Cerrar Menú Blogs
Las opiniones de los blogueros son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.
Profile image

Ingresa o regístrate acá para seguir este blog.

Seguir este blog

1 hora, 50 minutos y 39 segundos. En ese tiempo se detuvo el cronómetro de mi Ipod el domingo 1 de agosto de 2010, día de la Media Maratón de Bogotá de ese año. Ese ritmo de nueve minutos y medio por milla es el que tengo que igualar o quebrar en los próximos 27 días. Como muchos corredores, primerizos o expertos, no competiré este 31 de julio contra los otros miles de participantes sino contra mí mismo. 

En sentido estricto, no se corre contra un fantasma sino más bien contra un registro. Esa versión de mí, un año más joven y con distinto entrenamiento, ya cumplió con su objetivo, llegó a la meta, marcó su tiempo y su desempeño quedó grabado electrónicamente en el chip de la carrera, el sitio web de los organizadores y la memoria de mi Ipod. Y vivió fugazmente como actualización de estado de mi poco usado perfil de Facebook.

Hoy, lunes 4 de julio, salí a la ciclovía de día festivo con ese ritmo en la cabeza. Esta invención bogotana, que replican hasta en Los Àngeles, California, la CicLAvia(www.ciclavia.org), es la mejor política pública de actividad física que tiene la capital. Decenas de kilómetros en todas direcciones constituyen una ciudad entera para entrenar sobre el mismo asfalto que transitaremos el día de la carrera. 

En la ciclovía, como en  Bogotá, se ve de todo. Parejas jóvenes y mayores caminan juntos, adolescentes montan sus bicicletas, patinadores parecen modelar sobre una pasarela y padres trotan empujando cochecitos con sus bebés adentro. Con ese lienzo multicolor de telón de fondo, tuve una jornada irregular. 

Como no he entrenado con regularidad en el último mes, los primeros cinco kilómetros hasta la 116 con Séptima fueron parejos pero lentos. En los siguientes cinco, desde la Séptima hasta la Avenida Córdoba  y de vuelta a la Avenida 19, no aceleré por temor a agotarme y después no cumplir con las millas. El primer dolor en las piernas, ese que esperamos que se demore al máximo, llegó en el tramo por la 15, entre la calle 100 y la 72. Al final, casi dos horas después, mi registro quedo lejos del “fantasma” del 2010: 11 minutos por milla contra 9 y ni siquiera con la distancia completa de la media maratón. Registro 1 vs. Miranda 0. 

Ipod:  Distancia: 10.33 millas

         Tiempo: 1 hora: 54 minutos: 17 segundos

         Ritmo: 11: 03 minutos por milla. 

Canción del trote: Eternal de Evanescence: http://www.youtube.com/watch?v=gK9770XQh80

Tip del día: Al correr en la ciclovía hay que moverse como manejando un carro. Alinearse a la derecha y mirar al cruzar y sobrepasar otros corredores para evitar los ciclistas. 

Nos vemos mañana. Esta vez en una cinta de gimnasio. 

      

(Visited 57 times, 1 visits today)

Etiquetas

PERFIL
Profile image

Francisco Miranda Hamburger, corredor aficionado no muy disciplinado. 1 hora y 50 minutos en la Media Maratón del año pasado y 49 minutos, la mejor 10K.

    Sigue a este bloguero en sus redes sociales:

Más posts de este Blog

Ver más

Lo más leído en Blogs

1

Cisneros, una tierra alegre y cálida, llena de verdor, con olor(...)

2

Por: PanzaVidela Hoy no es día de polémicas tontas sobre quién(...)

3

Dios nos habla por medio de nuestros sueños. Esta es una(...)

1 Comentarios
Ingresa aquí para que puedas comentar este post
  1. El tema de correr, se ha vuelto cada día más popular; con popular quiero decir que cada vez más gente se anima a salir a las calles a devorar kilómetros de asfalto. Hace varios años, era raro ver gente corriendo por las calles; hoy es una práctica común y que ha ido contagiando gente de diferentes clases. Es bueno aclarar que no hay nada como salir a la calle a correr. No se compara con el encierro en un gimnasio; el comercial de Amparo Grisales mostrando cosas negativas de salir a la calle, tiene situaciones llevadas al extremo, pero que en nada le quitan el verdadero sabor de la calle. Es recorrer los sitios que a diario vivimos en un carro, en un bus, en un taxi. Recorrerlos y disfrutarlos con los cinco sentidos. Luego, la satisfacción del camino recorrido… poder comentar con amigos, familiares, de los valerosos cinco, diez, quince o veinte kilómetros, que poca gente se atreve a recorrer. Despierta admiración, algo de envidia y definitivamente, cada vez que alcanzamos una meta, ya queremos una meta más ambiciosa. Es por eso que los que corremos, no queremos parar… siempre tras la gloria (personal) de superar nuestras propias limitaciones.

Reglamento de comentarios

ETCE no se responsabiliza por el uso y tratamiento que los usuarios le den a la información publicada en este espacio de recomendaciones, pero aclara que busca ser la sombrilla de un espacio donde el equilibrio y la tolerancia sean el eje. En ese camino, disponemos de total libertad para eliminar los contenidos que:

  1. Promuevan mensajes tipo spam.
  2. El odio ante una persona o comunidad por su condición social, racial, sexual, religiosa o de situación de discapacidad.
  3. Muestren o impulsen comportamientos o lenguajes sexualmente explícitos, violentos o dañinos.
  4. Vulneren o atenten contra los derechos de los menores de edad.

Además, tenga en cuenta que:

  • - El usuario registrado solo podrá hacer un voto y veto por comentario.
Aceptar
¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.


Debes escribir el comentario
¡Gracias! Tu comentario ha sido guardado
Tu calificación ha sido registrada
Tu participación ya fue registrada
Haz tu reporte
Cerrar
Debes escribir tu reporte
Tu reporte ha sido enviado con éxito
Debes ser usuario registrado para poder reportar este comentario. Cerrar