alemania.Se recomienda también leer el Manual de Estilo que tiene a disposición la Radio Nacional de España. Un acceso tomado de la red comienza así: “LOS LIBROS DE ESTILO DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y SU IMPORTANCIA PARA EL FUTURO DEL ESPAÑOL

 

ALBERTO GÓMEZ FONT

Fundación del Español Urgente (Fundéu)

 

 

Cada vez son menos los usuarios del español que dudan sobre quién o quiénes dictan la norma de uso. Mucho más que los diccionarios, las gramáticas y los libros de ortografía,  hoy en día las verdaderas guías de uso del español actual son los manuales de estilo, y la mayor parte pertenecen a los medios de comunicación, es decir, a la prensa, tanto escrita como oral; manuales que, en muchas ocasiones, están redactados o supervisados por expertos en la lengua, y en los demás casos están copiados de los primeros. Así, pues, cualquier persona que se aproxime al estudio del español deberá tener muy en cuenta el uso que de este se hace en la prensa y deberá consultar los libros de estilo de periódicos, emisoras de radio y canales de televisión, en los que encontrará resueltas muchas de las dudas que se irá planteando a medida que avance en su conocimiento. Hay que tener presente que los verdaderos maestros del español son los medios de comunicación, que se encargan de difundir los nuevos usos de la lengua; hasta tal punto es evidente ese papel de la prensa, que la Real Academia Española, al redactar las últimas ediciones de su diccionario, utilizó los textos de la prensa como referencia y les dio la misma importancia, o, quizás, más que a los textos surgidos de las plumas de los grandes escritores.

 

 

Se incluye finalmente  a continuación también un artículo tomado de la red, escrito por Javier Bezos, donde recomienda:   “Concienciar a los medios hablados que es necesario cuidar la pronunciación y dar los medios para que se lleve a la práctica. Dicho en otras palabras: los medios escritos deben ser respetuosos con las formas escritas, y los hablados con las formas habladas”.  

 

 

 

 

Castellanización de nombres propios  (Javier Bezos)

Revisado: 2006-10-01

Varios manuales de estilo proponen que los nombres propios procedentes de lenguas cuyas escritura no es la latina (es decir, árabe, ruso, tailandés, etc.) adopten una grafía castellanizada. Parte de las motivaciones para la adaptación fonética de las formas escritas, aparentemente, es de índole didáctica: puesto que el nombre original tiene una pronunciación previsiblemente diferente a la que le corresponde a la ortografía castellana, la idea es transformarlo en una especie de pronunciación figurada. Este artículo intenta mostrar por qué tal práctica puede considerarse incorrecta. …

En las adaptaciones se está dando por hecho que al lector medio:

1) le interesa la pronunciación de, digamos, nombres árabes o rusos,

2) sabe lo que es una transcripción y tiene capacidad para discriminar qué nombres han sido castellanizados y cuáles no, y

3) aplica un criterio con lógica, teniendo en cuenta lo anterior.

A mi entender, ninguno de esos puntos es correcto.

1) A un lector medio lo primero que le preocupa cuando ve un nombre propio es saber quién es o dónde está, según se trate, y leerá (visualmente) ese dato de pasada, sin prestarle más atención. Después de todo, ¿qué importancia puede tener para un lector la pronunciación cuando nunca va a hablar con un ruso o con un árabe?

2) El concepto de transcripción (al castellano o no) es tan esotérico para un lector medio como el de transliteración. Un nombre extranjero es tan sólo eso, un nombre extranjero, no se planteará más cuestiones y ni siquiera sabrá que los nombres se puedan tratar para facilitar la pronunciación; un nombre es como es. Un lector avanzado tal vez tenga más dudas, pero incluso así no creo que haya muchas personas, incluso los buenos conocedores del problema, capaces de saber a simple vista si un nombre está castellanizado o no. Yo, desde luego, sería incapaz en muchos casos.

3) Si tiene que pronunciar (leer en voz alta) un nombre, lo hará como lo oiga en televisión o como buenamente le salga según sus propios esquemas mentales. Incluso un lector medio sabe que cada lengua se pronuncia a su manera, dará por hecho que eso es así siempre, y aceptará sin traumas (y asumirá) que, por ejemplo, John Wayne es Yon Huein.

Para una mejor defensa de lo dicho, vuelvo a John Wayne. Hace años, y todavía en personas de edad, no era raro oír /jonbáine/. Bueno: ¿y qué? Estamos pronunciando continuamente mal muchos nombres, a pesar de haberse castellanizado, como Gorbachov (aproximadamente /guerbachóf/) o Dostoyevsky (aproximadamente /destayéfski/). Con el sistema ortográfico de español es casi imposible representar ni la mitad de los sonidos de otras lenguas, entre otros algunos tan aparentemente inofensivos como la v. Otras veces lo hacemos mal, porque nuestra d para un inglés es normalmente “th” y no “d”.

La idea de que con tales transcripciones estamos dando la pronunciación es más ilusoria que real. Y si, en definitiva, con nuestra transcripción no estamos dando ni la forma escrita ni la hablada, ¿qué sentido tiene? Si no transcribimos, al menos tenemos correctamente la forma escrita, y si la pronunciamos a la española, cualquier español nos entenderá. Véase si no el ejemplo de Sarajevo, que se pronuncia con j sin mayores problemas.

Sobre la televisión o la radio, todo dependerá del interés de esa emisora en tener una pronunciación cuidada. Incluso así, y si tenemos en cuenta que a menudo las fuentes son escritas, esa preocupación se irá al traste si los medios impresos filtran la información para castellanizar o eliminar diacríticos.

Otro problema añadido es la diversidad de formas y la incoherencia. El ejemplo de los jemeres es bastante ilustrativo. Originalmente es khmer, que se castellanizó a jemer; ahora ya he escuchado a menudo yemer. ¿Por qué? Porque normalmente la lógica (al menos la mía) dice que los medios escritos preservan las formas escritas, y los medios hablados, las formas habladas. Añadamos aquí otro problema adicional: en unas lenguas se adapta pero en otras no (las que usan otras escrituras). Eso es incoherente y, como ya he dicho, no se puede esperar que el lector sepa si la forma que ve escrita se adaptado o no. Lo normal es que no se sepa, y así hemos pasado de khmer a yemer. O vamos hacia atras, con adaptaciones como Tomás Moro, lo que carece de sentido, o vamos hacia delante como hacen ya en otros países (o seguimos manteniendo la incoherencia, que es la tercera posibilidad). Nos guste o no, John Wayne no es un nombre español y nunca lo será aunque lo escribamos en medio de un texto de español: es y siempre será un nombre inglés.

Voy a hablar un poco de asunto desde la perspectiva de alguien que ha trabajado en un medio hablado y no impreso. El medio era, además, particularmente delicado, porque era una emisora de música clásica donde los nombres raros abundan y donde, por si fuera poco, muchos oyentes identificaban, por alguna razón, una correcta pronunciación de los nombres con los conocimientos musicales.

Intentamos hacer un esfuerzo serio para pronunciar correctamente los nombres, pero fue inútil. No contentos con lo dicho resultaba que entre esa audiencia teníamos checos, polacos o suecos, que nos llamaban para decirnos que el matiz de la r de Dvorak no era exactamente ese, o que tal nombre era esdrújulo y no llano. Por el contrario, nos llamaban aquellos que, como nosotros, no eran políglotas y decían que no entendían los nombres. Finalmente, optamos por pronunciar tal cual se escribe (salvo en los casos más conocidos y con lenguas como el alemán, francés, etc.) y explicar a los que nos llamaban nuestras motivaciones. Así, decíamos Bela Bártok y todo el mundo lo entendía (aunque naturalmente no se pronuncia así).

Para ello, escribimos un manual de estilo con orientaciones de pronunciación; creo que un manual así es esencial en medios hablados. El manual de Sinfo Radio daba traducciones de obras, pronunciación en aquellos casos en los que se acostumbra a no traducir ([la fortsa del destino]), y concluía con un apéndice sobre la pronunciación básica del checo, polaco, italiano, etc. Además, teníamos la ventaja de que los discos preservan las formas correctas de los nombres y carecíamos de intermediarios preocupados por ilustrarnos. Pero era curioso que, incluso siendo conscientes de que había una transcripción, las formas castellanizadas se pronunciaran a veces a la extranjera, de forma que Guenádi pasaba a Güenádi.

Este es, creo yo, el camino correcto: concienciar a los medios hablados que es necesario cuidar la pronunciación y dar los medios para que se lleve a la práctica. Dicho en otras palabras: los medios escritos deben ser respetuosos con las formas escritas, y los hablados con las formas habladas.

 

 

 

 

 

 

 

 

(Visited 141 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Soy un colombiano que aprecia su patria. Nací un año exacto antes de llegar la Televisión a Colombia. Estudié una Ingeniería en La Universidad Nacional de Medellín (pero no la civil), también he vibrado desde niño por la música, quizás debí haber estudiado música, pero también me ha hecho vibrar la matemática y en este aspecto soy una mezcla de guiado y autodidacta. La sonoridad de los idiomas me cautiva, además de reconocer la fuerza, la grandeza, el alcance y la dimensión del idioma español, también he incursionado en la lengua de Goethe y por supuesto en el inglés, dada su influencia en el mundo moderno.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Recuerdo claramente la noche previa a saltar en paracaídas. Vivía en(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Por Álvaro Rodríguez Hernández, docente de la Escuela de Comunicación, Artes Visuales(...)

0 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar