Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

Por Andrés Rodelo

Rodelo Grimm 3.jpg

El éxito en el que se mueven las series televisivas es provisional. Es una clase de juego de prioridades en la que viejos ‘hits’ pierden espacio ante la arremetida de nueva savia. La demanda es como un cubo de Rubik que debe armarse y reamarse -considerando cada vez más sus patrones y sus apuestas- con el fin de sobrevivir al margen de la implacable necesidad que imprimen sus adeptos.

Esa volatilidad atañe -en consecuencia- a las viejas series infantiles. La oferta que la televisión colombiana reserva hoy a estas reliquias es bastante restringida: bien sea a manera de relleno en espacios dignos de su parrilla, o bien sea cuando las relega a horarios como sábados o domingos en la madrugada para que solo entusiastas o fortuitos den rienda suelta a la remembranza.

Dicha reordenación de factores se prolonga a través de los años hasta el punto de que algunas de las mejores series de las décadas del ochenta o noventa desaparecieron dando cabida a los renovados Ben 10 y melodramas preadolescentes de Disney que reclaman su momento bajo el reflector como el ‘bully’ que levanta al ñoño de su pupitre por ocupar el mejor puesto del aula.

Es en aquel grupo de series adscritas al #ComboMadrugador del fin de semana en el que se encuentra el anime ‘Cuentos de los Hermanos Grimm’, basado en algunos de los relatos más célebres de los Hermanos Grimm y confeccionado por la compañía japonesa Nippon Animation entre los años 1987 y 1989. A continuación quiero hablar del capítulo ‘El Ahijado de la Muerte’, que la serie adaptó hacia el final de su
segunda y última temporada.

En el vínculo inferior pueden ver el episodio completo.

El cuento se centra en un hombre sumido en la pobreza que recurre a la ayuda de La Muerte para que apadrine al último de sus descendientes a quien no puede sostener. Ésta lo convierte en un reputado médico que tendrá en sus métodos el poder de salvar (o no) a sus pacientes en función de lo que dictamine el padrino, quien le utilizará como medio terrenal para ejecutar sus funciones.

Si bien a los ojos de un infante este pasaje se antoja como un simple cuento de hadas, revisitarlo bajo la mirada que otorga el paso de los años es una experiencia reveladora. El subtexto que se cuece tras esta caricatura -en especial tras esta entrega- consagra un discurso advocado en atisbar inquietudes filosóficas que discurren entre aspectos como el fatalismo o la trágica predestinación.

No es más que una oda a la justicia impartida por la fortuna humana medida en términos de quién ha consumido el total de su existencia, al margen del suplicio psicológico que padecen algunos aferrados al ideal de un mundo en el que la pesada sombra del deceso actúa solo bajo la elección de la ecuanimidad. Todo revestido bajo las inocentes formas de un dibujo animado.

No obstante, muchos deben estar pensando que estas virtudes no son obra del anime, sino del relato de los Hermanos Grimm. Es cierto y también lo es que tal depuración narrativa -dotada de un exquisito genio- fue alcanzada por las fábulas de Esopo o por las de Félix María Samaniego.

Aunque mi punto es que algunas adaptaciones televisivas dan forma a la invisible factura literaria, en aras de compensar la apatía infantil hacia las letras. Pero no con ello pretendo subestimar la capacidad del anime: experto en modelar su registro instaurado en una poética visual que resulta notable hacia el final del episodio cuando La Muerte enseña al protagonista el flujo de la vida humana en una especie de ‘no lugar’ cargado de lirismo.

El motivo no es otro sino el de delimitar el abismo insondable que separa a ambas tradiciones. Revalidar que gran parte de los contenidos actuales adolecen de dicha profundidad, debido a que encaminan sus propósitos en el superfluo efectismo de sus fórmulas comerciales: hoy tomadas con mayor seriedad ante la sujeción capitalista que implica satisfacer a las audiencias.

La membrana de formalidad que cubre hoy a la mayoría de series infantiles es inversamente proporcional al ingenio de su sustancia que flaquea aún más cuando la inmediatez de lanzar productos al mercado es similar al ritmo de una fábrica de salchichas. En la búsqueda de buenas historias y en el talento que antes condicionaba al oficio estaba el secreto de sus resultados.

Vivo en una dimensión alternativa -en exceso alternativa- en la que ‘Cuentos de los Hermanos Grimm’ es el pretexto que congrega a familias cada noche frente al televisor. Por lo pronto les digo que tendremos una buena excusa para madrugar, queridos lectores.

(Visited 670 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Álvaro Mauricio González Vásquez Comunicador Social y periodista de la Universidad de Manizales. Fui docente del curso Dibujo, Manga y Anime en la Universidad de Manizales, en la Universidad Autónoma de Manizales y en Clubes Juveniles, por cuatro años. Soy integrante del grupo de cómic del Banco de la República, Sede Manizales. Dirigí el Cineclub Cinéfagos durante cinco años. Trabajé como caricaturista en periódicos universitarios como UniDiario, La Gotera y Página. Trabajo como redactor de Cultura & Entretenimiento en El Tiempo.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

  • Entretenimiento

    Top 10: Mejores sagas de películas de terror

    Por: Mauricio González Cada viernes me sentaba al lado del betamax a esperar a que mi papá regresara con(...)

  • Sin categoría

    EL TUTOR, El poder de las viñetas en la educación

    Recuerdo la primera vez que apareció en mi vida, yo no entendía mucho eso de estudiar pero gracias a(...)

  • Vida

    Top 5: Muertes de Dragon Ball

    Aprovechando que es una semana memorable para todos los fanáticos del anime por el estreno de su película Dragon Ball: La Batalla de los dioses, ¡CRASH! trae una serie de tops que remueven los recuerdos sobre el gran Gokú desde su encuentro con Bulma. Esta serie nos acostumbró a las muertes de los personajes, y cómo no, si su creador Akira Toriyama tenía ese 'as' bajo la manga de las esferas del dragón, con las que podía resucitarlos. ¡CRASH! seleccionó las cinco muertes que causaron más impacto entre los fanáticos de los Guerreros Z. 5. Muerte de Chaos El pequeño Chaos apareció en el Torneo de las Artes Marciales, en Dragon Ball, como un niño misterioso que asombró a todos en el cuadrilátero, sin embargo, en Dragon Ball Z no tuvo mucha participación. Durante el combate contra el sayayín Nappa, Chaos decide sacrificarse causando una explosión de 2500 puntos (según el rastreador de los sayayín), sin lograr si quiera lastimar al 'calvete'. Una trágica muerte porque destruyó todo su cuerpo, por lo que no podían pedirle a las esferas del dragón que lo resucitara. 4. Muerte del maestro Roshi Por más que en el anime se tratan de crear maestros mujeriegos y borrachines, el maestro Roshi es incomparable. Llegó como un grande en Drago Ball, fuerza que Akira Toriyama decidió quitarle en Dragon Ball Z. Su muerte fue digna de los mejores guerreros, enfrentando al primer Picollo, el demonio que puso en riesgo el mundo entero, Roshi empleó la mortal técnica 'mafuba' con la cual podía encerrar al villano en una vasija, pero la mala suerte no lo acompañó, el viento tumbó la vasija y el inmortal viejito pervertido finalmente murió. 3. Segunda muerte de Gokú Gokú se mostró desde pequeño como un personaje torpe, pero con un gran corazón, dejándole el perfil de 'astutos' a otros como Veggeta o Picollo. Sin embargo, en la saga de Cell dejó en evidencia que puede ser un gran estratega, hasta Veggeta aceptó que fue muy astuto al dejar de entrenar y solo mantenerse en modo Súper Sayayín, pero eso no fue todo, también sorprendió al querer luchar primero contra Cell, rendirse y darle paso a Gohan como el más poderoso de los Guerreros Z. Con lo que no contó Gokú es que el ego y la ira de su hijo lo llevaría a su muerte, y de paso, a la de kaiosama, Bubbles y Gregory. 2. Muerte de Krilin Sí, las muertes de Krilin se volvió algo cómico, pero fue el primer personaje importante en morir en la serie, cuando ni siquiera se sabía que podían ser revividos por las esferas del dragón. Después de finalizar el Torneo de Artes Marciales en el que Ten Shin Han salió campeón al derrotar a Gokú, Krilian decide ir por una esfera del dragón al Templo de las Artes Marciales. Allí se encuentra a Tambourini, uno de los 'hijos' de Picollo, quien le da muerte. Bien lo dice el narrador, fue algo que nadie esperaba. 1. Muerte de Vegeta Fue casi al final de Dragon Ball Z, cuando ya todos estábamos acostumbrados a que murieran los personajes y luego se revivieran con las esferas del dragón. Durante toda la serie se pudo ver a Vegeta enfrentándose consigo mismo, una intensa lucha interna que se volvió más fuerte con la 'M' de Babidi, ese es el gran mérito de esta muerte y por lo que ocupa el primer puesto, ya que es la victoria de este gran guerrero frente a él mismo, la primera vez que luchó por su hijo y por los demás. "Un gran resplandor se veía a lo lejos, donde la figura de un gran guerrero había desaparecido. Su nombre era Vegeta, el príncipe de los sayayín... que era súmamente orgulloso".

  • Vida

    Videoblog. Top 5 películas de terror para Halloween

    La realizadora Fernanda Toro González y el crítico Andrés Rodelo llevan a cabo un video humorístico y analítico sobre(...)

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Por PanzaVidela Caradura: que actúa con desvergüenza, descaro o falta de(...)

2

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

3

Soñar con amigos y familiares que fallecieron causa mucha inquietud a(...)

3 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. Muchas gracias a todos por sus comentarios. Agradezco que consignen en este maravilloso espacio de discusión todas sus opiniones. Gracias por sus palabras. Por otra parte, es cierto: en esta casa llamada Crash pretendemos hacer de estos temas (presuntamente infantiles) una plataforma para el debate riguroso y serio. Saludos a todos. Los esperamos por aquí, nuevamente.

  2. Excelente artículo: preciso en su descripción y en su tratamiento. Me resulta fascinante todo lo que pueden dar esta clase de temas -anodinos e ingenuos, al parecer- Les insto para más entregas tan cargadas de genialidad. Saludos.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar